La historia siniestra detrás de la nueva mansión de Meghan y Harry

La casa que compraron y donde ya viven desde hace algunas semanas los Duques de Sussex y el pequeño Archie tiene un pasado oscuro. Su exdueño, el magnate ruso Sergey Grishin, conocido como Scarface, hizo que su esposa viviera un infierno.

Meghan y Harry ya viven en su palacio privado. Foto: Fotonoticias.

Desde hace ya un mes, Meghan, Harry y el pequeño Archie se instalaron en su nueva mansión, por la cual pagaron 14.65 millones de dólares. Con 1.734 metros sobre un terreno de dos hectáreas, 16 baños y dos dormitorios, más un parque con jardines escalonados y estanque propio, los duques de Sussex tienen su propio palacio privado.

La nueva mansión de Meghan y Harry oculta un oscuro pasado. Foto: Fotonoticias.

Así y todo Meghan y Harry compraron la propiedad con cierto descuento. El dueño anterior, el empresario ruso Sergey Grishin, la había adquirido en 2009 por $ 25,3 millones y recientemente había intentado venderla por $ 34 millones.

Acá viven desde hace un mes, Meghan, Harry y Archie. Foto: Fotonoticias.

Pero nunca imaginaron el escándalo que escondía su nueva propiedad. Según el periódico británico “The Sun”, Grishin ha sido acusado por su ex, Anna Fedoseeva, de violencia doméstica y extorsión. La mujer asegura que ella y su ex socia comercial, Jennifer Sulkess, recibieron amenazas de muerte por parte de este hombre.

Sergey Grishin y Anna Fedoseeva, ex dueños de la mansión donde vivne Meghan y Harry. En la foto, se los ve felices.

El magnate ruso, más conocido como Scarface, vivía allí con su mujer, Anna Fedoseeva. Fue ella quien salió a denunciarlo públicamente ahora que Meghan y Harry son los nuevos dueños de la mansión.

Tildó a su exmarido de “peligroso”: “Puso mi vida en el infierno: violencia doméstica, asaltos, prisión, amenazas para mí y todos mis seres queridos”, aseguró la mujer.

Y le dedicó un especial mensaje a Meghan: “La única razón por la que sigo viva es mi abogada Ekaterina Dukhina, quien consiguió mi liberación y mi total absolución en Rusia. Meghan está haciendo lo mismo. Lucha por los derechos de las mujeres. No te detengas. Todo abusador debe ser responsable de sus acciones“.

Otra imagen de los ex dueños de la mansión. Luego llegó la violencia y las amenazas de muerte.

Grishin, de 54 años, desmiente haber cometido violencia doméstica contra su exmujer. Sin embargo, los documentos judiciales revelan que está acusado de apuntar con un arma a la cabeza Anna Fedoseeva y de romperle los dientes durante una golpiza.

Anna sostiene que los duques de Sussex no tendrían que haber comprado la propiedad por la historia que esconde pero aclaró que cree que Harry y Meghan no sabían sobre su expareja. Ella sostiene que fueron sus asesores los que mostraron una “falta de diligencia debida” sobre la compra.

“Incluso una simple búsqueda en Google habría llevado a registros judiciales que contenían horribles acusaciones contra Sergey”, aclaró Anna.

La foto de Anna Fedoseeva tras ser golpeada por Grishin.

Todavía temo por mi vida. No creo que sea prudente que nadie se rodee de Sergey Grishin”, enfatizó.

Anna dice: “Meghan lucha por los derechos de las mujeres, pero en mi caso eso significa simplemente estar viva”.

Anna dio declaraciones a la prensa inglesa desde un lugar no revelado en Rusia (por temor a su exmarido), conoció a Grishin en 2015 y se casaron dos años después.

Se mudó con él a California, pero su matrimonio se vino abajo a principios de 2018 cuando, dice Anna, Grishin pirateó su computadora y descubrió fotos de ella con su amiga Jennifer Sulkess.

Puede interesarte

Anna dijo que la acusó de tener una aventura lésbica y la demandó en 2018, alegando que intentaron robarle una fortuna. Él enloqueció de celos y pidió el divorcio al mes siguiente. Según los documentos judiciales, amenazó de muerte a las dos mujeres. En los mismos documentos, él se refirió a sí mismo como una “máquina de matar” en “modo de destrucción total”.

Aparentemente en junio de 2018 él habría invitado a Anna a un departamento, sacó una pistola con silenciador, le dijo que la mataría y le ordenó que se desnudara. Fue en ese momento en el cual pelearon y él le asestó un golpe tan violento en su cara que le partió los dientes.

Tanto Anna como Jennifer sacaron órdenes de restricción. “Nos resulta desgarrador que Harry y Meghan hayan comprado su villa”, asegura ahora Jennifer en “The Sun”. “Lo último que alguien debería hacer es financiar a una persona así. Deberían haber hecho un seguimiento a Sergey antes de comprar su casa. Es muy difícil para nosotras pensar que Meghan, que es una gran defensora de los derechos de las mujeres, ahora va a vivir allí. Deberían haber sido nuestros aliados, no sus compradores“.

Anna dice que no estaría viva si no fuera por su abogado. Grishin también está involucrado en acciones legales con su exprometida Catherine Loginova, con quien se enganchó después de separarse de Anna.

La ex de Grishin aclara que de no haber sido porque Meghan y Harry compraron la mansión, nunca se habría sabido del infierno que ella vivió allí.

Construida en 2003, la casa principal de estilo mediterráneo incluye una biblioteca, gimnasio, saunas secas y húmedas separadas, ascensor, sala de juegos, sala de juegos y home cinema. También hay una casa de huéspedes independiente con dos dormitorios y baños. La propiedad tiene una “casa de té”, una “cabaña para niños” y terrenos excepcionalmente cuidados que cuentan con jardines de rosas escalonados, olivos centenarios y cipreses italianos. ¿Quién podría imaginar que allí, en ese paraíso, alguien vivió el infierno?

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Ir Arriba