Horóscopo de la sangre (o cómo detectar tu personalidad según el método japonés)

A la hora de detectar la personalidad, conseguir pareja y hasta crear armonía en un puesto laboral podías apostar a los signos zodiacales, a la numerología o el horóscopo chino… Pero, ¡hay más! Un método ancestral japonés determina la personalidad a través del tipo de sangre. ¿Vos, sabés a qué grupo pertenecés?

Si sos de las que gustan de conocer con quién te estás relacionando o querés conocerte más, esta es tu nota. Ahora, cuando conocés a una posible pareja ya no solo cuenta saber en qué fecha nació (para sacar su signo zodiacal) antes de ir por más, o indagar a qué hora y en qué lugar (por los ascendentes y las lunas).

Por eso, si alguna vez te cruzás con un japonés, es posible que su pregunta sobre qué tipo de sangre tenés te descoloque. Porque, ¿sabías que en Japón a la hora de relacionarse se rigen por un método ancestral que va más allá de averiguar los nombres completos (para regirnos por la numerología)? Es un sistema conocido popularmente pero que acá en Occidente pocos conocen. Los japoneses “sacan” la personalidad de las personas acordes a ¡su tipo de sangre!

La diferencia entre ser un O y un AB…

Así, según los japoneses, una persona nacida con un tipo de sangre difiere mucho de otra. La importancia que se le da es tal, que si una amanece gruñona, se comporta de tal o cual manera, se llega a decir “debe tener el tipo de sangre tal”.

Y es que en Japón son buenos a la hora de categorizar cosas ¡y personas! Todo en su lugar. Desde el método de las 5S que inspiró el Konmarie de Marie Kondo y su orden a esto.

De manera que muchos japoneses se rigen por el tipo de sangre a la hora de hacer sus elecciones: es un must a la hora de medir la compatibilidad entre parejas. Tampoco te sorprendas si, al pasar en una multinacional te preguntan por tu tipo de sangre en una entrevista laboral (no deberían, pero a veces se hace y los B y AB son los más complicados).

Se trata de una suerte de “horóscopo” de la sociedad occidental -ketsuekigata uranai- pero sanguíneo que determina la personalidad (con un libro de cabecera, “Lo que los tipos de sangre revelan sobre la compatibilidad” de Nomi Masahiko) y que influye en las relaciones niponas.

Hay “horóscopos” diarios para tu tipo de sangre de la misma manera que podíamos leer uno de signos zodiacales. Y tan arraigado está que existen productos (libros, indumentaria, perfumes y hasta coquetos envases de alcohol en gel diferenciados por personalidades).

Más que un dato médico

A 

Son los metódicos, minuciosos y perfeccionistas. Artísticos, suelen tener una personalidad misteriosa y ser más bien reservados. y desconfiados. Nada de chismes ni de pedirles que sean expresivos. Les gusta ocuparse de cosas que ameriten toda su atención y les gustan las reglas. Son bien agradables a la hora de tratar con personas (por eso son buenos para trabajar en equipo) aunque también son indecisos y se inquietan cuando las cosas no salen como ellos quieren. Conservadores, no gustan de los imprevistos y los reconocés porque sí: son los pesimistas de los grupos.

O 

Son los curiosos, tranquilos, generosos y pacientes. Los originales y egocéntricos del team, abren su propio camino. Los O son otros perfeccionistas que saben trabajar bien en equipo aunque padecen de ansiedad, son obsesivos, de humor cambiante y un poco tercos. Les gusta decir lo que piensan. Competitivos y controlados en lo laboral también se muestran como seres libres a los que les gusta combinar placer con deber y no les gusta ser manipulados. El tipo de sangre amistoso.


Las diferencias entre ser un O+ y un AB… ¡abismales! Ilustración: 123RF

B

Se dice que son los alegres, los que levantan cualquier reunión. Optimistas por naturaleza, les gusta crear cosas de cero. También son imprevisibles, individualistas y quizá cuando las papas queman, algo egoístas. Les cuesta guardar secretos.

Puede interesarte

AB

Todos necesitamos uno en nuestro círculo. Son los que organizan, resuelven. Diplomáticos, se adaptan a las situaciones y suelen tener sentido común. Las cosas claras con ellos. Organizados, suelen moverse en ámbitos donde rige la justicia. Todo se maneja con lógica ya que son bien racionales aunque también demasiado calculadores. Combinan A + B de manera que emocionalmente a veces son un mix inesperado que, por su timidez, son orgullosos o poco amistosos.

El sistema se utiliza en Japón de manera cotidiana. El el tipo de sangre puede llegar a arruinarte puestos laborales. Ilustración: 123 RF

¿De dónde nace esta diferenciación? Señalan que, dado que en Japón ser parte de la sociedad homogénea es lo que está “bien visto”, a veces surgen cosas que los lleva a diferenciarse de alguna manera. Y los tipos sanguíneos se determinan por las proteínas en la sangre. 

En Japón tienen todo calculado: se sabe que alrededor del 40% de los nipones cuenta con sangre del grupo A; un 30% O. Que los tipo B son el 20% y que los AB llegan ser el 10% de la población.

A la hora de compatibilidad amorosa, se dice que los 0 son compatibles con otros 0 y con los AB. Que los A “pegan” con los A y con los AB. Que los más populares B con otros B (y también AB) y que los AB tiene compatibilidad afín con los mismos AB, B, A y 0.

Con este dato en mano, vos, ¿ya fuiste a verificar qué tipo de sangre tenés?

Ir Arriba