#BookDeLaSemana Karina Mazzocco: «Estuve en crisis con mi marido pero nunca perdimos el deseo» – Para Ti
 

#BookDeLaSemana Karina Mazzocco: "Estuve en crisis con mi marido pero nunca perdimos el deseo"

La historia de amor con su marido es digna de una película romántica: se conocieron en el supermercado y, aunque a ella le había gustado desde el minuto uno, no se la hizo fácil: Omar La Bacha tuvo que sortear varios obstáculos hasta lograr que Karina aceptara una cita con él. Hoy llevan 16 años juntos, tienen un hijo de 14 (Malek) y admite que superaron dos crisis importantes pero hoy viven en total paz y armonía. 
News
News

Karina Mazzocco tiene 51 años y, a diferencia de otras personas, no tiene ningún problema en confesar su edad. Claro, digámoslo todo: ¡Está espléndida!

Mientras posa para el fotógrafo -con un vestido nude que le queda perfecto- desarrolla su teoría: “A mi lo que me enoja es la mala prensa que le han hecho a los 50 años: te hacen creer que vas a llegar decrépita… ¡Y no es asi!".

"Por otra parte, nadie te habla de la seguridad y la confianza en vos misma que tenés a esta edad. En la juventud pasan cosas hermosas pero en la madurez podés disfrutar de otras que también son espectaculares y me gustaría que eso se cuente más”, añade.

Video: así fue la producción de Karina Mazzocco

- ¿Pero no crees que las mujeres seguimos sufriendo la exigencia de estar bien físicamente a cualquier edad?

-Si, eso es verdad: ese mandato sigue en pie. Y va a llevar mucho tiempo derribarlo. Pero los paradigmas van cambiando y yo lo festejo. Sin ir más lejos: esta es mi primera tapa de Para ti y la hago a los 51 años. A lo mejor ustedes antes sólo elegían a modelos jóvenes para la portada y ya no…. ¡Todos estamos cambiando!

-¿Vos te definís feminista?

 -Claro, lo soy. El feminismo consiste en defender nuestros derechos y luchar por la igualdad entre hombres y mujeres. Nada más que eso. El que quiere darle otra connotación es porque no está informado.

¿Cuál es tu superpoder?

De las crisis también se aprende

-Tuviste covid en las fiestas y en enero te convocaron para conducir Fantino a la tarde... ¿Estabas con energía para ese reemplazo o te costó mucho?

-¡Me hizo muy bien hacer aceptar esa propuesta! Nosotros pasamos las fiestas los tres solos en casa -Malek (mi hijo), Omar (mi marido) y yo- porque nos enfermamos justo en esa fecha pero, por suerte, tuvimos pocos síntomas. No lo pasamos tan mal como otras personas. Así que, cuando me llamaron para reemplazar a Alejandro Fantino me super entusiasmó el desafío y fue una excelente experiencia. Además yo sigo con mis otros dos programas -Mujeres en positivo en UCL y Rumbo Norte por A24-, así que energía me sobra.  

-¿Sufriste mucho el aislamiento del año pasado?

Nosotros tenemos una casa linda, con mucho espacio y esa no es la realidad de toda la gente asi que sería muy injusto que yo me quejara. Pero, más allá de todo, y creo que esto es lo más importante: nos llevamos muy bien. Tenemos una linda convivencia. La realidad es que nos dividimos las tareas así que uno cocinaba, el otro limpiaba y a alguno le tocaba lavar la ropa. Yo lo viví como una aventura familiar.

-Tu hijo Malek tiene 14 años y muchos dicen que los adolescentes fueron los que más sufrieron el encierro…

-La verdad es que él se enganchó rápido en nuestras actividades, aprendió a limpiar los vidrios, a picar cebolla y cocinar algunos platos que le enseñé... No sé si hubiera aprendido todo eso en otra circunstancia y lo positivo es que hoy lo sabe hacer. A veces siento que hay una mirada despectiva hacia los que consideramos que vamos a salir mejores de esta pandemia. Algunos creen que somos ingenuos, pero yo elijo pensar que esta gran crisis también fue un desafío a nuestra creatividad, a nuestra paciencia, a nuestra tolerancia y que, todo eso, nos hará más solidarios y empáticos. Muchas personas tuvieron que reinventarse y eso, inevitablemente, te transforma y te hace evolucionar.

-Las crisis suelen ser momentos de crecimiento, más allá del dolor que provocan...

-Si, claro: es así. Es más, puedo decir que lo experimenté en carne propia: yo a los 30 años tuve una crisis personal y ahí comencé a estudiar la filosofía de vida budista y a incorporar algunos hábitos que me acompañan hasta el día de hoy. Es decir que, precisamente esa crisis, me trajo a mi presente actual.

¿Qué aplicación no puede faltar en tu celular?

-¿Se puede saber cuál fue el motivo de esa crisis?

-Se juntaron varias situaciones pero creo que lo que detonó todo fue que me separé de mi primer marido y eso, claro, era muy doloroso. En ese momento comencé mi terapia budista y eso cambió todo. Al cambiar el sentido de tu vida, al tomar otro rumbo llegás a destino. Es tan simple como eso.

Un flechazo entre las góndolas

-¿Es verdad que a Omar El Bacha, tu actual marido, lo conociste en el supermercado?

-¡Es verdad! Es más, te doy más detalles: lo crucé en la zona de verdulería (suelta una carcajada). Nos miramos y a mi me gustó pero, claro, seguí con mis compras, salí del supermercado y, cuando estaba por llegar al auto con las bolsas escucho que alguien me pregunta: “¿Necesitás que te ayude a cargar todo?”. Y era Omar. Acomodamos todo en el baúl, hablamos 5 minutos y me fui. La verdad es que estuve bastante antipática y medio que me arrepentí de eso mientras manejaba a mi casa.

