#BookDeLaSemana Angie Balbiani: «El tema del peso es un problema en este país: si no sos flaco tenés que estar en camino a serlo porque el objetivo final siempre debe ser adelgazar a cualquier precio» – Revista Para Ti
 

#BookDeLaSemana Angie Balbiani: "El tema del peso es un problema en este país: si no sos flaco tenés que estar en camino a serlo porque el objetivo final siempre debe ser adelgazar a cualquier precio"

Embarazada de 5 meses, Angie Balbiani asegura que la llegada de este segundo hijo la tiene súper feliz, emocionada y ansiosa, claro. Ya sabe que espera un varón para el mes de diciembre y dice que los cambios físicos siempre cuestan pero mucho más en un país donde el paradigma de la belleza hegemónica sigue tan vigente. 
News
News

A Angie Balbiani se la ve radiante, espléndida y muy feliz. Disfruta de la sesión de fotos del Book de la Semana de Para Ti y se muestra encantada con cada uno de los cambios que la productora eligió para armar sus looks. "Los cambios físicos siempre cuestan. Hasta en un segundo embarazo, cuando sabés que -después de un tiempo- todo vuelve a su lugar. Hay que preparar la mente para una entrega total y ser consciente de que hay una vida dentro tuyo para poder relajarte y empezar a disfrutar de esta transformación inevitable que vas tener", explica mientras se prueba un vestido rosa y negro que le queda, realmente, divino.

-¿Te cuidás mucho con las comidas? ¿Seguís entrenando?

-Tengo una nutricionista que me guía y entreno tres veces por semana, autorizada por mi obstetra, claro. Los otros dos días hago una caminata larga que disfruto un montón.

-¿Fue un embarazo muy buscado?

-Muy. En realidad, hace 3 años que estoy en pareja con Juan (N.deR.: Angie no quiere dar a conocer el apellido de su pareja) y, si bien al principio la idea era no tener hijos, el año pasado -y luego de varios comentarios de él en que me hablaba de lo lindo que sería tener un bebé y frases de ese tipo- un día lo encaré y le dije: "Mirá, si querés ser papá tendría que ser ya porque tengo 39 años". Así fue como, en agosto del 2020, comenzamos con la búsqueda y, luego de varios meses, quedé embarazada.

-¿Tuviste que hacer tratamiento?

-No fue necesario, por suerte, pero sí llegamos a ir a un especialista para consultar y sacarnos muchas dudas sobre métodos de fertilización.

-¿Ya saben el sexo del bebé? ¿Hay nombres elegidos?

-Espero un varón para diciembre y el nombre del bebito ya está confirmadísimo pero, por ahora, prefiero no revelarlo, vamos a esperar a que nazca para contarlo. Sí te puedo adelantar que es un nombre italiano, muy particular, e intentamos encontrar algo original para que no tenga mil compañeros en el colegio que se llamen igual que él. Me pasó con mi hijo mayor: tiene 3 Benjamínes más en su clase. (Se ríe)

Plaza y fútbol para el amor

-Contame cómo conociste a Juan… Creo que se sabe poco sobre la historia de amor de ustedes.

-Es un cuento muy loco: lo conocí en una plaza. Yo sacaba a pasear a mi perra todos los días y él jugaba al fútbol ahí, con los amigos, los lunes y miércoles. En una de esas salidas, fui con mi hijo y Juan -aplicando una estrategia muy astuta- le pateó la pelota a Benjamín y se pusieron a jugar. Yo me acerqué para ver quién era y qué onda, hablamos, se presentó y esa misma noche me pidió amistad en Facebook. Charlamos un poco a través de esa red social y un día me invitó a salir.

div itemscope itemtype="https://schema.org/VideoObject">
-¿Y qué opina Benjamín, que ya tiene 13, de tener un hermano después de tantos años como hijo único?

-¡Está feliz! La verdad es que yo tengo un vínculo muy sincero con mi hijo así que, no bien arrancamos con la búsqueda del bebé, se lo conté porque no quería que fuera un secreto y que el embarazo lo tomara por sorpresa. Siento que eso también ayudó a que se conectara rápido con la idea de tener un hermano y hoy lo espera muy ansioso y contento. A veces viene, me abraza y le habla a la panza y me quedo sorprendida porque está en una edad muy especial: la adolescencia nunca es simple.

-¿Se encierra horas en su habitación con el teléfono y la play?

-Exacto. Y entiendo que es lógico que así sea pero bueno, es como raro comprobar lo rápido que se produce este cambio en el que deja de ser tu niño mimoso para ser un adolescente solitario. Lo que hago todos los días es llevarlo a la mañana al cole y ése es como nuestro momento: ahí hablamos y me cuenta sus cosas.

Ana: pequeña y hermosa

-¿Pudiste conocer a Ana, la hija de Pampita?

