Cómo decorar en estilo wabi sabi y lograr espacios equilibrados

Ambientes que relajan y realzan la belleza de lo simple e imperfecto son la base de esta filosofía japonesa. Un estilo donde son protagonistas los materiales naturales y los colores neutros.

Tonos neutros, fibras naturales, maderas gastadas; tópicos del wabi sabi. (Pintest).

Minimalismo cálido, simpleza rústica, naturaleza en estado puro; el wabi sabi, la corriente japonesa que reivindica “la belleza de lo imperfecto” es la tendencia deco más efectiva cuando se busca un ambiente que exhale relax.

Para el pensamiento wabi sabi, nada es perfecto, nada es permanente, nada está completo.

Armar una casa completa en clave wabi sabi no parece sencillo ya que hay despojarse de excesos al máximo, pero sí se pueden crear rincones o espacios completos que sean nuestro santuario. Aquí las claves para lograrlo:

Una deco que sin ser minimalista, reivindica el valor de lo esencial. (Pinterest).
Wabi sabi no es minimalismo: es equilibrio, lograr un ambiente realmente zen. (Pinterest).

Decoración Wabi Sabi

El wabi sabi no puede ser tratado como un simple estilo de decoración japonés si no como un estado de animo capaz de crear ciertas atmósferas. Una manera de percibir el mundo, eliminar lo superfluo y darle rienda suelta a lo esencial.

Fibras y materiales brutos (cemento, hormigón, vidrio, madera) siempre presentes en el wabi sabi. (Pinterest).
¿Baño estilo wabi sabi? Sí, todos los espacios pueden estar inspirados en esta filosofía. (Pinterest).

Materiales naturales, claves en el wabi sabi

La corriente japonesa reinvidica el uso de materiales en su estado más puro, prácticamente sin tratar. Maderas al natural o con las marcas del paso del tiempo, textiles puros (lanas, fibras, fieltros), muchas fibras, pasan a un primer plano.

Plantas, tierra y arena, materiales de la naturaleza que habitan en el wabi sabi. (Pinterest)

Wabi deriva de la raíz wa, que refiere a la armonía, la paz, la tranquilidad y el equilibrio. Una persona Wabi, se conforma con muy poco y comprende la sabiduría de la naturaleza. Sabi hace referencia al paso del tiempo y significa entender que la belleza es efímera.

Textiles puros (lana, algodón, fieltro) son parte de esta filosofía. (Pinterest).

Tonos neutros: la paleta del wabi sabi

Decididamente, los colores del wabi sabi son los neutros: arenas, grises en todas sus gamas, blancos y beige; en esta tendencia, los tonos plenos o estridentes no tienen lugar.

Los tonos neutros, la base del wabi sabi. (Pinterest).
En general, las paredes se lucen al desnudo, porque lo que vale es mostrar su verdadera piel. (Pinterest).

Las paredes al desnudo

En general las paredes aparecen “peladas”, sin cuadros ni adornos. Lo que se luce en el wabi sabi es la pared misma con sus imperfecciones, sus marcas, la veta cruda del material: en general revoques rústicos, ladrillos a la vista o pinturas gastadas.

Las paredes del wabi sabi muestran sin disimulo sus imperfecciones. (Pinterest).

La imperfección del wabi sabi

Las marcas del paso del tiempo son arte para wabi sabi. Las paredes tienen textura nunca son lisas y perfectas: se descascaran, hacen arrugas, muestran sus ladrillos a la vista. Tienen trama.

Las ramas secas también tienen lugar en los ambientes de inspiración wabi sabi. (Pinterest).
Podés sumar una pizca de wabi sai en un rincón de tu casa: aquí, con maceta rústica para un olivo. (Pinterest).
Otro rincón en clave wabi sabi: sobre el piso de tablones rústicos, una roca de la zona y un macetero en tronco ahuecado. (Pinterest).

La naturaleza, presente en el wabi sabi

Plantas, ramas secas, arena; la naturaleza siempre encuentra un lugarcito en los ambientes estilo wabi sabi.

Wabi sabi en el hall de entrada, con una arreglo de una simpleza absoluta. (Pinterest).

Mirá también: Así es el Kintsugi, el arte japonés de arreglar objetos con oro

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba