Entrevista exclusiva a María Valenzuela: “Tenemos que pensar que en algún momento las cosas van a cambiar”

La actriz está aislada porque tiene EPOC y efisema, condiciones que la catalogan como persona de riesgo con respecto al covid. Sin embargo, se hizo un cambio de look que la renovó por completo y desde su lugar alienta a seguir teniendo esperanzas y a no bajar los brazos.

María Valenzuela, desde su casa, y al lado de sus plantas, le dio esta nota a Para Ti. Foto: gentileza María Valenzuela.

Su cambio de look fue todo un éxito. María Valenzuela (64) tenía el pelo largo y blanco. Cuando abrieron las peluquerías, con todos los recaudos pertinentes porque es una persona de riesgo frente al coronavirus, se fue hasta lo de Christian Rey, su estilista, y decidida le pidió que le cortara el pelo.

“La decisión tuvo que ver con que en esta cuarentena me pasaba todo el tiempo con el pelo atado, con una colita, y se caía, veía pelos largos por todos lados… Y ya tenía la idea de cambiar. Así que fui a ver a Christian y le dije: “cortito, cómodo, práctico, que me lo lave fácil en la ducha y que no me lleve tanto trámite”. A él le encantó, a los peluqueros les encanta meter tijera…Y me preguntó si me animaba a un cambio de color. No es ocre, ni caramelo: es como bronce”, le cuenta a Para Ti.

El cambio de look la renovó por completo. Fotos: IG

Y aclara: “Todo el público sabe que soy totalmente cambiante en mi look. He pasado por todos los cortes, por todos los colores. El único que nunca probé fue el negro azabache, pero nunca me lo hice porque endurece demasiado los rasgos. Pero llegué a tener tres colores en el cabello cuando hacía “Tres minas fieles” con Moria Casán y Nora Cárpena, donde yo hacía de rockera”.

Así de largo tenía el pelo antes de cortárselo. Foto: IG

Mirá la reflexión que nos dejá María con respecto a la pandemia (N.deR:: el video se cortó al final cuando ella se refiere al proverbio chino de que “todo pasará”)

Su voz ronca de tantos años de cigarillo se escucha cansina. “Estoy con un problema en la mandíbula, del lado derecho, le llaman el macetero… Se me inflamó. Cada vez que como, mastico, se me hincha, ya tomé un antiinflamatorio y estoy usando un mordillo para dormir a la noche. Aprieto mucho los dientes”, comenta.

Vivir aislada

¿Cómo estás atravesando esta cuarentena?

Tengo EPOC, efisema, soy una persona de altísimo riesgos… Tengo bronquitis crónica, estuve internada por neumonía. Estoy totalmente aislada. No puedo tener contacto con nadie.

¿Seguís fumando a pesar del EPOC?

Sí. Es una adicción, así como el alcohol, como la obesidad, el tabaquismo es una enfermedad. Imaginate encerrada tantos días y tratar de dejar de fumar sería una locura… Caminaría por las paredes o me daría la cabeza contra la pared.

¿Estás totalmente sola?

Sí, estoy aislada por un tema de salud. Lo llevo mirando películas, series, estoy estudiando “Eva y Victoria” (parece que se va a estrenar en algún momento por zoom), juego al Super City que es un juego de Facebook, me distrae mucho, me despeja la cabeza… Estoy sola. Los chicos casi no aparecen. La única que viene es Malena, a distancia y con barbijo. Nos manejamos por el grupo familiar o por video llamadas.

¿Y qué hacés para pasar el tiempo?

Para pasar el tiempo duermo, como cuando tengo hambre. No tengo horarios. Me puedo levantar a las 6 de la mañana, me puedo acostar a las 8 de la noche, a las 7 de la tarde ya cenar… Tengo todo trastocado. Escucho mucha música, la televisión para mí no existe. No miro nada. Pongo You Tube en la tele y escucho música de todo tipo.

Morir sola sin poder abrazar a los seres amados

¿Te da miedo el coronavirus?

No me da miedo el coronavirus. Lo que me da miedo es morirme sola, que me infecte y muera sola, sin poder abrazar ni besar a mis hijos, amigos, a mis seres amados... La muerte creo que es un paso más a otro plano. Le tengo miedo a la muerte de seres amados, pero a la mía, no. Tengo la esperanza de que hay algo mejor y que me voy a encontrar con muchos seres amados que perdí.

¿Cómo te mantenés, de qué estás viviendo hoy?

Me mantengo con lo que pude ahorrar el año pasado en el teatro cuando estábamos haciendo “Cien metros cuadrados”, y algo de SAGAI que cobro.

María hoy, en su casa. Foto: captura de video.

