Cambios que nos trajo la pandemia (y que no movieron la aguja con respecto a la brecha de género) – Revista Para Ti
 

Cambios que nos trajo la pandemia (y que no movieron la aguja con respecto a la brecha de género)

Javier Elena, coordinador de proyectos de Grow, género y trabajo, analiza las transformaciones que nos dejó la pandemia.
Lifestyle
Lifestyle

En marzo se cumplen dos años del comienzo de la pandemia de COVID-19 que transformó de un día para otro todas las dimensiones de nuestras vidas, entre ellas la laboral. Dos años después, algunas cosas de a poco van volviendo a la vieja normalidad, y otros cambios llegaron para quedarse. Desde Grow, analizamos desde una perspectiva de género la encuesta que hizo Bumeran a trabajadores y trabajadoras de Argentina y Chile, sobre su balance del 2021 y las expectativas que tienen para el 2022.


¿Cambios que llegaron para quedarse?


En su momento, uno de los grandes cambios frente a las medidas de restricción a la circulación, fue la aparición del teletrabajo en la gran mayoría de las ramas. Pero, mientras muchas actividades (vinculadas al ocio, al deporte, a la cultura, entre otras) fueron volviendo a la presencialidad, en muchos trabajos esa vuelta no fue tal. En algunos casos se mantuvo el teletrabajo, en otros se retornó a las oficinas, o se implementó un esquema híbrido. Según la encuesta realizada, en los dos países analizados, los varones han vuelto a las oficinas en mayor medida que las mujeres: en Argentina 76% versus 64%, en Chile 73% frente a 64%. Por su parte, las mujeres sostienen el teletrabajo o las llamadas formas híbridas.


Esto probablemente esté relacionado con las tareas domésticas y de cuidado: al ser en mayor medida las mujeres quienes están a cargo de estas tareas, también son quienes trabajan más desde el hogar, como forma de conciliar sus empleos con las tareas de cuidado no remuneradas.

Según la encuesta de uso de tiempo realizada por Grow en 2020, durante los meses de las mayores restricciones, las mujeres le dedicaban 3 horas y media más a las tareas domésticas y de cuidado no remuneradas que los varones. En Argentina en 2020, en el momento de mayores restricciones, se sancionó la ley de teletrabajo, y estos temas, desde una perspectiva de género, formaron parte de ese debate.


Objetivos y expectativas


Respecto del cumplimiento de objetivos, también hubo diferencias: tanto en Argentina como en Chile los varones sienten haber cumplido más los objetivos laborales que las mujeres. Esto podría vincularse con las menores oportunidades que suelen tener las mujeres para desarrollarse profesionalmente, lo que se conoce como techo de cristal: la existencia de obstáculos para acceder a puestos de liderazgo dentro de las organizaciones.


Como contrapartida, con vistas al 2022, los varones tienen menos planes para capacitarse que las mujeres: en Argentina este número es 83% y 87% respectivamente, y en Chile 71% versus 79%. Ahora bien, esta brecha crece aún más cuando observamos lo que sucede con las personas de otras identidades de género: el 97% en Argentina y el 90% en Chile piensan realizar algún tipo de capacitación. Esto puede relacionarse con la necesidad constante que tienen las mujeres –y las personas de otras identidades de género– de demostrar que están capacitadas para los cargos a los que se postulan.


La pandemia no parecería haber traído ninguna solución para achicar las brechas de género presentes en el mercado laboral. Desde Grow acompañamos a las organizaciones en sus procesos de transformación cultural para lograr espacios de trabajo inclusivos donde todas las personas tengan las mismas oportunidades.

Fuente: Javier Elena, coordinador de proyectos de Grow, género y trabajo

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig