Lifestyle

Cómo ser reactivos frente al impacto del Coronavirus

La resiliencia es lo que nos va a ayudar psíquicamente para batallar contra los efectos que nos dejé el Coronavirus en nuestras emociones. Así lo explica Federico Toledo, responsable de la Licenciatura en Psicología de UADE.
Ofrecer apoyo y afecto a nuestra familia, es clave en estos tiempos de incertidumbre. Foto: 123 RF.

Los seres humanos que formamos parte de una sociedad estamos constantemente expuestos a situaciones vivenciadas como traumáticas que ponen en riesgo nuestra sensación de bienestar individual y colectivo.

Ante la presencia del coronavirus nuestra sensación de vulnerabilidad aumenta, transformando nuestras falsas seguridades en una falta de control total que toma mayor relevancia sin resoluciones concretas.

Este tipo de catástrofes naturales repercuten directamente no solo en la psiquis de todos, sino que además trae consecuencias económicas y espaciales que afectan el transcurso de nuestras vidas de manera permanente.

¿Cómo fortalecernos ante la adversidad?

La resiliencia es la capacidad del ser humano para hacer frente a estas dificultades incluso extraer un beneficio de las mismas, vivenciadas como experiencias que dejan un aprendizaje. Vivir situaciones desagradables y dolorosas son una gran oportunidad para tomar conciencia y reestructurar nuestra manera de percibir el mundo.

Henderson y Milstein señalan algunos pasos para fortalecer la resiliencia, fomentados desde la comunidad y el primer núcleo cercano: la familia. Estos factores de protección fomentan el desarrollo de nuestra resiliencia como una respuesta ante posibles escenarios aterradores.

Ofrecer afecto y apoyo: poder ayudar a otro que tiene mayores necesidades que las mías. Definitivamente el paso más importante, ya que sin emotividad parece prácticamente imposible poder responder efectivamente a las dificultades y desafíos de la vida. Desarrollar nuestra humanidad es inviable sin nuestros recursos empáticos. Ayudar a los que más lo necesitan nos retroalimenta y potencia nuestro compromiso social.

Establecer objetivos retadores: utilicemos este tiempo de cuarentena para desarrollar nuestras potencialidades. Es importante poder establecer objetivos reales y que sean posibles de cumplir, pero teniendo en claro que el principal desafío es alcanzar nuestro máximo potencial. Demos lo máximo de nosotros mismos, realizando controles del grado de avance en cada etapa.

Participación significativa: todos somos parte de una conflictiva compartida en la que nuestras decisiones afectan al resto. Comprendamos conscientemente el grado de responsabilidad en cuanto a lo que sucede actualmente, permitiéndonos tomar un rol activo en el que nuestras decisiones son trascendentales en la resolución del conflicto.

La pandemia dejará sus huellas y volveremos a nuestras rutinas sin ser los mismos.

Seamos resilientes y reactivos haciendo frente a las dificultades que nos plantea el covid-19, sabiendo que la pérdida dejará un aprendizaje que permitirá evolucionar, a través de la internalización de nuevas experiencias.

Asesoró: Federico Toledo, responsable de la Licenciatura en Psicología de UADE.

Notas relacionadas