¿Te pondrías al frente de un programa como lo hizo Solita Silveyra con “Mujeres del Trece”, por ejemplo?

No, en este momento le escapo a la televisión. Además prácticamente no la veo. Al principio del coronavirus estaba todo el tiempo con las noticias. Me generaba angustia. El otro día se me ocurrió ver después de mucho tiempo un noticiero y vi que había más de 10 mil muertos y dije no. Prefiero no estar en la televisión. Prefiero estar en el teatro.

En el teatro con “100 Metros Cuadrados”, la última obra que hizo. Foto: IG

¿Qué va a pasar con “Eva y Victoria”, la obra de teatro que estabas preparando antes que comenzara la cuarentena? ¿Tenés idea?

Si te pudiera contestar… No sé. Hay muchas dudas. Hay gente que duda de la temporada de verano. La idea era hacer dos veces por semana Mar del Plata y el resto, en el teatro Astros de Buenos Aires, pero la verdad no sé cuándo abrirán los teatros y los espectáculos.

Fuiste la que instauró la frase “Aguante la ficción, carajo”, y alguien siempre la sigue repitiendo en la entrega de los Martín Fierro. Hoy más que nunca cobra sentido. ¿Qué dirías hoy al respecto?

Y sí. Que siga aguantando. Pero cada vez había menos ficción antes del coronavirus. mucha lata. Eso le sale barato a los canales y le quita trabajo a los actores argentinos.

Dar batalla

Vos que siempre diste pelea, caíste y te volviste a levantar tantas veces en tu vida, ¿qué le dirías hoy a alguien que perdió las esperanzas, las ganas de vivir, que la está pasando mal?

Puede interesarte

Que no baje los brazos. Siempre hay una pequeña luz, una ventana para abrir. Que uno se puede caer cien veces y se puede levantar cien veces más. No se pierdan las ganas de vivir y las esperanzas que en algún momento las cosas van a cambiar. Eso tenemos que pensar.

Una de las imágenes que María subió a su cuenta de Instagram en esta cuarentena.

El otro día en Volver pasaron la película que hiciste con Sandro… ¿Sos de volver a mirar aquellas películas que hiciste?

No las miro. Rara Vez. Pero la de Sandro, “Subí que te llevo”, parece que tiene mucho éxito. Muy buen rating porque la han pasado como 70 mil veces. Pero no soy de mirar trabajos anteriores.

Con Sandro en “Subí que te llevo”. Foto: IG

¿Cuál de tus trabajos fue el que mayor gratificaciones te dio? ¿Alguno te decepcionó?

Todos los de Migré fueron muy gratificantes. Cuando me dio la oportunidad de protagonizar junto a Arturo Puig en “Pablo en nuestra piel”, fue el summum. Además tuvo muchísimo rating y anduvo muy bien. Después te diría “Campeones de la Vida”, un personaje me dio un Martín Fierro y del cual nació el “Aguante la ficción”. Y “Primicias” al año siguiente que me dio otro Martin Fierro.

Tengo cincuenta y pico de años de profesión, pasó mucha agua bajo el puente, hay muchos trabajos que me dieron satisfacciones. ¿Alguno que me haya decepcionado? No. Siempre le puse lo mejor. Más allá de no estar convencida con el personaje, traté de defenderlo, de ponerle todo mi corazón, mis ganas, el amor.

María es muy unida a su hija, Malena. Foto: IG

Si pudieras elegir, ¿hay alguna de las experiencias que hayas vivido que quisieras borrar de tu vida?

Sí,por supuesto hay mcuhas cosas que quisiera borrar. Una de las cosas que quisiera borrar es el ACV que tuvo mi hija, que realmente fue una experiencia muy dolorosa, muy incierta. Malena tenía el un 1 por ciento de probabilidades de vida. Realmente entre la ciencia, la fe pudieron sacarla a Malena adelante y yo acompañándola desde mi pequeño lugar. Podríamos decir que fue un milagro.

Sus tres hijos, Juan, Malena y Julián. Foto: IG

¿Qué creés que nos va a dejar este tiempo de pandemia que estamos viviendo?

Nos va a dejar ser más respetuosos con la salud. Cuidarnos un poco más. Evidentemente vamos a tener que cambiar las formas, ya las estamos cambiando, el saludo con el codo, mantener la distancia. Es como que nos separa mucho en algún lugar y nos une otro tanto en otro aspecto. Pero hasta que no salga la vacuna vamos a seguir viviendo de esta manera.

A mí me encantaría que volvieron a abrir los teatros. No sé si la gente tendrá miedo de ir al teatro, pero necesita distraerse. Hay gente apasionada del teatro y lo tiene como una necesidad.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba