¿Puede un animal de apoyo emocional viajar a bordo de un avión?

Hamlet, una cerdita estadounidense de apoyo emocional, abrió el debate: ¿qué tan importante es?

En Estados Unidos es muy común encontrarse con pasajeros que llegan al aeropuerto acompañados de su amigo peludo, la justificación es simple: ellos alivian sus ansias durante el vuelo.

Pero… ¿qué pensarías si tu compañera de asiento es una cerda barrigona de 70 libras? Hamlet, animal de apoyo emocional de la estadounidense Megan Peabody (31 años), provocó opiniones cruzadas en los usuarios sobre el impacto que causa en la tripulación aérea.

Lo que lleva a cuestionarse: ¿qué tan importante es para el dueño un animal de apoyo? ¿Es lo mismo que un animal de servicio?

No, no lo es. Los animales de servicio ayudan a las personas con discapacidades o brindan terapia a aquellos que padecen problemas en su salud mental, además, están entrenados especialmente.

En cambio uno de apoyo emocional no necesita realizar nada en particular, solo su presencia es importante, ya que esa familiaridad es lo que alivia el pánico. Generalmente son fieles compañeros de personas con estrés postraumático, trastorno de ansiedad, entre otras.

Sin embargo para abordar el avión es necesario hacer un trámite, el viajero debe presentar la carta de un profesional con licencia que trate la salud mental. La misma debe exponer el problema que presenta el paciente sin la necesidad de indicar detalles.

Megan Peabody siente que sus razones para llevarlo a bordo son legítimas y como si fuera poco… Hamlet es famoso por su buen comportamiento e incluso recibe un trato especial por parte de la tripulación.

¿Qué establece el Departamento de Transporte de Estados Unidos con respecto a ellos?

Los animales de apoyo emocional se pueden llevar en cualquier vuelo con base en el país. Previamente la compañía puede solicitarle a los pasajeros registros de evaluación del comportamiento y formularios de salud para su animal.

Si la aerolínea considera que este representa una amenaza para los demás, está en todo su derecho de rechazar el abordaje.

Ir Arriba