Auto-test para saber con qué nivel de estrés estás terminando el 2020 – Para Ti
 

Auto-test para saber con qué nivel de estrés estás terminando el 2020

Este ha sido un año difícil para todos. No estamos diciendo nada, precisamente, novedoso. Sin embargo, algunas personas logran sobrellevar las crisis con más entereza que otras, que se quiebran y caen en un gran estado de desequilibrio emocional. Descubrí tu nivel de estrés con un rápido test y luego te daremos algunas claves para llegar más aliviada a fin de año y poder, de alguna forma, disfrutar de las fiestas.
Lifestyle
Lifestyle

El 2020 fue un año tan peculiar como estresante. Es raro que alguien haya salido indemne esta esta pandemia. Pero, para algunas personas, las fiestas normalmente -y no necesariamente en época de cuarentena- son un momento de malestar y tristeza que trae aparejado estrés. El pensar en los seres queridos que no están, recordar las cosas que quedaron pendientes en el año, las corridas de las compras y los preparativos en medio del calor de diciembre pueden resultar un combo explosivo.

Test del estrés

Para saber si tu nivel de estrés es más alto del que, normalmente, sufrís en esta época del año debés responder sí o no a las siguientes preguntas:

1. ¿Tenés la sensación de estar siempre en estado de tensión?

2. ¿Tenés la sensación de estar siempre cansado?

3. ¿Te cuesta empezar o terminar tareas?

4. ¿Sufrís problemas de sueño ? (dormir poco o dormir mucho)

5. ¿Te sentís irascible?

6. ¿Estás preocupado siempre por algo?

7. ¿Te preocupa algo de tu cuerpo?

8. ¿Tenés reacciones de mucha bronca o mucha ansiedad?

9. ¿Te invaden pensamientos pesimistas?

10. ¿Te distraes con facilidad?

11. ¿Dudás mucho o demoras en tomar decisiones?

12. ¿Te sentís víctima de las circunstancias?

13. ¿Estás teniendo problemas en el trabajo que, normalmente, no sufrís?

Sumá las respuestas positivas

Menos de seis respuestas positivas: no estás estresada

Seis o más respuestas positivas: estás estresada

Todo lo que debés saber sobre el estrés

Hay personas que se caracterizan por la preocupación exagerada y una actitud mental negativa. Estas personas siempre están estresadas, pase lo que pase. Foto: Pinterest

Hay personas que no tienen estrés sino que viven estresadas. Son aquellas llamadas personalidad “Tipo A” y poseen las siguientes características: competitividad, aceleración, ambición, preocupación exagerada, actitud mental negativa.

Todos necesitamos un poco de tensión para vivir. Somos como el violín: si las cuerdas están muy flojas no suena; pero si están muy tirantes corren el riesgo de romperse. Como el violín, necesitamos un mínimo de tensión, pero si las cuerdas se estiran demasiado se rompen y allí es cuando nos llega el estrés.

¿Qué significa estrés? Significa agotamiento. Antes se llamaba depresión por agotamiento.

¿Cómo viene el estrés? Lo primero que debemos saber es que los seres humanos recibimos estímulos permanentemente, tanto internos como externos y siempre que recibimos un estímulo, reaccionamos. Hay estímulos en el ambiente, en la sociedad, en la situación socioeconómica y también hay algunos que provienen de nuestro interior, como temores, abandonos, heridas, rencores.

El estrés nace cuando recibimos muchos estímulos juntos o uno muy fuerte, y entonces reaccionamos agotándonos.

Claves para vencer el estrés  

1.-Saber hacer pausas: Dentro de nuestras posibilidades debemos intentar hacer pausas durante el día de trabajo o nuestra jornada cotidiana en casa. Lo recomendado es un descanso de cinco minutos cada dos horas de trabajo. Está comprobado que se triplica el rendimiento.

Hay muchas personas que trabajan muchas horas seguidas y luego intentan hacer cosas tales como dormir las próximas veinticuatro horas. Esto no funciona. Detenernos y hacer algo distinto nos ayudará a evitar el agotamiento.

2.-Saber decir NO. Solemos comprometernos y luego no cumplir con nuestra palabra debido a que nos involucramos en tareas que no debíamos asumir. Sucede que ante personas demandantes - desde un amigo, un esposo o aún nuestros hijos- no decimos que no y asumimos cargas que no debemos llevar.

3- Tener un amigo “pararrayos”. Esos amigos a los que les podemos contar todo lo que nos pasa, desahogarnos y ellos con “cara de paz” nos dicen aha, miraaaa, uuuhh, y nos escuchan y nos ayudan a sacar las emociones.

4.-Orden. El dolor indica desorden. Si nos torcemos una mano, nos duele porque nuestro cuerpo indica que hay algo que no está en su lugar. Por el contrario, cuando poseemos una vida ordenada nos encontramos con paz y sanidad.

5.-Disfrutar del placer. Disfrutar del placer no es pecado. Durante años se nos ha enseñado que todo lo que era placer estaba asociado con el pecado. Entonces comer, bailar, hacer chistes, todo nos traía culpa. Mucha gente se priva de disfrutar tiempos de bendición por estos motivos.

6.-Ver el cuadro completo. Debemos tener en claro hacia donde vamos para no detenernos por el camino en cosas que nos distraen.

7.-Desarrollar nuestras áreas fuertes. Debemos descubrir cuáles son los dones que tenemos y desarrollarlos. Es mejor ser un experto en un tema que mediocre en todo. Si sos buena en algo, entonces desarróllalo al máximo. Invertí tu mejor tiempo en tus grandes virtudes.

8.-Prudencia. Debemos ser sabios. Si estamos cansados o enojados, no tomemos ninguna decisión. En primer lugar, cuando estamos cansados somos vulnerables y no podemos pensar bien; y en segundo lugar, cuando estamos enojados lo único que deseamos en nuestro interior es sacar las broncas que tenemos adentro.

9.-Ver los problemas con sabiduría. Cuanto más grandes sean nuestros problemas, más grande será el ascenso hacia nuestro próximo nivel de crecimiento. Resolver un gran problema te llevará a un gran ascenso. Nuestros problemas no nos derrotarán, sino que nos van a elevar. Eso es ver con sabiduría.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig