Emily in Paris: tras el éxito en el mundo, en Francia la llenaron de críticas

La serie de Netflix no cayó para nada bien en los franceses por sus “clichés”.

“Emily in Paris”, la serie de Netflix protagonizada por la actriz y modelo británica-estadounidense Lily Collins, está siendo vista en muchísimos lugares con gran aceptación. Sin embargo, y quizá paradójicamente, en Francia no ha sido muy bienvenida.

El personaje de Collins se desempeña en industria del marketing y la publicidad y sus creadores han buscado generar una perspectiva común de las producciones norteamericanas sobre cómo se vive en una de las ciudades más visitadas del mundo. Pero, al parecer, sin demasiado éxito.

Las críticas de la prensa

“Rara vez hemos visto tantos clichés sobre la capital francesa desde los episodios parisinos de Gossip Girl o el final de El diablo viste de Prada”, señala RTL.

En Emily in Paris aprendemos que los franceses son ‘todos malos’, que son vagos y nunca llegan a la oficina antes de que acabe la mañana, que son insinuantes y no están ligados al concepto de la lealtad, que son sexistas y retrógrados y que, por supuesto, tienen una relación cuestionable con la ducha. Sí, no se ha perdonado ni un cliché, ni siquiera los más leves”, se explaya el Premiere.

“Los guionistas deben haber dudado durante dos o tres minutos si poner una baguette bajo el brazo de cada francés, o incluso una boina para distinguirlos. En la otra cara de la moneda, todos fuman cigarrillos y flirtean a muerte”, dice Sens Critique.

Esas, sólo algunas de las duras críticas que aparecen en los medios respecto de “Emily in Paris”. Así es que, muy probablemente, los franceses no estén interesados en la segunda temporada de la serie de Netflix.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba