Mindful eating: 5 tips para reducir la ansiedad a la hora de comer – Para Ti
 

Mindful eating: 5 tips para reducir la ansiedad a la hora de comer

¿El estrés que ha reinado desde que comenzó la cuarentena aumentó tu ansiedad por comer? Aquí te proponemos 5 técnicas del Mindful Eating que pueden ayudarte a disminuir esas ganas “aparentemente” incontrolables de abrir la heladera o darle rienda suelta a los antojos.
Fit
Fit

El estrés ha reinado durante la extensa cuarentena y  muchas personas  presentaron trastornos de ansiedad de todo tipo especialmente en los hábitos de sueño y en la alimentación. La especialista en Mindful Eating Maria Elena Ledesma comenta que el 80% de los argentinos ha sufrido de “ansiedad por comer porque ha engordado 1 kilo por mes desde que se inició la cuarentena”. Según Ledesma, al estar dentro de  nuestros hogares estamos cocinando mucho más: “ los sentimientos de miedo, frustración e incertidumbre causados por la situación de Pandemia más la situación de encierro, falta de movimiento y contacto con la luz solar al aire libre han repercutido directamente en nuestra conducta alimentaria (además de en nuestros hábitos de sueño). La manera más fácil de bajar el cortisol que nos produce el estrés o la ansiedad es comer y el Mindful Eating puede ayudarnos.”

Alimentación consciente.

El término “Mindful Eating”, comúnmente traducido como “alimentación consciente” fue creado por la Dra. Jan Chozer Bays en 2009 en la Universidad de San Diego (USA) para designar un programa  específico creado por ella para modificar malos hábitos alimentarios. Maria Elena Ledesma, es una profesional de la  nutrición y  la dietética certificada también en la misma universidad de San Diego que desde hace varios años  se ha dedicado a introducir éstas técnicas y métodos de alimentación consciente en Argentina.

“Alimentación consciente” no tiene que ver exactamente con contar calorías, o puntos o comer o no harinas o carne-dice la profesional en su conocida guía introductoria al MFE.-Es una nueva forma de entender la alimentación que consiste en redescubrir el placer de comer y ayuda a generar los cambios necesarios para adoptar hábitos alimenticios más saludables escuchando al cuerpo y a las emociones”. 

En Mindful Eating se elige lo que mejor se adapta a cada persona como un todo, teniendo en cuenta su realidad “aquí y ahora” para que logre disfrutar la comida manteniéndose atento al proceso de alimentarse.

“Mindfulness” versus “Mindful Eating”.

En sus didácticos posteos de Instagram Ledesma (@naturaliamariaelena ) brinda tips, recetas y reflexiones pero también  aclara esta diferencia de conceptos:  “Si bien Mindfulness como concepto psicológico de “atención plena” puede aplicarse a cualquier aspecto de la vida, el Mindful eating contiene técnicas y postulados específicos, referidos a la alimentación y a los problemas alimentarios”.

¿Quienes pueden practicar Mindful Eating?

  • No existen restricciones de edad, incluso niños es usual practicarlo.  Es ideal para personas que no encuentran la dieta perfecta o pasan por el conocido “efecto rebote”. 
  • Apropiado para aquellos que tienen “antojos” y apetito constante. 
  • Puede ser un gran aliado para complementar cualquier terapia médica que trate desórdenes  o trastornos alimentarios (bulimia, anorexia, etc).
  • Ideal  para aquellas personas que tienen una dieta específica como los celíacos o los diabéticos.

Al prestar atención a las señales que da nuestro organismo al momento de comer con Mindful Eating se podrá  aprender: qué comer, cuándo comer y cuánto comer. Esto permitirá ordenar nuestra alimentación, teniendo en cuenta variables tan personales como  nuestro estilo de vida, esquema de horarios, nivel de sedentarismo, entre otras, que se deben expresar al especialista en la materia al que se haga la consulta.Cuando la fuerza de voluntad no alcanza, es donde entran a jugar perfectamente los ejercicios de Mindful Eating que según Ledesma  “ trabajan sobre el lóbulo central del cerebro donde está el “Switch” que nos hace reaccionar de manera automática o consciente y es  un entrenamiento que produce el fortalecimiento de decisiones conscientes, sin sentirlas como difíciles, sacrificadas  o desagradables”.

5 técnicas del Mindful Eating que podés aplicar a la hora de comer para bajar la ansiedad por María Elena Ledesma especialista en nutrición y alimentación consciente.

  1. Antes de empezar a comer, pregúntate cuál es la causa del hambre. ¿Se trata de un hambre físico que sentís en el estómago o está ligada a algún alimento específico? ¿o se debe quizás a que han pasado ya varias horas desde tu última ingesta o has comido muy poco?. Cuando detectamos que el sentimiento de  hambre proviene de una necesidad física de nuestro cuerpo naturalmente hay que satisfacerlo (es el caso de las últimas dos preguntas).  “Aguantar el hambre” o hacer una restricción es una de las causas por las cuales las personas pueden descontrolarse y comer mucho más de lo que usualmente comerían. Por tal motivo es preferible “atender”  tu “hambre físico” para evitar luego un apetito incontrolable.Otra pregunta para hacerse es: ¿este apetito es de orden emocional? o ¿Se trata de hambre impuesta por un estímulo externo?. Tener un día particularmente estresante, o lo opuesto, un día aburrido o quizá un día donde se ha comido por una reunión social todo eso también puede disparar la ansiedad por comer.  Muchas veces también se siente hambre al ver una publicidad. Este tipo de hambre hedónica estimula los cinco sentidos y también es otro disparador. Es importante detectar entonces qué causa nuestro hambre y por tal nuestra ansiedad.
  2. Comer despacio. Masticar más y comer más lento hace que puedas alcanzar la saciedad antes y con menos cantidad de comida.
  3. Comer sin distracciones. Muchas veces comemos con el celular en la mano, leyendo, mirando televisión o incluso trabajando. En Mindful Eating es importante focalizarse en el momento presente en que estamos comiendo, sentir y disfrutar los aromas de la comida y todo su sabor. Comer mecánicamente no nos permite ser conscientes y puede hacernos comer más o bien no sentimos que lo que comemos nos satisfaga completamente.
  4. Saber detenerse.
  5. Cuando sientas que ya estás satisfecho, pará de comer. Lo ideal es parar de comer en el momento en que dejamos de sentir hambre físico que es un poquito antes de sentir “lleno estomacal” o “plenitud estomacal”. Hay muchos ejercicios de Mindful Eating para saber cómo detectarlo. Al momento de finalizar un plato y querer repetirlo, es importante preguntarse: ¿realmente siento hambre físico para comer otra porción?
  6. Disfrutá de la comida. La comida es un privilegio y una bendición, alimenta nuestro físico pero también la psiquis y nuestro estado de ánimo. Disfrutá la crocancia, los aromas y  los sabores de cada comida. Que este momento sea una experiencia amena. Ese disfrute, ese tiempo para vos, te ayudará a reducir esa ansiedad y a estar más satisfecho.

Fuente: María Elena Ledesma Chef Profesional, Técnica en Nutrición y Dietética y Trained Teacher MC-CL 2 de Mindful Eating Universidad de San Diego. Certificada en Mindful Eating y Mindfulness. IG: @naturaliamariaelena

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig