Barbijos convertidos en asientos de colores con mucha onda – Para Ti
 

Barbijos convertidos en asientos de colores con mucha onda

Barbijos convertidos en asientos
Para contribuir al cuidado ambiental, un diseñador los recicló y los transformó en una serie de originales y prácticos asientos
Deco
Deco

¿Qué pasa con los barbijos descartables con los que nos protegemos del COVID 19?. Gastados, podrían seguir acumulándose, tirados en la calle o en las playas, amenazando la vida marina futura. Pero bien podría volverse útiles en una segunda vida.

Todo se transforma y se recicla gracias al ingenio de los creativo. Por suerte: un barbijo puede tardar hasta 450 años en desintegrarse y las organizaciones ambientales llaman la atención a un problema global.

Barbijos convertidos en asientos
Un material similar al plástico nacido a partir de los barbijos

En este caso, el diseñador surcoreano Haneul Kim los convirtió en una serie de banquetas bajas que, además de ser muy prácticos, tienen el propósito de mostrar la gravedad de la contaminación ambiental.

Barbijos convertidos en asientos
Los asientos son muy originales

La colección se llama Apilar Apilar (se pueden montar uno encima de otro) y los asientos están disponibles en blanco, negro, azul, rosa y multicolor. El acabado natural los vuelve atractivos y funcionales a cualquier espacio.

Y con una estética tan similar al terrazo, tan de moda.

Los tonos derivan de las máscaras originales, porque cada asiento está fabricado sin pegamentos, resinas o materiales agregados.

Barbijos convertidos en asientos
Los colores del asiento surgen del objeto original

Se necesitan alrededor de 250 máscaras para formar cada pata del asiento y otras 750 para la base.

El proceso

Después de recolectarlos y acumularlos, se trabajaron con calor. Así se logró este material novedoso que tiene la misma resistencia que un plástico duro.

Barbijos convertidos en asientos
Cada barbijo requiere de un trabajo previo de preparación

Se quita el alambre de metal que aprieta la nariz y las orejas, dejando libre el filtro de polipropileno que está envuelto en una tela plástica no tejida que se derrite con aire caliente a más de 300 grados Celsius.

Barbijos convertidos en asientos
El proceso de frío y calor

Cuando el material licuado se enfría y se endurece de nuevo, surge esta especie de plástico resistente y duradero.

Así, el creativo espera poder ampliar la propuesta con nuevos objetos de mobiliario que puedan dar solución a la problemática ambiental.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig