Historias de Cemento: Museo Larreta, el palacio del renacimiento español en el barrio de Belgrano – Revista Para Ti
 

Historias de Cemento: Museo Larreta, el palacio del renacimiento español en el barrio de Belgrano

Historias de Cemento: Museo Larreta, el palacio del renacimiento español en el barrio de Belgrano
En el marco de la Semana Deco Para Ti los invito a conocer una casa neocolonial porteña para descubrir sus inicios y acercarnos a sus obras. Con ustedes, el Museo Larreta.
Deco
Deco

“Es un misterio inmenso, ilimitado que le sigue, se aleja, le precede, como el mismo horizonte. Nada puede refrenar su veloz, su desgarrado correr, cuando parece que un alado viento le lleva.”

Enrique Larreta (1875-1961)

Barrio de Belgrano, esas tierras que formaron parte del Pago de los Montes Grandes se extendían desde Retiro hasta San Isidro, sin presagiar que algún día gran caudal patrimonial por su arquitectura sería allí levantado.

Frente a la emblemática Iglesia de la Inmaculada Concepción, mejor conocida como la Iglesia Redonda, aparece una casa neocolonial que remata la esquina de Juramento y Vuelta de Obligado.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

Esta casa fue edificada en 1886 bajo la dirección del arquitecto Ernesto Bunge (1839 - 1913) una personalidad reconocida por ser el primer graduado en la carrera de arquitectura de la Universidad de Buenos Aires. Su construcción estaba dedicada a la temporada de verano de sus suegros, recordando que la zona era un racimo de casas para el descanso, alejado del centro porteño.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

#DatoCementero

En la reestructuración de la casa (que se llevó a cabo en 1916) se dotó a la construcción de un ancho portal de madera a tableros, coronado con molduras y ornamentos peruanos. Además, se incorporó una puerta verde adintelada a dos hojas con arco escarzano, que se abre aparte de la carpintería general. El pórtico barroco imita al de la ya desaparecida Casa Basavilbaso, conocida como Aduana Vieja.

La casa presume gran belleza y oficiaba de fortaleza tras los altos muros. Para entonces, la construcción teorizaba el estilo italianizante con un patio descubierto en el interior y un gran huerto, respondiendo al modelo de casa quinta mediterránea.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

Aquí la literatura y el arte en sintonía se hacen uno de la mano de una figura, Enrique Larreta (1875-1961). Nacido del enlace de Adela Maza Oribe (nieta del presidente uruguayo Manuel Oribe) y Carlos Rodríguez Larreta. Tras culminar sus estudios en el reconocido Colegio Nacional Central Enrique Larreta se inició en el periodismo para 1896, escribiendo en las páginas de La Nación. Se especializó en Derecho en la Universidad de Buenos Aires.

En el año 1900 contrajo matrimonio con Josefina Anchorena Castellanos, hija de la familia más aristocrática de nuestro país. Fue la madre de Josefina, nada mas y nada menos que Doña Mercedes Castellanos de Anchorena, quien en 1892 compra la propiedad para regalar a su hija Josefina, casada con Enrique Larreta.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

El matrimonio viaja a Europa donde Enrique cumpliría servicio diplomático como embajador en Francia. Entre 1915 y 1916 vivieron en la bella ciudad de Biarritz y dicen, se deslumbró por Ávila, pueblo de España. Allí es donde se vincula con Miguel de Unamuno, personalidad que admiraba. Estudió literatura clásica y del Siglo de Oro español y hay registros de sus colaboraciones en publicaciones periodísticas de entonces.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

Enrique Larreta se desempeñó como escritor, académico, representando el modernismo en la literatura hispanoamericana y así da cuenta su reconocimiento por su novela histórica “La gloria de don Ramiro”, subtitulada “Una vida en tiempos de Felipe II”. Una obra de 1908 y como resultado de cinco años de viajes y tareas de documentación, una novela ambientada en la España del siglo XVI y escrita en una depurada prosa de estilo impresionista. Larreta fue dramaturgo, poeta, autor de guiones cinematográficos y televisivos, recopilados en Tres films (1951) y miembro correspondiente de la Real Academia Española, integró además la Academia Nacional de Historia en Argentina.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

A su regreso con su familia a Buenos Aires tras una larga estadía en Europa, la familia se instala en Belgrano. Es cuando comienzan las remodelaciones en la finca, imponiendo la impronta neocolonial que luce y caracteriza a la propiedad.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

Los muros blancos, las ventanas enrejadas y tejas rojas en el exterior. Adentro, el patio interior ahora está techado convirtiendo el interior de la residencia en una obra en sí misma, recreando el espíritu del Siglo de Oro español. Durante los años que residió en España adquirió piezas de arte y mobiliario que se exponen en las salas mencionadas.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

La colección comprende una gran variedad de objetos: mobiliario, tapices, armas, cerámica, pinturas y esculturas del Renacimiento y Barroco español. Piezas que solo podían pertenecer a un amante del arte, compras realizadas en anticuarios franceses y españoles y se ubicaron en los ambientes de su casa al regresar al país. Una construcción que claramente se enmarca en las ideas que giraron en nuestro país hacia 1910, un movimiento que se conoció como nacionalismo cultural ante el Centenario en nuestro país.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

El escritor ambientó el patio central integrando diferentes expresiones que dan cuenta criteriosa de la diversidad cultural y armonía de cristianos, musulmanes y judíos.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

Desde allí se accede a las diferentes salas: Salón Azul, Oratorio, Salón Rojo, Escritorio, Comedor, Biblioteca y lo que antiguamente eran los dormitorios, hoy destinadas a exposiciones temporarias. Afortunadamente a lo largo de los años, el patrimonio original se fue acrecentando por medio de adquisiciones, donaciones y traslados, sumando valiosas obras que se integraron perfectamente con la colección inicial.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

El jardín del Museo de Arte Español Enrique Larreta es único en Sudamérica, diseñado bajo los cánones de la tradición hispano-islámica con un total de 701 metros lineales de verde boj, el típico arbusto con el que se construyen paredes como medianeras. Allí, un espacio para meditar propone desconectarse del mundo bullicioso que lo rodea. Se recrea exaltando claramente el diseño laberíntico, símbolos y tradiciones que se remontan a la Edad Media.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

En el jardín, como una extensión del arte del interior conviven plantas nativas argentinas como el ombú, que dicen plantó el hijo de Larreta en 1925, o el palo borracho, con otras plantas exóticas como la camelia o el níspero de Japón, la glicina de China y los verdes típicos de un jardín hispano-islámico como los naranjos, las palmeras y hasta cipreses. La idea de libertad parece atrapar al visitante deambulando el laberinto o los senderos angostos que nos recuerdan la inquietante urbe de cemento. Al fondo, una pérgola oculta visitantes, citadinos que buscan sombra o refugio, se entregan al silencio.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

Los jardineros guardan el lenguaje de las plantas que cada estación buscan la conexión de la mano amiga que levanta sus hojas del otoño o profesan la resurrección de primavera. En esa biosfera, la fuente de las Ranas y la del Patio del Naranjo se llevan las miradas.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

Una casa, hoy museo, un jardín y adentro, la colección de arte español más admirada por todos. Confieso que palpito ante las olambrillas típicos de solerías y zócalos como así también los azulejos Pas de Calais en sus galerías, mis preferidos. Una casa rica en arte, rica en cultura y abierta a todos quienes por voces o silencios nos dejamos, hechizados por su belleza.

Museo Larreta. Foto: gentileza @museolarreta.

Más información en parati.com.ar

 

Más Para Ti

 

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig