News

“Todos perdemos en esta situación, pero aun más si nos enfermamos”

La influencer argentina Majo Firreri vive desde hace dos años en Barcelona. En plena cuarentena, atenta a los cuidados preventivos que el virus impone, nos cuenta cómo se vive la situación en un país golpeado por el avance del Coronavirus.
Majo Firreri es estilista, decoradora y eterna cazadora de objetos. Desde hace dos años vive en Barcelona con su familia.

Una semana atrás Majo Firreri ultimaba los detalles de un viaje express Barcelona- Buenos Aires para reencontrarse con sus seguidoras y dar aquí un workshop de decoración. Pero Coronavirus mediante, los planes quedaron truncos. Como todo, postergado hasta nuevo aviso.

Desde el último viernes, cuando el gobierno español oficializó el alerta, Majo, su marido Arturo y la pequeña Sofía (5) no salen de su departamento en el barrio de Sarriá más que para hacer las compras, cada tres o cuatro días en lo posible. La cuarentena está por cumplir una semana y pinta para al menos 15 días más: por estas horas, el Covid-19 originario en China tiene su principal foco en Europa, con casi 11000 contagios en España.

Como todos saben, acá se empezó tarde con los cuidados; por eso los argentinos que estamos en el exterior insistimos tanto con el tema de la prevención. En España los contagios empezaron a sentirse con más fuerza un mes atrás, pero las medidas para frenar el avance del virus recién tomaron firmeza la semana pasada” detalla Majo. Según cuenta, hasta el viernes pasado los bares ardían de gente. Recién cuando el gobierno se puso firme entendieron que la situación era gravísima. “La gente no era consiente de lo que estaba pasando. Y yo hago un mea culpa y me incluyo en ese grupo. Hasta la semana pasada seguía planeando un viaje a Argentina para dar un workshop de decoración. Como no consumo mucho noticiero y le huyo a la paranoia general, recién me cayó la ficha cuando suspendieron las clases en todas los colegios. Ahora todos se guardaron“, agrega.

La Rambla, en el corazón de Barcelona, se ve por estos días prácticamente vacía.

Creavividad full time

Majo Firreri (@majo_firreri) es influencer, dueña y creadora de Mercado Decoración, mujer talentosa y sumamente cálida. Hace dos años, dejó su apacible casa de campo en Bavio, un pueblo de 3000 habitantes cerca de La Plata, para instalarse con su pequeña familia de tres en un departamento del barrio de Sarriá, donde hoy pasa las horas (y los días).

La cotidianidad puertas adentro, los tres juntos las 24 horas los 7 días de la semana no es fácil…pero tampoco imposible. La cuarentena no es fácil sea donde sea pero en un departamento con hijos la situación es más compleja. “Nosotros creamos una una suerte de calendario de actividades que no cumplimos a rajatabla pero que nos impone diferentes situaciones: desayunar, hacer la tarea que mandaron del cole, practicar algún ejercicio, mirar la tele, jugar. También descubrimos la escalera del edificio para hacer gimnasia. Somos flexibles pero con algunas rutinas que nos ayudan a pasar el día“, detalla.

En cuanto a las medidas de prevención puertas adentro, Majo insiste con la importancia del lavado de manos (al menos cinco veces por día) y el uso de alcohol en gel lo justo y necesario, ya que también allá está en falta. “Somos rigurosos con el aseo. Cuando vuelvo de comprar algo lavo latas y paquetes con agua caliente y jabón antes de almacenarlos. No uso barbijo ni guantes pero sólo salgo a la calle sólo para abastecerme“, dice.

Por lo demás, Majo cuenta que a la hora de ir al super -lo hacen cada 3 o 4 dias- y sólo compran lo necesario: “no sirve de nada llenarse de comida por que estas dejando a otro sin la oportunidad de comprar. En eso debemos ser no solo responsables sino solidarios, es una cadena, si yo llevo 1 paquete de arroz en lugar de diez, nueve personas mas podrán comer arroz“, sentencia.

Otro hito que modificó la cotidianidad son los aplausos generales para el personal de la salud, un pueblo entero unido con el único fin de agradecer. “Todas las noches a las 20 horas salimos todos los vecinos al balcón para aplaudir a la sanidad pública, a los médicos, enfermeros, farmacéuticos, personal de limpieza y todos los que trabajan a destajo para ayudar a cortar esa curva de contagio“, cuenta Majo. Y agrega “
España es un país muy dividido políticamente y el presidente llamó a una union general para combatir este virus entre todos sin banderas políticas, lo cual fue muy sensato y bien recibido por todos”.

La vista desde su balcón, en el barrio de Sarriá.

Crónica de una cuarentena anunciada

“Mi Nombre es Majo Firreri, no soy médica, ni científica ni tengo datos novedosos para contarles. Solo puedo transmitirles desde mi lugar de ciudadana argentina que vive desde hace dos años en Barcelona, mi experiencia transitando aquí la cuarentena .
Hace mas de un mes escuchábamos las noticia de China y luego de Italia, donde la curva de contagio crecía de manera significativa. En España se hablaba del tema pero como noticia que llegaba desde otros países y no como país en foco de infección. La paranoia crecía, los chistes, los videos, las alarmas, el no saber si creer o no creer era lo mas normal en las calles. La frase “es una gripe” se contraponía con “es grave” y las reacciones tan diversas como se imaginen.
En los colegios se empezaban a tomar medidas como lavarse las manos y contarles a los chicos de que se trataba este virus, pero no mucho mas. El jueves 12 de Marzo, nos comunicaron que el colegio entraba en cuarentena. Esa misma noche el presidente anunció la medida de cerrar todos los establecimientos educativos. Era viernes y me sorprendió que Barcelona aún seguía con su ritmo normal, los bares y restaurantes explotaban de gente, y nadie parecía tomar conciencia. Sin embargo, empezaba para nosotros la cuarentena. Recién el domingo 14 de marzo el presidente volvió a comunicar que España entraba en “estado de alarma”, y que todos deberíamos permanecer en cuarenta los próximo 15 días. Tiendas, comercios, centros comerciales, parques, restaurantes, bares, absolutamente todo debía cerrar sus puertas. Solo abrirían los supermercados, mercados, farmacias y bancos. Pidieron a todas las empresas que quien pudiera hiciera teletrabajo. El lunes 16 el presidente anunció el cierre de fronteras.
Yo fui una de las que no creía que esto podría suceder, o peor aun no lo tomaba enserio. Tenía programado un viaje a Argentina para el 23 de Marzo y lo cancelé cuando tomé conciencia de la situación que se estaba viviendo porque los casos se duplicaban y la curva de contagio crecía.
¿Si me asusté? No, pero creo que el mundo se tiene que reacomodar, como cada uno de nosotros con su familia. Es importante que entre todos tomemos conciencia que podemos hacer algo muy útil: quedarnos en casa. No solo por nosotros, por nuestros hijos, padres o familiares que pueden ser persona de riesgo. Salir puede exponerte a cualquier accidente que por mas tonto obliga a que un médico se tenga que ocupar de vos mientras está tratando de salvar vidas.
Desde mi lugar, de mamá, de emprendedora, y argentina viviendo en otro país, el mensaje que puedo transmitir es: no te sobre informes, no sirve el miedo y la paranoia, sólo sirve que entendamos que es tan simple como quedarnos en casa, lavarnos las manos muchas veces al día y con una sonrisa esperar que esa curva deje de crecer. Entiendo que todos perdemos en esta situación, unos mas, otros menos pero todos perdemos; pero mas perdemos si nos enfermamos. Así que cuidémosnos !


Notas relacionadas