La triste historia de Santi Maratea, el influencer más solidario: tiene 29 años, su papá tuvo cáncer y en 2020 su mamá se quitó la vida – Revista Para Ti
 

La triste historia de Santi Maratea, el influencer más solidario: tiene 29 años, su papá tuvo cáncer y en 2020 su mamá se quitó la vida

El influencer es una de las personas más queridas del momento, en su cuenta de Instagram realiza campañas solidarias destinadas a ayudar.  Santi, es un ejemplo de resiliencia ya que logró sobrellevar los duros golpes que le enfrentó la vida.
News
News

Santiago Maratea tiene 29 años, nació el 25 de junio de 1992 y es oriundo de San Isidro. Desde que publicó un primer video tirándose una tostada en la cara, no ha parado de cautivar al público con sus posteos. En pocos años se ha convertido en uno de los jóvenes más influyentes el país. Cuando comenzó ya tenía experiencia en redes, ya que usaba Twitter y YouTube. Fue su llegada a Instagram en 2015 lo que impulsó su carrera de manera maratónica.

Hoy, el influencer es conocido por realizar colectas solidarias que promueven ayudar en diferentes causas. El influencer se puso la campaña "Todos por Emmita" al hombro y gracias a su ayuda, los papás de la beba chaqueña que necesita el medicamento más caro del mundo para curarse y seguir viviendo, consiguieron los 2 millones de dólares que necesitaban para comprar el medicamento.

Santi Maratea, la persona más solidaria.

Hoy vuelve a ser noticia ya que logró recaudar una cifra 100 millones de pesos para colaborar con los incendios forestales en Corrientes.

Santi es un ejemplo de resilencia ya que logró atravesar duros golpes en la vida y adversidades que se le fueron presentando, una dura enfermedad de su padre y años más tarde el suicidio de su madre.

La adolescencia de Santi no fue fácil. Le iba mal en el colegio. Pero ya desde aquella época era un ser especial, solidario. Rafael contó en su cuenta de Instagram que tenía 13 cuando decidieron no dejarlo ir a una gira deportiva por sus bajas calificaciones. "¿Y que hizo ?, le regalo el dinero que había juntado sólo para esa gira a uno de sus compañeros", contó con orgullo Rafael.

La enfermedad de su padre Rafael, su primer golpe en la vida

Santi junto a sus hermanos y sus papás Rafael y Mariana.

Rafael, el papá de Santi, a los 33 años enfrentó su primer diagnóstico de cáncer. "Lo primero que sentí fue la sensación de fin, porque cuando a uno le avisan que está invadido por un cáncer siente que la vida se terminó. Aparte, mi padre había muerto por su causa en el año 85 y mi madre en el 86, cuando tenía 23 años, de manera que no había muchas esperanzas. Todo se vino abajo y me encontré sin saber para dónde ir. En ese momento yo era chico, solo 33 años, gracias a Dios Mariana ya estaba en mi vida, ella se puso la enfermedad al hombro, me bancó e hizo que todo estuviera bien", contó Rafael en una entrevista en La Nación.

Santi junto a Rafel, su papá.

Batalló tres años contra el cáncer. Un día, cansado de pelearla, le dijo a Mariana, su compañera de vida y madre de sus cuatro hijos, que no quería más tratamiento. Ella fue su mejor sostén y pilar en aquel momento. Le respondió: "Mirá Rafa, vos te vas a morir, pero yo me quedo sola con los cuatro chicos (Tomás y Lucas tenían 8 años, josefina 6 y Santiago 5) así que hacé algo para salir de esa situación". Cuatro meses más tarde, Rafael tenía una remisión completa de su enfermedad.

Luego, la vida volvió a golpear a la familia: la hermana de Rafael, tía de Santiago, murió en un accidente de auto.

La familia Maratea.

Rafael tenía 50 años cuando un nuevo diagnóstico de cáncer golpeó a los Maratea. "Uno no está preparado para luchar dos veces contra el cáncer, pero sucedió. Cuando me dieron la noticia me pregunté `¿Otra vez?´, ahí tuve que remover mis demonios, estuve todo un día caminando sin hablar con nadie para intentar serenarme, pero, en mi fuero íntimo, en ese instante creí que era mi momento, que ahora sí no había salida. Por fortuna volví a entender que había un propósito por cumplir y eso me volvió a cargar de energía y me dije a mí mismo que ya había vencido al cáncer una vez, que esta era otra batalla y debía ganarla nuevamente, algo que logré", contó en aquella nota.

Sin embargo, lo peor no había llegado aún. En agosto de 2019, Mariana, la mamá de Santiago, se suicidó. Él mismo se encargó de contarlo en un vivo de Instagram con su amigo Lucas Spadafora.

La peor noticia, el suicidio de su madre Mariana

Rafael y Mariana, los papás de Santi Maratea.

En agosto de 2019, Santiago Maratea recibió la peor noticia que podía escuchar: el suicidio de Mariana, su mamá. Dos años después, el joven influencer se refirió a este hecho trágico en PH: Podemos Hablar (Telefe) y se quebró al aire. "Ella lo decidió, no lo entiendo y me dolió mucho, pero el gran desafío mío es respetarla a ella que fue muy juzgada toda la vida, por su forma de ser o su entorno que juzgaba tanto", aseguró.

En un segmento del programa donde interrogados por Andy los invitados deben decir a qué momento de su vida quisieran volver si fuera posible, el influencer relato que le gustaría volver a hablar con su mamá. "No se me ocurrió mucho pero de base me gustaría volver a hablar con mi vieja, que se murió repentinamente. Uno cuando alguien se va tan rápido quiere 5 minutitos más, como el que se va de una fiesta uan fiesta y no saluda…", comenzó diciendo Santi.

Luego, el conductor quiso saber si le gustaría decirle algo a su mamá o si querría contar como fue, a lo que Maratea contestó: "mi mamá se suicidó". Y agregó: "Para mi eso es muy interesante porque me obliga a incluir en el proceso de la muerte de una madre el respeto, porque ella lo decidió… no lo entiendo yo, me dolió mucho pero el gran desafío para mi es respetarla a ella".

Luego Santi explicó parte de lo que habría sido un padecimiento para su mamá. "Fue muy juzgada toda la vida por su forma de ser o por de dónde era, su entorno juzgaba tanto; yo siempre le dije 'alejate de esa gente que es una mierda', ella era igual eh, ella decía que cómo se viste el de al lado… y yo siempre la banqué con lo que ella decidía, que los vecinos criticaban, y yo le decía para mi es bueno… ".

Y añadió: "Me pasó que en el entierro tuve que hablar, no lo sabía, y estaba toda esta gente y yo decía mirá que injusto porque ellos ahora se van a ir de acá y van a decir 'mirá cómo terminó Mariana, qué habrá pasado'… Y yo la voy aseguir bancando y lo voy a decir por televisión ahora, yo la voy a bancar a mi vieja, hasta siempre. O sea si pudiera hablar con ella de nuevo no le preguntaría por qué lo hizo. Hablaría como lo hice siempre y trataría de conocerla un poco más. La conocía mucho igual, pero conocer a veces ayuda a respetar. Y a mi me gusta pensar que algún día voy a entender lo que pasó y va a ser muy sabio seguro".

Después estuvo ayudando a la comunidad Wichi en Salta. Gracias a su iniciativa solidaria en 24 horas logró el objetivo de recaudar 2 millones de pesos para donar una ambulancia a a esa comunidad. Luego consiguió más ayuda y llegó a Salta con dos camionetas y 30 cajas de donaciones.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig