Deco

Cocinas en blanco: una tendencia que nunca falla

Luminosas, modernas y cálidas a pesar de su monocromía, las cocinas en total white nunca pasan de moda. Van con toques de cobre, negro o madera y permiten crear distintos estilos.
Laqueado blanco semi mate para esta elegante cocina integrada a un comedor, totalmente equipada con la línea Celebración de De Otro Tiempo (deotrotiempo.com). Mesadas en Corian Glaciar White con la bacha en el mismo material, isla con tapa en Corian Rain Cloud y las paredes revestidas en marmetas de Carrara.

El blanco total es un clásico de siempre que se adapta a todos los estilos de decoración y le imprime a la casa un aire de modernidad.

Es una tonalidad luminosa, limpia y fresca. Y, según los especialistas, tiene otra gran ventaja: ¡no se vence! Porque el blanco está siempre vigente.

Blanco con toques dorados: una combinación elegante, refinada, hermosa. Aquí el toque oro dice presente en las lámparas galponeras, la grifería de pico alto y hasta en el borde de la campana. (foto: Pinterest)

La cocina en blanco siempre es una buena idea

El total white se lleva bien con todos los estilos de decoración, desde el más vanguardista hasta el que propone un diseño más clásico.

En el caso de las cocinas diseñadas de punta en blanco, el estilo que las identifica va a estar más atado a la línea de los muebles y de los accesorios que se sumen, antes que al color dominante.

Del estudio @basgarciaarquitectos, esta cocina total white suma calidez y contraste con los pisos de lapacho de 25cm de ancho en largos varios. Las mesadas son de Calacatta Gold (@marmoleriadestefano), en blanco con suaves toques dorados.

La monocromía se refuerza por el uso del mismo mármol en mesadas, alzadas completas y barra. También por la ausencia de tiradores (@basgarciaaruitectos). Banquetas de incienso y cuero (Bacano). (foto: Fernando Schapochnik)

Otra gran ventaja del blanco total es su generosidad para llevarse bien con otros colores y materiales.

Podés complementar el total white con islas, electrodomésticos o accesorios de cualquier color. Y nunca vas a fallar.

Una cocina de playa por el estudio de Jorge Muradas (@jorgemuradas). Puertas de alacenas con celosías y muros revestidos en machimbre, todo en blanco. Mesa de madera lavada, sillas Director (@acentomuradas) y lámpara diseño ede Cristian Mohaded. (foto: Daniela Mac Adden).

El blanco, ideal para integrar la cocina a otros ambientes

En cocinas integradas o abiertas al living, el blanco total es la mejor elección. Simplemente, porque te permite componer el estilo y los colores del área social sin ataduras. Además, logra que el paso entre los dos ambientes sea menos brusco.

Total white es total white: aquí, pisos, paredes, techos, muebles, mesa y sillas Tolix, se jugaron por el blanco. (foto: Pinterest)

Tené en cuenta que el blanco no siempre es igual: cambia radicalmente según la superficie que lo contenga y la luz que reciba.

Un laminado tiene un brillo diferente que una madera laqueada. Una mesada en mármol sintético no luce igual que un vidrio pintado.

Un close up de la cocina de la influencer Picky
Cova (@casa.pi) en su casa del Delta: un espacio abierto donde rige el blanco. Muebles laminados con herrajes cromo, mesadas de mármol y bacha de sobreponer modelo Contry (Ferrum) son de la partida.

Combinaciones exitosas? Blanco + madera natural; blanco + cobre o dorado; blanco + cromo; blanco + negro. Y por supuesto, blanco + blanco. Animate incluso combinar muebles blancos con tiradores pastel.

Muebles laqueados en blanco sin tiradores, mesadas en Silestone Blanco Norte y pisos en porcelanatos blancos modelo Antic (Vite) para esta cocina con diseño de @coppolaarq).
En el comedor diario de la misma cocina, blanco para la mesa, las sillas DSW con cuerpo blanco y las paredes machimbradas. (fotos: Maxi Didari).

El blanco, o el color que agranda los ambientes

Por su cualidad de reflejar la luz, el blanco se convierte en un color perfecto para espacios más pequeños o algo oscuros. Si querés que tu cocina parezca más grande apostá siempre por colores claros que dan la sensación de espacialidad y ligereza.

Por otro lado, tené en cuenta que una cocina en blanco se se lleva bien tanto un ambiente con grandes ventanales y mucha luz natural como en espacios de luz artificial.

Muebles en “L” realizados en madera laqueada de blanco y mesada en Silestone gris: una combinación exitosa. (foto: Pinterest).

Una cocina en blanco se se lleva bien tanto un ambiente con grandes ventanales y mucha luz natural como en espacios de luz artificial.

Una caja blanca le da contención a esta modera cocina. Los muebles, en laminado blanco sin herrajes a la vista, acentúan la propuesta minimalista. Solo las delgadas banquetas de hierro imprimen un contracolor. (foto: Pinterest).

Para terminar, una advertencia: tal vez en su punto débil está su mayor virtud: exige limpieza (no es precisamante un color capaz de disimular la falta de la misma). Pero mantener la cocina limpia es siempre una buena acción.

Más Semana Deco Para Ti: Los biombos están de vuelta: ese viejo y renovado objeto de diseño

Notas relacionadas