Volvió Terminator… y ¡es una mujer!: Linda Hamilton la rompe toda

LINDA HAMILTON
Como Sarah Connor, la actriz de 62 años vuelve al ruedo con Terminator: Destino Oscuro. La misma magia, el reencuentro con Arnold Schwarzenegger y un film que va camino a convertirse en (otra) leyenda.
LINDA HAMILTON

Se convirtió en leyenda como Sarah Connor, una camarera que -sin quererlo- se terminó transformando en una de las primeras heroínas del cine de acción Hollywoodense.

Fue en 1984 cuando, de la mano de Terminator, Linda Hamilton se hizo conocida a nivel internacional. Y tal fue el éxito que la rubia se consagró en Terminator II: El Juicio Final en 1991 dejando a muchos con ganas de más.

Porque, en tiempos donde reinaba Meg Ryan y actrices delicadas y las comedias románticas, Linda fue más allá.

LINDA HAMILTON

Sin embargo, a pesar de las luces de la fama y mientras su compañero Arnold Schwarzenegger hacía su vida (con etapas que fueron desde transformarse en parte de la familia Kennedy y convertirse en gobernador de California) fuera del set Linda luchó por décadas con un trastorno bipolar. Fue el causante, entre otras cosas, que la llevó a divorciarse del actor Bruce Abbott a fines de los ’80.

A nivel profesional, tras el boom de Terminator, Hamilton buscó alejarse el rubro de acción y protagonizó la serie de tevé La Bella y la Bestia‘ por el que ganó un Globo de Oro. Parecía abrirse otro camino, lejos del icónico “I’ll be back”.

Mucha agua bajo el puente

De alguna forma, la actriz se convirtió en la tercera en discordia en el matrimonio entre James Cameron (director de Terminator 2, el mimo de Titanic) y Kathryn Bigelow (la primera cineasta en ganar un Oscar por The Hurt Locker). Ya con Cameron divorciado, juntos tuvieron una hija, Josephine.

Fue Linda quien pasó a su lado el éxito por Titanic a principios de los ’90 hasta que descubrió una infidelidad de James Cameron.

Esta vez llegó a las primeras planas no por su actuación, sino por las cifras millonarias que alcanzó ése, su segundo divorcio.

LINDA HAMILTON

Una que sepamos todos

Fue entonces que decidió mantenerse en las sombras con solo algunos pocos filmes como Testigo en Silencio (1994). Ella, que nunca fue una celebrity con pasta de “Hollywood” vivió todo este tiempo en Nueva Orleans, alejada del bullicio, el caos… pero también del trabajo.

Recién hoy, con 62 años, Linda Hamilton vuelve a escena y lo hace con su primer amor: con Terminator: Destino Oscuro y un papel que marcó su vida.

Puede interesarte

La actriz no solo se reencuentra con su coequiper, un Schwarzenegger que se mantiene (al igual que ella) impecable sino también con Cameron, su ex, a cargo del guión. Se dice que Hamilton no estaba segura de “volver” pero darle un buen cierre y sostener a Terminator como leyenda era un buen plan.

Así, vuelve y más poderosa y efectiva que nunca. “Me encanta que me hayan dejado interpretar a alguien de mi edad”, señaló la actriz.

Dirigida por Tim Miller (Deadpool) ya se comenta que se convirtió en uno de “los” estrenos del semestre. Acción pura. Nada de un revival débil y nostálgico. Justo lo que Linda quería.

LINDA HAMILTON

Ir Arriba