Lifestyle

Escapadas con estilo

Es tiempo de renovar la energía antes de que empiece la vorágine de fin de año. Te proponemos tres escapadas para descansar y reconectar.

No hay excusas: fue un año agobiante y es clave hacer una pausa para reencontrarse con uno mismo, cortar la rutina con una escapada en pareja o hacer un pequeño viaje familiar de diálogo y diversión.

¿Muchos días? ¡Salta en familia! El Norte es uno de los destinos predilectos del país. Y no es para menos: tiene cerros coloridos, una historia apasionante y tradiciones mágicas. Vale la pena hacer esta escapada.

Aunque las montañas llamen, la ciudad se impone como un buen punto para hacer base y, desde ahí, hacer excursiones a lugares espectaculares como Cachi, la Quebrada de las Conchas (ya casi llegando a Cafayate) o incluso, subir hasta Jujuy (la feria de Purmamarca y Hornocal merecen esos kilómetros de ruta).

Pero también, para quienes prefieran hacer paseos más cortos, Salta ofrece un mundo de opciones. Ubicado en el centro y con vistas privilegiadas a los cerros el Hotel Brizo Salta es una buena alternativa de alojamiento. Está muy cerca de la Iglesia de la Candelaria de la Viña a pocas cuadras del centro donde el recorrido obligado incluye la catedral, la plaza -con sus naranjos- y el Museo de Arqueología de Alta Montaña.

Un pendiente, muy cerca de casa. Son sólo unos pocos kilómetros y, aunque los porteños ya naturalizamos recorrerlos para ir a recitales (el Estadio Único es uno de los spots preferidos de los artistas internacionales), sólo unos pocos se toman el tiempo de conocer La Plata (que, por alguna razón se está convirtiendo en un destino de lujo para una escapada).

La emblemática Catedral -dedicada a la Inmaculada Concepción-, el teatro Argentino y la asa de Gobierno son escalas imprescindibles para quienes visitan por primera vez la ciudad.

En Avenida 51 y Calle 9 el Hotel Grand Brizo La Plata invita a conocer la capital bonaerense. Y con un mágico sky bar se impone como lugar privilegiado para descansar tanto para quienes van a la ciudad de las diagonales por trabajo. Con más de 100 habitaciones, el hotel es una buena alternativa incluso para quienes se movilizan por un recital o un partido de fútbol: evitar manejar de noche y darse un gusto… ¿Por qué no?

¡Turista en mi ciudad! ¿Por qué no? Cada vez son más los que dedican una mañana, una tarde o un par de días para conocer los rincones secretos (y no tanto) de Buenos Aires. De hecho, ¿Por qué no vivir la experiencia completa durmiendo en un hotel en el centro de la ciudad y con vista al Obelisco? Grand Brizo Buenos Aires puede ser una opción.

El tour podría comenzar, por ejemplo, un sábado a la mañana disfrutando arte al aire libre. Conviene elegir un barrio: San Telmo, Colegiales o Chacarita, entre otros, tienen un universo de colores para descubrir. cada vez hay más paredes intervenidas por artistas reconocidos internacionalmente. Más allá del gusto personal, son obras que merecen ser compartidas en redes sociales.

Los amantes de la moda pueden hacer un rato de shopping por Palermo Soho es imprescindible (o quizás, por los outlets de Villa Crespo). Mientras que los que disfrutan al aire libre seguramente opten por meterse en el Rosedal o recorre alguno de los múltiples parques del distrito.

¿Algo muy porteño? ¡Librerías y tiendas de vinilos! La Avenida Corrientes es un must si sos fan de la música o lector empedernido. Vas a encontrar de todo ahí: clásicos, nacionales y hasta podrías tener la suerte de ver una de esas ediciones imposibles de conseguir perdida en alguna batea de usados.

Ya en el centro, es hora de disfrutar del atardecer en una terraza. Sobre Cerrito, Cielo Sky Bar Grand Brizo Buenos Aires ofrece vistas espectaculares de la 9 de Julio. Es una pausa necesaria para disfrutar de la calma aun estando en uno de los lugares más caóticos de la ciudad.

Es verano y probablemente la noche esté ideal para salir: puede ser teatro (es sabido que la cartelera porteña se destaca por su diversidad), algún lindo restaurante por Puerto Madero o una de las múltiples cervecerías que hay en distintos barrios. Sí, si el tiempo fue aprovechado, quedarse en la ciudad también vale como escapada.

.

Notas relacionadas

Bitnami