Patricia Jebsen reflexiona sobre la brecha de género: «La tecnología comienza a ser una cuestión de mujeres… Incluirlas en igualdad de condiciones podría impulsar la economía mundial» – Para Ti
 

Patricia Jebsen reflexiona sobre la brecha de género: "La tecnología comienza a ser una cuestión de mujeres... Incluirlas en igualdad de condiciones podría impulsar la economía mundial"

Patricia Jebsen es Gerente General de Beat, la app de transporte, en Argentina, y reflexiona sobre la brecha de género y la importancia de incorporar mujeres en ámbitos que antes eran excluyentes.
News
News

Hay historias y caminos que suceden con cierta lógica y previsibilidad,
y otros tantos toman rumbos inesperados que nos hacen descubrir nuevas pasiones. Mi historia se asemeja más a lo segundo y se trata de cómo la tecnología, se cruzó en mi vida. ¿Pero qué pasa con aquellas mujeres que desean desde jóvenes ser parte de este mundo?

En términos generales, la brecha de género existe, sin importar la
industria de la que hablemos. Sin embargo, las empresas deben comprender que la inclusión de género es rentable. Incluir mujeres en igualdad de condiciones podría impulsar la economía mundial en 5 billones de dólares. Un dato muy interesante que da crédito sobre nuestro rol, es que las compañías con mujeres fundadoras generan 2,5 veces más ingresos por cada dólar invertido que las empresas dirigidas por hombres.

El valor de tener mujeres en posiciones de liderazgo es simplemente
sentido común: las mujeres constituyen la mitad del grupo demográfico de los compradores, por lo que tener una representación limitada de mujeres al frente puede hacer que se pierdan valiosos conocimientos. Un estudio de la consultora DDI reveló que el 20% de las empresas con mejores resultados tenían un 27% o más de mujeres en puestos de liderazgo clave, mientras que el 20% de las empresas con peores resultados tenían menos del 19% de mujeres en estos puestos.

En la empresa donde trabajo, se hace hincapié constantemente en la brecha de género y en la búsqueda de talentos. De hecho, en el mes
de marzo, se organizó su primera mesa redonda virtual en Latinoamérica de la cual formé parte junto a otras importantes mujeres del ámbito de la tecnología, en este espacio compartimos nuestro conocimiento y experiencias. El objetivo era apoyar y empoderar a las mujeres, impulsar el pensamiento crítico e inspirar a las generaciones de mujeres jóvenes a seguir carreras en STEM (por sus siglas en inglés Science, Technology, Engineering and Mathematics).

En mi caso, a pesar de haber estudiado carreras sociales -Relaciones
Públicas, Marketing y Comunicación Corporativa- mis elecciones laborales y profesionales me fueron llevando a la tecnología. En el 2004 formé parte del equipo de MercadoLibre para luego seguir mi carrera en la CACE (Cámara de comercio electrónico en Argentina). Mi historia en Beat comienza hace un año y medio, de hecho fui la primera en formar parte del equipo en Argentina, y hoy ya somos más de 20 en las oficinas locales.

Actualmente, en la empresa somos un 43% de mujeres a nivel global.
El 38% de las cuales ocupan puestos de liderazgo. Mientras que puntualmente en Argentina el 56% del equipo somos mujeres, pero en el caso de mis reportes la mitad son mujeres.

Trabajar por la igualdad de género, es parte del ADN de la empresa
y por ello fomentamos que nuestros equipos se sigan capacitando, y que logren un equilibrio entre su vida personal y laboral.

Personalmente me resulta muy extraño que algunas empresas no detecten
y comprendan esto, pero lo más llamativo es que dejen de lado a las mujeres en empresas cuyos productos, servicios o apps tienen como principales consumidores a las mismas mujeres. La lógica indica lo importante de incorporar mujeres para comprender las necesidades
de sus clientes con el fin de vender más, un objetivo fundamental y que toda empresa quiere alcanzar.

Hay muchas empresas tecnológicas que genuinamente desean
incorporar más mujeres pero se encuentran que no hay suficientes candidatas. Esto nos lleva a revisar la importancia de la educación, ya que desde el colegio y el hogar, se puede estimular a los chicos a desarrollarse en lo que les gusta.

Los números hablan por sí mismos. Un estudio realizado en CABA por
UNESCO reveló que, entre los 6 y los 8 años de edad, 9 de cada 10 niñas vinculan la ingeniería con habilidades masculinas. Además, si bien a esa edad alrededor de 30% de los niños y las niñas se consideran buenos para matemáticas, disciplina perteneciente al campo de aprendizaje STEM, a los nueve y diez años este porcentaje cae a 20% de los niños y solo 11% de las niñas.

Si hablamos de adolescentes, según CIPPEC, casi 6 de cada 10 estudiantes
universitarios son mujeres. Pero de ellas, solo el 25% estudian Ingeniería y Ciencias Aplicadas y solo 15% de las inscripciones en la carrera de programación (Chicas en Tecnología y Medallia, 2015). En cambio, las mujeres son amplia mayoría en carreras de grado relacionadas a idiomas (82%), ciencias de la salud (76%) o ciencias sociales (72%).

Creo que la generación joven ya vendrá con una cabeza diferente, mucho
más abierta, y creo honestamente que muchos han empezado a cambiar esa manera de pensar y que dentro de unos años esta brecha será menor.

A pesar de las adversidades que el mundo siempre nos pondrá es importante focalizar en lo que una realmente desea, perseverar, estudiar e ir por lo que se quiere a pesar de que a veces el contexto y entorno no estén de nuestro lado.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig