Migrañas: ¿Cómo afecta el aislamiento a personas que sufren de dolor de cabeza?

El aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) debido a la pandemia afectó los hábitos de todas las personas. En el caso de aquellas que sufren migrañas, los cambios de rutinas pueden ser un detonante para que se presenten con más frecuencia según un estudio de la Clínica de Cefaleas de Fleni.

Strong headache during work at the office

Si sufrís migraña, seguramente con la cuarentena sufriste ataques con más frecuencia. Es que según explica la Dra. María Teresa Goicochea (MN 102.804), jefa de la Clínica de Cefaleas de Fleni, “entre los factores precipitantes capaces de desencadenar episodios de migraña se encuentran el estrés, mala hidratación, falta de actividad física o trastornos del sueño. Estas modificaciones pueden tener impacto en la frecuencia y/o severidad de los episodios de dolor”.

Por esto, el equipo de Neurólogos de la Clínica de Cefaleas de Fleni analizó la situación de más de 300 pacientes con migraña durante un mes (entre el 26 de mayo y el 30 de junio de 2020) a fin de evaluar el impacto del aislamiento social preventivo y oblihatorio (ASPO) en pacientes con diagnóstico de migraña.

Entre los resultados más destacados se observó que el 50% de los pacientes empeoraron su cefalea en tanto un 28,95% se mantuvo estable y el resto mejoró (21,05%). La Dra. Vanesa Nagel (MN 114.170), neuróloga de la Clínica de Cefaleas, explica que “entre los pacientes que empeoraron, pudimos ver que las principales causas fueron dos: laborales (en el 28,68% de los casos) y anímicas (23,77%). Además, los pacientes que mejoraron su situación lo asociaron principalmente a los tratamientos ya instaurados (34,78%) y a modificaciones laborales (28%)”.

El estudio fue descriptivo y se desarrolló de forma retrospectiva en función de la historia clínica de los pacientes: su diagnóstico, evolución de la cefalea, formato de trabajo (presencial/teletrabajo) y los motivos por los cuales los pacientes creían que había cambiado la dolencia. De los más de 300 pacientes analizados, el 87,83% fueron mujeres y 12,17% hombres en tanto el promedio de edad fue de 41 años.

El equipo de especialistas llegó a la conclusión de que la mitad de los pacientes agravaron su situación durante el ASPO en tanto la otra parte permaneció estable o mejorar. Una de las principales causas -tanto de los que agravaron su situación como los que mejoraron- fue el motivo laboral. Dado que la mayoría de los pacientes llevó adelante la modalidad de teletrabajo, se infiere que la forma de trabajo puede impactar de distinta manera en los pacientes.

El estrés, un factor a tener en cuenta

La migraña es una enfermedad neurológica caracterizada un dolor de cabeza intenso acompañado de náuseas y vómitos, en el que molesta la luz, los ruidos y que suele requerir de reposo.

“No es que el aislamiento genere más dolor de cabeza, sino el cómo esa persona vive el aislamiento”, apuntó la doctora Goicochea, quien recordó que el estrés es considerado uno de los factores gatillo de las migrañas. “En esta situación de pandemia, muchas personas pueden agravar su cuadro debido al estrés. Por eso es importante aprovechar este momento para conectarse con uno mismo, con el entorno, con el hogar y con la familia, aunque ésta se encuentre lejos. Que estemos distanciados no quiere decir que tengamos que estar desconectados”, apuntó.

Cómo evitar que la migraña empeore

Para disminuir las posibilidades de que su migraña empeore le sugerimos:

  • Respetar las horas de descanso.
  • Realizar las cuatro comidas diarias, basadas en una alimentación saludable y variada.
  • Hidratarse bien. Tomar al menos dos litros de agua diarios o más.
  • Evitar excesos de cafeína y alcohol.
  • Realizar actividad física al menos tres a cinco días de la semana.
  • Usar técnicas de relajación, como la meditación, para combatir el estrés.

“Todo esto suena muy básico pero la gente tiene que entender que en estos momentos de tanto cambio, es muy importante sostener estos hábitos”, señaló la doctora Goicochea, quien recordó a los pacientes que, cuando comienzan los síntomas, deben tomar la medicación analgésica indicada por el médico. Si esto no es suficiente, deben pasar a los antimigrañosos recetados. “También es importante que continúen con la medicación quienes se encuentran en tratamiento de prevención para bajar la frecuencia y severidad de los episodios”, añadió.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba