A 18 años de su separación, los motivos que llevaron a Susana Giménez y el Corcho Rodríguez a romper su relación - Revista Para Ti
 

A 18 años de su separación, los motivos que llevaron a Susana Giménez y el Corcho Rodríguez a romper su relación

La diva y el empresario -actual marido de Vero Lozano- vivieron un intenso noviazgo de 5 años, en los que abundaron las rosas amarillas y las escapadas románticas.
News
News

Después de su escandalosa ruptura con Huberto Roviralta, donde ocurrió el famoso "cenicerazo", Susana Giménez se enamoró perdidamente de Jorge "Corcho" Rodríguez (actual marido de Vero Lozano), quien por entonces era el dueño de la empresa que organizaba los sorteos teléfonicos del programa de la diva (y que luego fue acusado de fraude).

Se conocieron en 1998 y él la conquistó con su caballerosidad y envíos diarios de rosas amarillas, que tanto le gustaban a la conductora. Ese mismo año, el empresario compró la chacra Yellow Rose Polo Ranch, ubicada en el corazón de La Barra, en Punta del Este. Allí se habían cultivado rosas amarillas (de ahí su nombre), las flores preferidas de Susana. Un año después estuvieron de vacaciones en Sudáfrica, donde hicieron safari y se hospedaron en el lujoso complejo Sun City.

El romance se extendió hasta 2004, aunque en octubre de 2003 atravesaron una primera separación, que la diva de los teléfonos anunció al aire de su ciclo por la pantalla de Telefe. En ese entonces se rumoreaba que Rodríguez la había engañado con una mujer mucho más joven.

"Ustedes saben que a mí no me gusta hablar de mi vida privada. Siempre he sido así, ni para bien ni para mal, nunca he hablado. Pero como hoy no podía salir de casa porque había más o menos cien periodistas en la puerta, acá también, y me siguen por todos lados y dicen cosas que no son, les quiero aclarar, a todos los que me quieren, y a los que no me quieren también", inició Susana Giménez su descargo.

"Mi relación con el señor Jorge Rodríguez ha terminado, desde hace más o menos una semana. Las cosas no terminan de un día para el otro, las cosas andaban mal y bueno, decidí terminarlo. Fue una relación que me llenó de felicidad, me costó mucho tenerla, y fui muy feliz. Pero desgraciadamente, en la vida se acaba todo... No hay terceras personas, por lo menos de mi parte, y no creo tampoco de la de Jorge, porque esas cosas uno las siente, las presiente", concluyó.

En noviembre de ese mismo año se reconciliaron, pero esa segunda oportunidad se acabó pronto porque Corcho ya estaba enamorado de Sol Bunge, una joven de 30 años a quien conoció en un bar de Avenida del Libertador y enseguida cautivó su corazón.

Te puede interesar:

Más información en parati.com.ar

   

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig