News

“Soy enfermera y por el virus decidí que mi hijo conviviera todo este tiempo con su papá”

Cómo se vive hoy desde adentro de un hospital la amenaza del contagio a gran escala del Coronavirus. Qué sentimientos y emociones experimenta alguien que trabaja en salud en días de incertidumbres como los que estamos viviendo. Cómo es el día a día. En esta nota, Jannine Sommer, licenciada en enfermería (M.N. 72651) y coordinadora de proyectos de Telemedicina y portales de pacientes del Hospital Italiano de la ciudad de Buenos Aires, nos comparte en primera persona su realidad hoy.
Adelante, Jannine; detrás de ella, una compañera de su equipo de trabajo.

Vivo la misma incertidumbre que todos. Por momentos siento mucha preocupación, aunque cuando estoy en el hospital no tengo mucho tiempo para pensar. Pero cuando llego a casa y veo las noticias dimensiono un poco todo lo que está circulando. Y me preocupa la situación porque no se conoce, no sabemos cuál puede llegar a ser el alcance de todo esto. Trato de estar positiva para poder afrontarlo de la mejor manera.

No siento miedo por mí sino por mis papás que son grandes, por mi hijo, la gente que me rodea. Es un poco la sensación que debe estar sintiendo todo el mundo. Tenés miedo por los grandes, aunque todavía no sabemos bien qué va a pasar. Ese sentimiento de tener que afrontar una situación difícil y que no tenés escapatoria. Yo elegí una profesión por la cual tengo que estar disponible para esta situación.

Janinne dispuesta a dar todo en la batalla contra el Coronavirus.

Mi hijo que tiene 13 años y mis papás que son mayores de 70 años y con patologías de base y lo cual los pone en riesgo. Yo no quiero exponer a nadie de mi familia al virus. Tomé medidas extremas. Mucho antes que comenzara la cuarentena dejé de ver a mis padres porque yo estoy expuesta en el hospital todo el tiempo. Y opté por una decisión bastante extremista pero que a mí me deja más tranquila: que mi hijo conviva con su papá todo este tiempo. Hace una semana que no lo veo, lo cual es bastante duro.

Jannine en el hospital.

Todos los profesionales de la salud sentimos lo mismo, hay una sensación de unión con el equipo de salud y de querer ayudarnos entre todos. Entre colegas hablamos de que nos estamos preparando para lo peor. Estamos dispuestos a dejar todo en nuestro puesto de trabajo y hacer lo que sea necesario. Si bien trabajamos en diferentes áreas, uno tiene que estar preparado para ayudar en cualquier cosa, desde lo administrativo hasta buscar comida para alcanzarle al que está trabajando en la trinchera. Todos trabajamos para todos.

Con parte de su equipo.

El hospital se está preparando muy bien. Como esto es dinámico y todo el tiempo cambian los protocolos y las precauciones o las normativas del gobierno, hace que cambie el rumbo pero se están buscando alternativas para poder atravesar de la mejor manera esta pandemia.

“Todos trabajamos para todos”.

Los aplausos del jueves a la noche me gustaron. Fue como un abrazo a la distancia. Pero (hablo por mí y por otros colegas) sentimos que en cierta forma somos una sociedad un poco injusta. A veces nos acordamos de las cosas importantes cuando más las necesitamos. El año pasado tuvimos nos consideraron a los enfermeros como personal administrativo (sin desmerecer el trabajo de administrativo), pero nuestro trabajo es de una carrera en salud. Somos profesionales en salud y corresponde qu enos traten como tales. Luchamos y salimos a la calle pero no sentimos el mismo apoyo de la gente. Ojalá que todo esto haga que se valore nuestra profesión, se necesita que más gente estudie esta carrera y se la valore por lo que es.

Esta pandemia en particular hace que uno repiense que lo que era cotidiano y parecía normal y que dabamos por sentado. Ahora nos samos cuenta que esto es una alarma que está sonando y que tenemos que cambiar como sociedad y a nivel mundial.

Nos estamos preparando para lo que viene. Equipos de trabajo estiman diferentes fechas para picos de mayor intensidad de pacientes. El hospital está preparando material de seguridad para evitar contagio, camas, respiradores, espacios, plantel de médicos y enfermeras, administrativos, protocolos de limpieza exhaustiva para que todo pueda funcionar.

Trabajo en algo de alto impacto en este momento como es en la atención por telemedicina: permite que tanto pacientes como médicos no tengan que estar en el hospital para poder atender. Pueden ser consultas banales, dudas o sospechas de Coronavirus. Es crucial nuestra atención en este último caso para que las personas con síntomas no tengan que llegar al hospital y se puedan activar los protocolos en las casa sin necesidad de trasladarse y contagiar a otros.

Todos los que trabajamos en salud estamos orgullosos de lo que hacemos, estudiamos para esto. En la facultad quizás no pensás que vas a trabajar en una situación extrema como esta. Pero yo lo elegí y me levanto todos los días para esto. Los que estamos ahí es porque queremos estar, no por el salario ni por otra cosa. Es puro altruismo. Si bien sentimos miedo y angustia como cualquier otra persona, todos los días nos levantamos para ir al hospital porque es lo que elegimos hacer y lo vamos a seguir haciendo sea la situación que sea. Pero está bueno que se nos reconozca hoy y siempre.

Notas relacionadas