-¿Y cómo hizo él para contactarte sin tener tu número de teléfono?

-Ese día me siguió con el auto, vió dónde vivía y me empezó a mandar flores y chocolates a casa. Yo le agradecía todo, muy amablemente, pero me hacía la linda y le aclaraba: “No pienso darte mi teléfono”. Ahora lo pienso y digo: ¡Que antigua fui! Pero bueno, por suerte, él insistió y tuvo una idea piola: un día me mandó una caja con dulces árabes y adentro había un celular y el único número agendado era el suyo. Ese fue el comienzo de todo.

-Llevan más de 15 años juntos pero en 2018 algunos medios publicaron que estaban separados, ¿sabías eso?

-Siiii… ¡No sé de dónde salió esa noticia! Yo lo atribuyo a que en el 2018 nos mudamos a esta casa y, cuando embalamos todo, lo dividimos en dos fletes: en uno trajimos lo que íbamos a seguir usando y en el otro despachamos lo que ya no queríamos más. Sospecho que algún vecino vio eso y pensó que nos habíamos separado y nos mudábamos a dos departamentos distintos.

-Es decir que nunca vivieron separados...

-¡No, jamás! A ver: en estos 16 años tuvimos dos grandes crisis. La primera fue al año de que naciera Malek. Creo que fue más bien una crisis mía que repercutió en la pareja. Yo había dejado de trabajar y eso me debilitó mucho. Estaba como perdida, insatisfecha, no entendía muy bien cómo iba a lograr reinsertarme laboralmente y me costaba aceptar que ya no generaba dinero, no producía. Era un mambo mío, ¿eh? Imaginaba que, por haber sido mamá, abandonaba ese lugar de bomba sexual que tenía y perdía el estatus de mujer todo terreno -podía bailar en un teatro de revista, conducir un magazine o hablar de sexo como en De a dos- y eso me generaba una enorme angustia.

-No fue así porque, después de eso, hiciste ficción -Vidas robadas en Telefé-, fuiste conductora de Mañaneras con Paula Trápani...

-¡Obvio! Era sólo un rollo mío. Pero bueno, al estar mal yo, estaba mal con Omar. Por suerte lo comprendí y pudimos superarlo.

¿Cuáles son tus vacaciones ideales?

-¿Y la segunda crisis cuando llegó?

-Esa fue más reciente pero no en el 2018 cuando la prensa nos separó (se ríe). Habrá sido en el 2016, pero nadie se enteró y tampoco recuerdo si empezó por algún hecho puntual… Era más bien como que estábamos desconectados: cada uno en la suya. Pero ahora, haciendo memoria de ese periodo, ¿sabés qué recuerdo y me llama la atención? Nunca perdimos el deseo, siempre seguimos teniendo sexo. Hasta en el peor momento de crisis, cuando casi no nos hablábamos, ese nexo no se perdió.

-¿Crees que el sexo es fundamental en la pareja?

-Sí, claro, lo es. Y algo que es clave es que el otro te siga gustando, te siga atrayendo, lo sigas deseando.

-¿Y sentís que el vínculo cambia con los años o la pasión sigue intacta como el primer día?

-Noooo…..claramente no es igual. Yo siempre digo que, al principio de una relación, no podés hacer otra cosa más que tener sexo. Es como que te pongan frente a tu postre favorito y te digan: “Sólo podés comer una cucharada”… ¡Es imposible! Lo único que querés es comerlo todo. Eso, obviamente, va cambiando y es inevitable. Pero insisto en lo que te dije antes: creo que ya no es importante la frecuencia sino que nos seguimos gustando, deseando y que lo pasamos bomba juntos.

Una terapia llamada Biografía Humana

-¿Cómo te definirías como mamá?

-Tengo un lindo vínculo con Malek, somos muy compinches. Y creo que, en parte, es porque trabajé mucho en terapia mi rol de mamá: me interesaba mucho ser una mamá conectada y no sólo presente. ¿Viste que a veces podés estar con alguien muchas horas, dedicarle casi tu día entero pero no estar conectada con esa persona? Bueno, eso es lo que yo no quería para nosotros asi que hice una terapia muy linda, que recomiendo mucho, que se llama Biografía Humana. Es un método que creó Laura Gutman y que a mi, personalmente, me ayudó mucho en mi relación con Malek.

-¿Te hubiera gustado tener más hijos?

-Sí y lo intentamos con Omar cuando Malek era muy chiquito, pero no se dio y confiamos en la naturaleza. “Dios sabe por qué hace las cosas”, dice mi marido siempre y yo coincido.

Cuando la verdad sana

-En el 2018 denunciaste -junto a otras mujeres como la periodista Fiorella Sargenti, la señorita Bimbo y la bailarina Mariela Anchipi- que fuiste acosada por Roberto Petinatto… ¿Alguna vez te llamó para pedirte disculpas?

-No, jamás. ¡Ni lo espero! Es más, le deseo lo mejor. Es un tema del que ya ni me interesa hablar. Pero hay algo que sí quiero decir: me genera un gran alivio haberlo contado. Me llevó mucho tiempo hacerlo, pero lo necesitaba. Fueron dos años muy difíciles los que pasé cuando trabajé con él y no quería seguir mintiendo y haciendo de cuenta que había estado todo bien porque no era así. Fue muy sanador para mí ponerlo en palabras y hacerlo público.

Fotos: Chris Beliera.

Producción: Marité Rizzo.

Maquilló y peinó: Sole Vergara @solevergaraok

Agradecemos a: Naná Bs As y Blue Sheep.

Edición de los videos: Matías Campaya.

Más información en parati.com.ar

 

 

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig