La fuerte experiencia de Agustina y Mary Alice en su lucha contra el cáncer de mama: historias que «sanan» en el centenario de LALCEC – Revista Para Ti
 

La fuerte experiencia de Agustina y Mary Alice en su lucha contra el cáncer de mama: historias que "sanan" en el centenario de LALCEC

La detección temprana es la clave para vencer el cáncer de mama es lo que quiere destacar LALCEC (Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer) que está cumpliendo 100 años desde que Helena Larroque de Roffo, una joven enfermera, decidiera fundar la institución. En el marco de este centenario, la historia de superación de Agustina y Mary Alice. Ellas vencieron a la enfermedad y cuentan su experiencia para ayudar a otras mujeres que enfrentan el diagnóstico. 
Lifestyle
Lifestyle

Cuando la enfermera Helena Larroque de Roffo decidió fundar LALCEC (Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer) hace 100 años, un 22 de julio, lo hizo pensando en la idea de sembrar conciencia en la población para que acudan al médico a hacerse chequeos preventivos. Ella notaba que, al momento de la consulta, las pacientes llegaban con el cáncer en un estadio avanzado, lo que hacía más complejo el acceso al tratamiento, a una buena calidad de vida y las posibilidades de superar la enfermedad.

Por eso, hoy, a 100 años de su fundación, LALCEC sigue insistiendo con que la detección temprana es la clave para vencer el cáncer de mama. Y para dar cuenta de esto, la historia de superación de Agustina y Mary Alice es ejemplar.

Agustina Clemente y su 2% de probabilidad de tener cáncer de mama

Agustina Clemente tiene 31 años. Es comunicadora y docente de educación especial. También trabaja como bibliotecaria, por las mañanas. En 2018, a sus 28 años, le diagnosticaron cáncer de mama. Su mamá lo había tenido a los 46, pero ella, aún fuera del rango etario en que se recomienda el chequeo anual mediante mamografía, no se imaginaba que iba a tener que enfrentar la enfermedad. Los controles que se hacía eran los rutinarios, anuales, en la consulta de ginecología.

Agustina enfrentó al cáncer a los 28 años.

Un día, acostada junto a su pareja, notó un bulto en una mama. Fue al médico, se hizo por primera vez una mamografía, y el técnico hizo una apreciación. "Las estadísticas dicen que las mujeres con cáncer de mama tienen más de cincuenta años, pero yo sabía que ese bulto que me había notado no era algo normal. Cuando investigué me enteré que lo que yo tenía era 98% probable que sea benigno, jamás pensé que teniendo la edad que tenía iba a ser parte de ese 2%", relató la mujer.


Aunque el médico le recomendó esperar seis meses más, ella insistió en hacerse una punción: quería sacarse la duda. Se la hicieron y el resultado fue un carcinoma de 1 centímetro y medio. Lo que siguió después fue una intervención en la que le sacaron parte de la mama, y luego los ciclos de quimio y radioterapia.

Agustina creó ¡su proyecto @wikicancerarg, un espacio de información y encuentro para ayudar a otras personas que están atravesando la enfermedad.

Cuando finalmente pudo dejar atrás el tratamiento, a principios del 2019, creó su proyecto @wikicancerarg, un espacio de información y encuentro para ayudar a otras personas que están atravesando la enfermedad. "Siempre que iba al oncólogo veía personas con bastón. Pensé que era la única mujer joven con cáncer, que estaba sola en esto. Decidí crear el proyecto para mostrar que ese dos por ciento es súper grande y que hay esperanza; que somos un montón de personas, dentro y fuera de ese dos por ciento, las que no nos morimos", señaló Clemente.

"Pensé que era la única mujer joven con cáncer, que estaba sola en esto. Decidí crear el proyecto para mostrar que ese dos por ciento es súper grande y que hay esperanza; que somos un montón de personas, dentro y fuera de ese dos por ciento, las que no nos morimos".

Y agregó que "hoy tengo un montón de conocimiento que antes no tenía. Esto de que por no ir al control no dejo de tener cáncer, es importante saberlo, aunque tengamos miedo se trata de eso, de detectar lo antes posible para que las consecuencias sean las mínimas posibles".

Mary Alice Kennedy y la necesidad de hablar de cáncer


Al igual que Agustina, Mary Alice Kennedy también sintió la necesidad de contar su historia. Ella fue diagnosticada de cáncer de mama a los 50 años en un control de rutina. Tras el diagnóstico le hicieron una primera intervención, pero el ganglio era más grande de lo que esperaba. Tuvieron que volver a intervenirla, pero esta vez se enfrentó a una mastectomía, es decir que le quitaron la mama entera.

Mary Alice necesitó hablar del cáncer. Lo contó en Facebook y publicó un libro.

Tras 16 ciclos de quimioterapia, que tuvo que apoyar con vacunas porque le habían bajado demasiado las defensas, le medicaron un inhibidor hormonal, que debe tomar por diez años. Durante todo el proceso ella escribía a través de su página de Facebook. "Recibir el diagnóstico fue tan fuerte que lo primero que me salió fue expresarlo, expulsar para afuera lo que me sucedía por dentro. Me ayudaba a ordenar mi caos", contó Alice.


Ella escribía sobre el día a día, lo que le iba pasando. "Me di cuenta de que de cáncer no se habla. Cuando le contás a una persona, familiares, amigos o desconocidos, el tema se evita, y se evita incluso nombrarlo. Yo necesitaba expresar y ponerle las palabras a lo que estaba viviendo", agregó la mujer, que cuatro años después pudo sintetizar su experiencia en un libro llamado "Confesión de una mujer valiente", que editó junto a su hija.

"Es necesario hablar del cáncer, bajarle a la palabra ese tamaño tan grande que tiene".

"Con la página empecé a recibir muchas devoluciones de personas que estaban pasando por un cáncer y que en mis palabras encontraban lo que les estaba pasando. Eso empezó a darme un contacto con estas personas, y me impulsaba a expresar más todavía todo lo que estaba pasando. Al final de mi proceso hubo una parte muy silenciosa, porque la gente cree que ya estás bien y ya no te pregunta, pero el proceso sigue siendo igual de difícil que el tratamiento", expresó Kennedy.

Agregó que la idea del libro surgió "para compartir la experiencia y hablar del cáncer, bajarle a la palabra ese tamaño tan grande que tiene. Ese fue el punto de partida. Hablemos del cáncer porque nos es necesario, no sólo para quienes pasamos el proceso sino para toda la sociedad".

La lucha desde LALCEC

"Si bien es cierto que no todos los tipos de cáncer presentan síntomas en su fase temprana, es importante prestar atención a aquellos que sí lo hacen y anticiparse realizando los controles anuales correspondientes porque es la única manera de aumentar las probabilidades de supervivencia y la calidad de vida del paciente", aseguró María Cristina Espil, presidenta de LALCEC. Una de las acciones más reconocidas de la institución es el mamógrafo móvil, que recorre el país desde hace más de dos décadas, ofreciendo mamografías gratuitas a mujeres en edad de riesgo y sin cobertura médica.

"En todas las campañas la clave es el seguimiento. Si vos tirás la bomba y escondés la mano, el diagnóstico no tiene sentido", detalló Espil y relató: "nos adaptamos a las épocas y a los cambios científicos que ha habido. Y no nos cansamos de trabajar porque vemos los buenos resultados que tenemos".

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig