La historia de la familia que murió en la tragedia del teleférico en el Piamonte italiano: se habían «escapado» de los bombardeos en Israel; sólo sobrevivió un niño de 5 años – Revista Para Ti
 

La historia de la familia que murió en la tragedia del teleférico en el Piamonte italiano: se habían "escapado" de los bombardeos en Israel; sólo sobrevivió un niño de 5 años

El accidente ocurrió el 23 de mayo, pero recién ahora se conoce la historia detrás de una de las familias que murió en la tragedia y que dejó al único sobreviviente: Eitan de tan solo 5 años. 
News
News

Eitan abrió los ojos, despertaba del coma farmacológico que había sido inducido hacía días. Había sido el único sobreviviente del trágico accidente de un teleférico en el Piamonte italiano en el que murieron 14 personas. A su lado, sosteniéndole la mano y acariciándole la cabeza estaba su tía Aya Bira, la hermana de su papá.

Enseguida se dio cuenta que no estaba en un lugar familiar, ése no era su cuarto, tampoco su casa. "¿Qué estamos haciendo aquí en el hospital?", preguntó. Las palabras de ese chiquito de 5 años que aún no sabía que había quedado huérfano y que también había perdido a su hermanito de 2 años y a sus bisabuelos, se clavaron como un puñal en el pecho de su tía. ¿Cómo explicarle?¿Qué decirle?...

Así, destrozado, quedó el teleférico. Los cuerpos estaban desparramados por el bosque.

Ingresado en la UCI del hospital Regina Margherita de Turín, Eitan estuvo varios días inconsciente. Cuando se despertó los médicos deconocían qué recuerdos tenía del accidente y los últimos momentos vividos mientras caía el teleférico entre la frondosa vegetación del Piamonte. Pero no se animaban a preguntar... Al menos hasta que hablara con los psicólogos.

Eitan perdió a su mamá,a su papá y a su hermanito en el accidente.

Eitan abrió los ojos el miércoles, comenzó a reaccionar el jueves, mientras tanto, el viernes, en Tel Aviv -porque la familia es de Israel-, se llevaban a cabo los funerales de los bisabuelos Itshak (83) y Barbara (71), los de mamá y el papá de Eitan, Tal Peleg (27) y Amit Biram (30), y el de su pequeño hermano,Tom de dos años.

La última foto antes de la tragedia

La mano apoyada en la camiseta roja, a la altura del corazón. Eitan miraba asombrado el paisaje a través de la ventana del teleférico, sin imaginar que segundos después, que en el interior de esa cabina se iba a vivir la peor pesadilla. En la foto está Eitan, congelado. Es la última fotografía que tomó su papá con el celular y que al instante envió por WhatsApp a su familiares de Israel, poco antes de la caída del teleférico Stresa-Mottarone, el pasado 23 de mayo.

Eitan en la fotografía que tomó su familia minutos antes de la tragedia.

Los bisabuelos maternos de Eitan, Itshak y Barbara, habían llegado a Italia cuatro días antes de ese domingo maravilloso que prometía ser un paseo familiar inolvidable. Barbara e Itshak Cohen habían dejado en Israel la guerra, los misiles y el ruido de las explosiones. Para distraerlos, Amit y Tal, los padres de Eitan, habían organizado la excursión al lago Maggiore, que incluía el paseo en teleférico para ver desde allí el increíble paisaje piamontés.

Una familia destruida

Amit, estudiante de quinto año de medicina, estaba tan entusiasmado con ese plan de domingo que se lo había contado al presidente de la comunidad judía de Milán, donde él trabajaba como responsable de seguridad.

Hacía años que él y Tal, su mujer, habían elegido Italia como su país de adopción. Se habían casado en Israel, pero Amit había convencido a su esposa para que se mudaran a Pavía, lejos de la amenaza de los bombardeos. Eitan tenía tan solo un año cuando se mudaron a Italia con la promesa de una calidad de vida superior.

Todo iba bien cuando Amit tomó aquella foto con su celular e inmediatamente se la envió a un familiar en Israel. Unos momentos después, la cabina cayó al vacío. Fue un lapso de tiempo mínimo pero suficiente para que Amit entendiera lo que estaba ocurriendo y abrazara con todas sus fuerzas a Eitan. Este último abrazo de Amit puede ser que haya sido lo que le salvó la vida a su hijo de 5 años. "Para sobrevivir al terrible impacto, es probable que el padre, de complexión robusta , envolviera a su hijo en un instintivo abrazar antes de morir", dijeron desde el hospital.

Tal, Amit y Tom.

Los cuerpos fueron encontrados lejos del teleférico.Tal tenía al más pequeño abrazado contra su pecho. Pero ninguno de los dos respiraba.

Los rescatistas encontraron a Eitan a decenas de metros de la maraña de metal en la que se había convertido el teleférico tras la caída. "Es un milagro", pensaron. Respiraba, se quejaba: tenía traumatismo de cráneo y las dos piernas quebradas.

"Déjenme, tengo miedo. ¿Dónde está mi mamá?", fue lo primero que dijo Eitan al llegar al hospital tras ser trasladado en helicóptero. Luego de una larguísima operación, su estado se pudo estabilizar, pero lo tuvieron que sedar e intubar. Ahora que se despertó sabe que vive la peor de las pesadillas.



Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig