News

Coronavirus: 5 maneras de evitar tocarte la cara (y contagiarte)

En tiempos de pandemia, cada pequeño gesto que podamos hacer para detener la avanzada del virus, cuenta. Evitar tocarnos la cara es uno. Pero ¿cómo dejar de hacerlo?
Tocarte la cara, parte inevitable de nuestros días. Cómo podés evitar el contagio, con algunos tips. Foto: 123RF

Como todo: basta con que nos digan que no debemos tocarnos la cara para que nos entren unas ganas infrenables. ¡Pero no! La manera más rápida de contagiarnos el Coronavirus es justamente por eso.

No estamos solos. Es natural que nos toquemos la cara con las manos varias veces al día. Los especialistas sugieren que ayuda a reducir el estrés y a calmarnos, que es algo que traemos desde bebés.

Hasta un estudio de la Universidad de Sidney observó que las personas estudiadas se tocaban la cara 23 veces ¡por hora!

El 44% de las veces ese contacto iba directo hacia boca, ojos y nariz: justo donde no debemos tenerlo para evitar que el virus entre en nuestro cuerpo.

Así, evitar tocarte la cara podría llegar a salvarte la vida. Cortar con el hábito de de repente no es fácil, pero estas son algunas cosas que podemos hacer.

1. Nuestro mejor amigo, el antebrazo

¿Te molesta algo? Usá el antebrazo. No te toques la cara con las manos. Las manos son las que tocaron picaportes y objetos que pueden estar contaminados.

Evitá el contacto con las manos, son la manera más fácil de pasar el virus.

2. Anteojos antes que lentes de contacto

Retomá tus viejos y queridos anteojos. Dejar de lado por un tiempo las lentes de contacto es una manera de evitar un toqueteo innecesario a la hora de colocártelos, sacártelos o hidratarte.

3. Menos makeup

Cosas que nos permite el home office: al quedarnos en casa, usar menos maquillaje evita tener que nos toquemos la cara tan seguido. Ni al ponerlo, ni al demaquillarlo.

4. Pañuelos descartables

Tocarte la cara seguramente te la vas a tocar. Así que si podés evitar hacerlo directamente, acordate de poner un pañuelo descartable entre tu cara y tus manos. Como cuando éramos chicos y amenazaban con ponernos guantes para que nos nos rascáramos con varicela.

5. Las manos donde las veas

Dicen que una buena manera de evitar tocarte por costumbre es mantener las manos apoyadas en el regazo cuando estés descansando. Así, cuando te den ganas, posiblemente lo pienses dos veces. Nada de manipularlas y gestualizar de más, es tiempo de bajar un cambio.

Y, si lo vas a hacer, te vas a tocar… ¡Asegurate de tener las manos limpias! Lavátelas con agua y jabón durante 20”. Alcohol en gel si estás en la calle y no podés hacerlo. Volvé a lavarlas siempre después de sonarte la nariz o de estornudar.

Notas relacionadas