Los adultos también pueden sufrir intolerancia a la lactosa – Para Ti
 

Los adultos también pueden sufrir intolerancia a la lactosa

Lifestyle
Lifestyle

Las personas que sufren este trastorno no pueden digerir el azúcar (lactosa) que se encuentra en la leche y presentan síntomas como diarrea e hinchazón de abdomen. Descubrí qué alimentos podés incorporar a tu dieta para suplir el calcio de los productos lácteos.

Intolerancia a la lactosa, un problema también de adultos. Foto: 123 RF.

Las personas que tienen intolerancia a la lactosa no pueden digerir el azúcar (lactosa) que se encuentra en la leche. Como resultado, presentan diarrea, gases e hinchazón después de comer o beber productos lácteos. Esta afección, que también se llama absorción insuficiente de la lactosa, suele ser inofensiva, pero sus síntomas pueden ser desagradables.

Por lo general, se debe a la deficiencia de lactasa, una enzima que se produce en el intestino delgado. Muchas personas tienen niveles bajos de lactasa pero pueden digerir los productos lácteos sin problemas. Si realmente tenés intolerancia a la lactosa, la deficiencia de lactasa te genera síntomas después de consumir alimentos lácteos.

La mayoría de las personas que tienen intolerancia a la lactosa pueden controlar esta afección sin necesidad de dejar de consumir todos los alimentos lácteos pero siempre seguidos de cerca por su médico clínico y gastroenterólogo.

Cómo son los síntomas

Los signos y síntomas de la intolerancia a la lactosa suelen comenzar entre 30 minutos y dos horas después de haber comido o bebido alimentos que contienen lactosa. Los siguientes son signos y síntomas frecuentes:

·  Diarrea

·  Náuseas y, a veces, vómitos

·  Calambres abdominales

·  Hinchazón

·  Gases

La intolerancia a la lactosa se origina cuando el intestino delgado no produce la cantidad suficiente de una enzima (lactasa) que le permite digerir el azúcar de la leche (lactosa). 

Por lo general, la lactasa convierte el azúcar de la leche en dos azúcares simples (glucosa y galactosa) que se absorben a través de la mucosa intestinal e ingresan al torrente sanguíneo.

Si tenés deficiencia de lactasa, la lactosa de los alimentos que consumís se desplaza hasta el colon en lugar de procesarse y absorberse. En el colon, las bacterias comunes interactúan con la lactosa no digerida, lo que provoca la presencia de signos y síntomas de intolerancia a la lactosa.

Intolerancia a la lactosa primaria

Este es el tipo más frecuente de intolerancia a la lactosa. Las personas que tienen intolerancia a la lactosa primaria comienzan su vida produciendo mucha lactasa, la cual es necesaria para los bebés, quienes obtienen toda su alimentación a partir de la leche. A medida que los niños reemplazan la leche por otros alimentos, su producción de lactasa normalmente disminuye, pero se mantiene lo suficientemente alta como para digerir la cantidad de productos lácteos presentes en una dieta típica de adultos.

En la intolerancia a la lactosa primaria, la producción de lactasa disminuye drásticamente, lo que hace que los productos lácteos resulten difíciles de digerir en la edad adulta. Este tipo de intolerancia a la lactosa se determina de manera genética y afecta a una gran proporción de personas con ascendencia africana, asiática o hispana. Esta afección también es frecuente entre aquellas personas que tienen ascendencia mediterránea o del sur de Europa.

Es clave mantener una alimentación balanceada

Reducir los productos lácteos no significa que no puedas obtener el calcio suficiente. El calcio se encuentra en muchos otros alimentos, tales como los siguientes:

·  Brócoli

·  Productos fortificados con calcio, como panes y jugos

·  Salmón enlatado

·  Sustitutos de la leche, como leche de soja y de arroz

·  Naranjas

·  Espinaca

Asimismo, asegúrate de obtener suficiente vitamina D, la que se suele proporcionar en la leche fortificada. Los huevos, el hígado y el yogur también contienen vitamina D, y el cuerpo genera vitamina D cuando pasa tiempo al sol. Incluso sin restringir los alimentos lácteos, muchas personas adultas no obtienen suficiente vitamina D. Consulta con tu médico sobre el consumo de vitamina D y de suplementos de calcio para asegurarte de ello.

Hay que reducir los lácteos pero podés consumirlos

La mayoría de las personas con intolerancia a la lactosa pueden disfrutar de algunos productos lácteos sin padecer síntomas. Es posible aumentar la tolerancia a los productos lácteos si se los incorporás gradualmente en la dieta. Algunas personas descubren que pueden tolerar productos lácteos enteros, como leche y quesos enteros, más fácilmente que los productos lácteos sin grasa o con contenido graso reducido.

Detalles que te pueden ayudar

·  Elige porciones más pequeñas de lácteos. Bebé pequeñas porciones de leche de a sorbos. Cuanto más pequeña sea la porción, menos probabilidades tendrá de que cause problemas gastrointestinales.

·  Reservá la leche para las comidas. Consumí leche junto con otros alimentos. Esto desacelera el proceso digestivo y puede reducir los síntomas de la intolerancia a la lactosa. Ideal en el desayuno y merienda.

·  Probá consumir varios productos lácteos diferentes. No todos los productos lácteos tienen la misma cantidad de lactosa. Por ejemplo, los quesos duros, como el queso suizo o el cheddar, tienen pequeñas cantidades de lactosa y no suelen provocar síntomas. Es probable que toleres los productos lácteos cultivados, como el yogur, porque las bacterias que se utilizan en el proceso de cultivo producen naturalmente la enzima que descompone la lactosa.

Fuente: Clínica Mayo

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig