Lifestyle

Por qu茅 amamos el body positive de H&M 馃槏

La marca sueca es un ejemplo de inclusi贸n y verdadera aceptaci贸n de la diversidad mientras que otras siguen sin encontrar su rumbo.
Barbie Ferreira en la presentaci贸n de la colecci贸n de H&M en Nueva York.

Uno de los axiomas que plantea el movimiento body positive se trata de ser m谩s que parecer. Olvidarse de los estereotipos de belleza impuestos desde el mandato patriarcal y permitir expresiones m谩s plurales.

Es distinto usar una modelo curvy porque es lo que demanda el mundo de la moda hoy, a usar una modelo que expresa una visi贸n m谩s amplia y realista del universo femenino. En resumen: ser y sentir aut茅nticamente antes que el deber ser.

“La inspiraci贸n de martes que necesit谩bamos” escribieron desde H&M junto a la foto sin usar etiquetas.

Los riesgos de forzar el uso de una modelo curvy por el “deber ser” pueden ser negativos. Ejemplo de ello es lo que le pas贸 a Zara. La modelo Jill Kortleve agradeci贸 a la marca por usarla como una de las primera modelos curvy en su sitio web y se desat贸 una andanada de cr铆ticas porque Jill es a decir verdad bastante delgada.

Jil Kortleve agradeci贸 a Zara por usarla como modelo curvy y desat贸 una pol茅mica.

Otro error garrafal con respecto a esta concepci贸n lo cometi贸 la marca Forever 21. Como acci贸n de marketing se les ocurri贸 mandarle de regalo una barra de dieta Atkins a las mujeres que compraban tallas plus size. Fueron duramente criticados y tuvieron que salir a pedir disculpas p煤blicas (驴y habr谩n echado a su departamento de mkt?)

Forever 21 postea im谩genes y le pide a su audiencia que suba fotos con el tag @forever21plus . Lejos de aceptar la diversidad insisten en marcarla.

El l铆mite entre lo que es curvy y lo que no, es muy subjetivo. Es cierto que en el caso de Jill, ella se percibe a s铆 misma como una modelo curvy y si uno la compara con tradicionales modelos de pasarela, ella tiene un peso por arriba de esa media. Lo que enoja y desata las cr铆ticas es el ponerle una etiqueta. Otra ser铆a la historia si Kortleve le hubiera dicho simplemente a Zara, gracias por convocarme.

En la vereda de enfrente est谩 la marca sueca H&M. Desde hace varias temporadas la marca usa influencers o modelos curvy para realizar sus cat谩logos y tiene una aceptaci贸n muy positiva.

En el feed de H&M conviven modelos de distinta talla, etnia, color en la m谩s completa armon铆a y lejos de las etiquetas.

En el feed de Instagram de H&M conviven modelos de distinta talla, etnia, color de piel y estilos en la m谩s absoluta armon铆a. Se evidencia que la marca logr贸 entender lo que las mujeres que la consumen quieren: verse reflejadas.

En el universo que propone H&M las etiquetas no son necesaria porque logran expresar el ser de la marca sin tener que recurrir a ellas. Las modelos curvies son realmente parte de ese universo y no necesitan un cartel luminoso diciendo “ey, ac谩 usamos una modelo que pesa m谩s de 60 kilos”.

H&M us贸 a Jil Kortleve sin hacer aclaraciones sobre su talla.

Te puede interesar: Los maniquies plus size, una conquista m谩s del Body Positive y faltan

El trabajo de imagen de la marca naturaliza y hace cotidiano algo que para otros todav铆a es extraordinario.

Notas relacionadas

Bitnami