- Sí, claro y no voy a decir nada original: ¡Es hermosa! Lo que sí quedé es como sorprendida con su tamaño porque uno se olvida lo pequeñitos que son los recién nacidos, ¿no? Y, de Carolina que te puedo decir que no hayas visto en televisión: impecable es poco. Una diosa total a 15 días de parir.

- ¿Te gustaría tener un parto parecido al de ella: trabajo previo en una bañadera y parto vaginal con anestesia?

- Yo tuve cesárea con Benjamín así que me hago a la idea de que esa situación se puede repetir y no me preocupa. Lo que sí me interesa es que mi hijo sufra lo menos posible y que sea un proceso rápido porque quiero que nazca bien. Mi parto anterior fue de riesgo porque tuve preeclampsia así que el obstetra consideró que lo mejor era una cesárea y yo no dudé en aceptar: siempre me entrego por completo al profesional que me asiste. Esta vez haré lo mismo.

-¿Sos partidaria del colecho?

- Todavía no tengo muy claro ese tema. Con Benjamín fui como muy prolija: a los 3 meses ya dormía en su habitación pero no sé cómo seré en este caso porque cada hijo es, claramente, un mundo.

Un cambio de paradigma que no llega

-En varias oportunidades contaste que tuviste conflictos con tu cuerpo y hasta sentiste la obligación de mantenerte en un peso que no siempre era saludable… ¿Es una etapa superada?

 -Yo creo que el tema del peso siempre es un problema en este país y va más allá de mi situación personal. Siento que se ha trabajado mucho en este tema pero aún falta para que cambie el paradigma: en la Argentina si no sos flaco tenés que estar en camino a serlo, es como algo que está instalado. No te dejan ser gordo y feliz, disfrutar de tu cuerpo con sobrepeso porque el objetivo final siempre tiene que ser adelgazar a cualquier precio.

-¿Pero sentís que la gente no disfruta de la comida, por ejemplo?

-A ver, no quiero quiero generalizar, pero creo que la mayoría de nosotros no estamos preparados para comer sin culpa. En mi caso, me sirvió mucho comprender y aceptar que soy única y que mi cuerpo reacciona de una forma particular al alimento y eso me permitió dejar de compararme con otras mujeres, con otros embarazos y poder disfrutar del mío sin complejos.

-¿En la televisión todo se agrava? ¿El peso de la imagen es aún mayor?

-¡Obvio! No sólo en la televisión: los medios de comunicación no modificaron el paradigma aún. Si un actor o conductor tiene sobrepeso siempre se hace alusión al tema y si alguien se percibe diferente el mensaje es: "Miren como contrato a una persona distinta". Es decir: no está naturalizado. Siento que, para que ésto se modifique, todos tenemos a analizar frustraciones propias que proyectamos en el otro. A lo mejor vemos a una persona con un cuerpo hegemónico que tiene una vida interior súper triste y no lo sabemos. Mientras que otra -que tal vez no tiene ese cuerpo "perfecto" que la sociedad exige- hizo un trabajo interno súper profundo y es extremadamente feliz.

Un lindo recuerdo de Floricienta y Rebelde Way

-¿Tenés un buen recuerdo de Cris Morena?

-El mejor. Yo siempre digo que ella fue una excelente maestra para todos los que formamos parte de sus elencos: nos enseño a ser responsables y comprometidos con el trabajo, a respetar los horarios de grabación y llegar siempre puntuales y con la letra sabida al estudio. Hay como una disciplina que ella te inculca de la que no te desprendés nunca más.

-¿Te gustaría volver a hacer ficción?

-Sí, claro… ¡Me encantaría! Siento que, por ahora, no llegó el proyecto indicado pero me genera mucha ilusión pensar que un día va a aparecer. Ojo, yo soy muy feliz con mi trabajo de panelista y no lo cambiaría por nada pero, claro, tranquilamente podría sumar un personaje de ficción. Ahora estoy trabajando con Diego Korol, en Editando tele en -lunes a viernes, a las 21 horas, en canal Net- y lo disfruto muchísimo. Es más, mi plan es regresar a los pocos días de que nazca el bebé porque no es un trabajo que me demande mucho tiempo y me encanta hacerlo.

-¿Y qué es lo que más extrañás de tu vida anterior a la pandemia?

-¡Viajar! Eso lo extraño muchísimo. Bueno, en realidad viajé en este año y medio pero siempre dentro del país y fue hermoso: estuvimos en Mendoza y Pinamar y disfrutamos mucho de esos dos lugares. Ahora sueño con que nazca el bebé y poder ir a la playa, unos días al menos, en el verano. Pero bueno, falta para enero y hay que ver cómo está la situación. Siento que hoy todo debe ser con mesura y paso a paso.

Producción: Marité Rizzo

Fotos: Chris Beliera

Armado de tapa, gif y retoque digital: Gustavo Ramírez

Videos: Cristian Calvani

Maquillaje y peinado: Guillermo Parra para Mala Peluqueria

Agradecimiento. Kilig, Los Vados del Isen, Vars y Doll Store

 

Más información en parati.com.ar

Más News

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig