Cuánto influye el porno en la sexualidad – Revista Para Ti
 

#Placeres: cuánto influye el porno en la sexualidad

La pornografía, ¿es un aliado o afecta nuestra sexualidad? De esta cuestión nos habla hoy Analía Lilian Pereyra, Sexóloga Clínica y Educativa.

Todos saben cuándo ven una película porno que es una película. ¿Pero los mensajes que nos dejan, los intentamos llevar a nuestras prácticas? Generalmente sí, porque esas imágenes quedan guardadas como las ideas de lo que "debe ser placentero" sin importar las características de las personas.

Si veo Spiderman, nadie intenta trepar un edificio… En cambio en la película porno, las cosas que se hacen son vistas como reales. Se ven personas y acciones e intentamos reproducirlas.
De este modo funciona como tutorial.

Ahora chicos y chicas de 12, 13 años acceden al porno, algunos llevan 4 años consumiendo porno, ya que por ejemplo, en España la edad promedio de acceso al porno es de 8 años. Los chicos y chicas tienen curiosidad… ¿Acaso vos no la tuviste? ¿Accediste a un video o una revista, que en tiempos no muy lejanos era vendida en kioscos y sólo a los mayores de 18 años, sino, la encontrabas escondida en algún armario de tus padres? La curiosidad es parte de nuestras niñeces y adolescencias.

¡Es que yo quiero saber y nadie me cuenta!

A todos nos ha pasado, tenemos curiosidades y si no recibimos información, comenzamos la búsqueda por donde sea. ¿Por qué los adultos no hablan de sexualidad con sus hijos e hijas? ¿Será que no se animan ni a responder que es eso? Cuando los chicos y chicas preguntan sobre los preservativos exhibidos en los supermercados, ¿decimos para qué se usan o mentimos? Si no estamos ahí para responder alguien lo hará por nosotros: el porno.


El porno ayuda a potenciar fantasías y también moldea el deseo, en realidad moldea la forma de desear… El deseo no viene con nosotros, somos seres culturales y el deseo viene moldeado por la cultura y en esta cultura está el porno.


En el porno vemos: dominación, humillación, violencia que se muestra como ¡excitante! Puede que a muchas personas les exciten estas conductas, pero hay que pensar si esta es la educación afectiva-sexual que queremos brindarle a los chicos y chicas que no saben nada del encuentro sexual y que empezarán a experimentar lo que en ese corto o video se les muestre como placentero.


Rol de las mujeres


¿Qué me enseña sobre el rol de las mujeres en el sexo?: Generalmente a las mujeres le eyaculan en la cara, en la boca, ellas tragan semen y se muestra que disfrutan, ése es su rol. A la vez culturalmente, las mujeres somos mostradas como las guardianas de la moral: somos las responsables que “ellos” los varones, ¡se comporten!

¿Cuántas veces te pasó estar con un varón y tener que decirle “pará” “acá no” “esperá un poco”? El hecho es que las mujeres también nos excitamos y deseamos, pero el rol de guardianas de la moral nos inculcó que debemos cuidarnos (ojo con el embarazo, con mostrarte deseosa en la cama, con dejar a los niños y salir a tener sexo, con estar con muchos hombres, con tener sexo en la primera cita...)


Y a todo esto: ¿Cuál es el modelo sexual de disfrute? En el porno mainstream se muestran velocidades, fuerzas, movimientos intensos que quizás no son los que a todas las personas nos satisfacen ni llevan al éxtasis eterno.


La sensibilidad, la velocidad, la intensidad, son propias de cada persona, no pueden definirse como propias las que vemos en una película porno ni romántica.

La educación sexual necesaria

La educación sexual que podemos habilitar para chicos y chicas siempre tiene que ver con sus edades y con sus curiosidades y con lo que estén capacitados para comprender. No le enseñamos lo mismo a un niño de nivel inicial que a un púber ni a un adolescente.


Lo cierto es que si les damos smart phones y no estamos disponibles para habilitar el diálogo, seguro el porno será su escuela, será quien le brinde la educación sexual que la familia y los educadores no les brindamos.


Y es muy probable que luego nos encontremos con adultos que padecen dificultades sexuales sólo por haber aprendido una manera de vivir la sexualidad que no encajaba con su propia realidad.


Tenemos la oportunidad de ayudar a los jóvenes a vivir sus sexualidades plenas, consentidas y libres de condicionamientos. Esa es nuestra tarea, ¡sólo hay que animarse y buscar ayuda!


Fuente: Lic. Analía Lilian Pereyra, Sexóloga Clínica y Educativa
IG: @licenciadaanaliapereyra

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig