Planta fantasma: la suculenta fácil de cuidar que cambia de color y decora tu casa – Revista Para Ti
 

Planta fantasma: la suculenta fácil de cuidar que cambia de color y decora tu casa

Similar a la clásica Echeveria, esta suculenta mexicana gana terreno y se posiciona como una de las plantas de moda para decorar interiores y exteriores. Conocé todo sobre sus cuidados y mirá como incorporarla. ¡Es divina!.
Deco
Deco

Todo es ventaja cuando se trata de suculentas. Y es que además de ocupar un rol casi protagónico dentro de la lista de plantas de moda, no necesitan de muchos cuidados como otras especies y se adaptan tanto al interior como al exterior.

Si bien las hay de todas las formas y muy originales, la planta fantasma se consagra como una de las favoritas para decorar cualquier rincón gracias a sus bellísimas hojas carnosas de color gris-rosado y a su forma de roseta. Además, al ser originaria de ambientes muy áridos, es muy resistente y fácil de multiplicar.

Es muy decorativa y súper fácil de cuidar. Foto: Pinterest

Graptopetalum paraguayense (su nombre científico) tiene la particularidad de cambiar de color según la iluminación: si se ubica en un lugar sombrío, su follaje será gris-azulado, pero si se coloca en uno soleado, sus hojas serán rosadas.

Miembro de la familia Crassulaceae y perteneciente al género Graptopetalum, la planta fantasma es ideal para principiantes y suele medir unos 20-40 cm de alto, lo que la convierte en una opción perfecta para decorar pequeños rincones o en combinaciones con otras suculentas.

Si bien es muy similar a la clásica Echeveria, su principal diferencia radica en que sus tallos son más 'largos' y sus hojas más gruesas. Foto: Pinterest

Cómo cuidar la planta fantasma

  • Luz: necesita una exposición solar parcial o directa (si no recibe la cantidad suficiente sus hojas se caerán).
  • Ubicación: en interiores se recomienda colocarla cerca de una ventana o en un lugar que reciba una buena dosis de luz natural la mayor parte del día, y en exteriores a pleno sol.
  • Temperatura: prefiere las más cálidas y constantes que oscilen entre los 20 °C y los 28 °C. Se recomienda evitar aquellas inferiores a 10 °C ya que podría no resistirlas.
  • Riegos: gracias a su capacidad de regular la distribución del agua, no necesita de riegos frecuentes. Durante el verano se recomienda hacerlo una o dos veces por semana, pero el resto del año, bastará con humedecerla un poco una vez cada 15 días y únicamente cuando su tierra luzca completamente seca. 
El color de sus hojas puede cambiar de color según el tipo de iluminación. Foto: Pinterest
  • Sustrato: es fundamental elegir uno con un buen drenaje que evite los encharcamientos.
  • Fertilizante: si bien no es necesario, si se desea, se le puede aplicar abono específico para suculentas durante los meses de primavera y verano.
  • Reproducción: se puede reproducir por hojas y esquejes de una manera fácil.
Se adapta tanto a interiores como a exteriores. Foto: Pinterest

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig