News

Operativo Buckingham Palace: sale Meghan, entra Sophie Wessex

Con la renuncia de los duques de Sussex a pertenecer a la Familia Real, la reina Isabel II movió las piezas de su juego de ajedrez y ordenó un regreso triunfal: la vuelta de los condes de Wessex (y de su nuera, Sophie Rhys Jones) a la primeras planas.
Kate Middleton no podía estar más contenta con la decisión de la reina, la duquesa se lleva muy bien con su tía política, Sophie Wessex.

Con la salida de Meghan Markle de escena, hay un reemplazo en la mira de Buckigham y la reina Isabel II no puede estar más contenta.

Es su favorita quien entra en acción. Su nombre es Sophie Rhys Jones, mejor conocida como la condesa de Wessex y no es nueva: entró a la Familia Real en 1999 con sus 34 años. 

Con su look, no hay evento en donde Sophie Wessex no se luzca. Es la persona ideal para ocupar el vacío que Meghan dejó.

El clon de Lady Di

Relacionista pública, fue la novia del príncipe Eduardo de Inglaterra (el hijo menor y menos problemático de la reina Isabel IIy el duque de Edimburgo) que causó furor por su parecido con Lady Di . Incluso la princesa (fallecida en 1997) se veía parecida. “Me quieren reemplazar”, dicen que dijo.

Tras seis años de relación (y cuando pocos esperaban que Eduardo se casara con nadie), en 1999 Sophie se convirtió en la niña bonita británica que Buckingham aprobó.

Esperaban que esta nueva integrante en la Familia Real -duquesa de Wessex apenas dijo “Sí, quiero”- causara mejor impresión que la otra nuera de la reina, Sarah Ferguson(divorciada del príncipe Andrés y madre de las princesas Beatrice y Eugenie).

Su parecido con Lady Di llenó tapas de revistas en los ’90. Foto: Archivo Atlántida

Por entonces -como ella misma dijo- ‘estaban encantados de colocarme en el pedestal que dejó vacío la princesa Diana‘. Pero la vida de Sophie con la Familia Real no fue siempre un lecho de rosas. Ni burbujas de alegría. Ella ha tenido sus Oops! Y bien grandes. 

Al casarse con su hijo mejor, Sophe Rhys Jones se ganó el afecto de la reina. Foto: Archivo Atlántida

El escándalo

Justamente por intentar los mismo que Meghan Markle: a pesar de pertenecer a la Familia Real, Sophie quería seguir trabajando. 

La mujer del príncipe Eduardo quería covertirse en la primera en la familia en continuar con su carrera profesional. No lo logró. 

Rhys-Jones debió renunciar a su cargo como presidenta de una agencia de relaciones públicas. Y es que los periodistas también fueron su pesadilla: en 2001 Sophie cayó en una trampa: fue grabada haciendo comentarios indiscretos sobre unos políticos (algo que los miembros de la realeza tienen vedado), sobre el Primer Ministro Blair, sobre su cuñado, el príncipe Carlos y la por entonces outsider Camilla (no fue hasta 2005 que ella y Carlos se casaron) que fueron publicados por el tabloide News of the World. 

De profesional ambiciosa a una vida dedicada a la familia lejos del público.

El mundo se vino abajo para los Wessex. El escándalo no tuvo precedentes. Por entonces, al igual que con Meghan y Harry, la reina debió convocar a una reunión familiar. Se emitió un comunicado y Sophie se tuvo que disculpar: ‘Me doy cuenta de que ocupo una posición privilegiada y soy consciente de que mi conducta debe estar por encima de cualquier reproche. Entiendo que apoyar a la reina y a la monarquía es mi deber primordial’, declaró al renunciar a su puesto de trabajo. Se trataba de monarquía vs. vida personal. 

Sophie junto a Eduardo y sus hijos Louise y James.

El exilio “real”

Así, la condesa de Wessex se mantuvo todos estos años en la sombra. Se dedicó a criar a sus dos hijos (Lady Louise Windsorhoy de 16 años y James, ​vizconde Severn, de 12) y junto al príncipe Eduardo realizó un trabajo de hormiga “real”.Tras el reto que sufrió por su ambición (la comunicación telefónica que la embarró fue por inentar hacer un negocio con un supuesto jeque árabe) y con Louise dueña de una salud débil, Sophie evitó la atención pública y sin quererlo, se convirtió en la hijaque la reina Isabel II jamás encontró en la princesa Ana. Salen juntas a cabalgar, la condesa suele tener a la reina a la hora del té y a nadie (ni siquiera a Camilla) esto le genera celos. La reina tiene a su favorita comodama de compañía.

Su estilo de vida va acorde con el de la reina Isabel II. No por nada, Sophie se convirtió en su nuera preferida.

Así, los Wessex se mantuvieron alejados, cumpliendo con compromisos reales, con Bagshot Parkcomo hogar (cerca del castillo de Windsor) pero pero opacados siempre ante el público por Carlos, sus dos hijos –William y Harry–  así como tambien por el príncipe Andrés-hijo preferido de la reina- y sus princesas. 

En su rol de representante de la Familia Real, Sophie Wessex se luce
La reina vio en ella la persona ideal para llenar el vacío que Meghan dejó.

Desconocida por la nueva generación, Sophie fue relegada a puestos secundarios. Ante el poderío del trío conformado por el mismo William, su joven mujer Kate Middleton y Harry (pre Megxit). Esto se acrecentó con la llegada de Meghan, ya muy pocos se acordaban de la condesa. 

Su gira por Africa dejó en claro que Sophie puede ser una buena representante real.

El regreso

Pero, con Meghan out y ahora que la imagen de Sophie es positiva (el tiempo todo lo cura), con sus 55 años la reina la necesita en su bando y la vuelve a convocar. Buckingham necesita refuerzos. Y, con Ana demasiado seria, su hija Zara Tindallfuera del foco real y las hijas de Andrés caídas en desgracia les toca a Sophie Rhys Jones, y con ella el príncipe Eduardo (undécimo en la línea de sucesión), volver a la primera plana. Están en la cartelera (otra vez).

Junto a su sobrina Kate Middleton, un nuevo comienzo en la vida de los Windsor

El gesto notorio -su aparición en el último evento pro Africa en Buckingham junto a Kate y William justo en el día de su cumpleaños fue el comentario de todos-. Sophie no solo es del exclusivo team que aún porta el honor de ser llamada “Su Alteza Real”, sino que además pareciera a propósito porque justamente tía y sobrina política se llevan muy bien (se pudo escuchar como la duquesa de Cambridge bromeaba con ella y como la llama simplemente “Sophie”).

Kate tiene a mano a su nueva aliada.

Radiante, Sophie Rhys Jones está de vuelta. ¿Quién era Meghan?

Notas relacionadas