Fit

Alimentación: cómo reconocer los productos con “etiquetas limpias”

Los consumidores cada vez tomamos más conciencia del cuidado del medio ambiente, la salud y la sustentabilidad. Cómo detectar las etiquetas que indican que tenés en la mano un alimento libre de aditivos químicos, edulcorantes y otros ingredientes artificiales.

En pleno siglo XXI, la tendencia mundial es volver a las bases: consumir productos orgánicos, sustentables, simples y naturales. Si bien durante muchos años se priorizó el precio y el sabor de los alimentos, actualmente prestamos especial atención a la hora de leer tablas nutricionales o investigar de dónde proviene (y cómo fue manipulado) todo lo que se lleva a la boca.

“Como se está tomando conciencia de que la mejor medicina es una alimentación sana, cada vez son más los consumidores que buscan opciones de comidas sanas y naturales, libres de aditivos químicos, bajos en sal, bajos en azúcar, bajos en grasa, libres de gluten, ricos en fibras, entre otras características -explican desde Laboratorios Amerex Argentina, empresa pionera en la aplicación de microbiología en la industria alimenticia y otras industrias- Este fenómeno en pleno crecimiento es lo que moviliza la tendencia a las ´etiquetas limpias´, como así también, las llamadas ´etiquetas éticas´que tienen que ver con el cuidado del medio ambiente y la salud, sustentabilidad y mínimo proceso”.

Las “etiquetas limpias” empiezan a ganar adeptas en el súper. Foto: 123rf.

Si bien esta tendencia viene haciendo mucho ruido en Estados Unidos y Europa hace varios años, en la Argentina recién ahora aparece como un nuevo paradigma que vino para quedarse. En respuesta a esta necesidad de los consumidores de comprar real food (o “comida real”), los fabricantes encontraron una serie de mensajes y detalles en sus etiquetas para que todos puedan reconocer cuándo están frente a un alimento de buena calidad nutricional.

Cómo identificar las etiquetas limpias

  • La misma debe proporcionar información clara, limpia, entendible y precisa sobre los ingredientes que componen el producto (hoy en día podemos observar que la declaración “No contiene Aditivos/Conservantes”, acompaña a uno de cada cinco lanzamientos de nuevos productos).
  • La etiqueta debe estar “limpia” de información que no agrega valor y debe ser posible de leer y comprender, sin necesidad de traducción.
  • La lista de ingredientes debe ser lo más corta posible y sin aditivos químicos. La industria agroalimentaria se ha dado cuenta y ha empezado a reducir el número de ingredientes utilizados en sus alimentos procesados, sin que se afecte el sabor, la textura, la vida útil y los beneficios nutricionales.
  • Muchas empresas han creado “listas de ingredientes inaceptables”, dentro de las cuales se incluyen diversos aditivos sintéticos. Y, como alternativa, han surgido variantes de origen natural que proveen una solución eficaz. Un ejemplo de esto son los antioxidantes naturales, como el romero que se ha utilizado históricamente para mejorar el sabor y para inhibir el deterioro oxidativo en los alimentos, grasas y aceites.
  • El uso de nitratos/nitritos que se utilizan mucho en la industria frigorífica para mejorar y conservar el color de los productos cárnicos procesados y lo que es más importante, preservar la calidad sanitaria. La buena noticia es que estos productos sintéticos pueden ser reemplazados por extracto de apio. Naturalmente el apio contiene altos porcentajes de nitratos y se están logrando desarrollos de extracto de apio desodorizado para no transmitir su característico sabor, a productos que no lo requieren.

Notas relacionadas

Bitnami