Lifestyle

Todo lo que tenés que saber para que los chicos viajen seguros

Los accidentes de tránsito son, en la Argentina y el mundo, una de las principales causas de muerte. Y según un estudio realizado por la Agencia Nacional de Seguridad, 7 de cada 10 niños viajan sin ningún tipo de protección. Por eso es importantísimo enfatizar sobre la importancia de que los más chicos viajen seguros.
Los chicos, siempre atados con cinturón de seguridad y en el asiento de atrás. Foto: 123RF.

Según estadísticas de la asociación civil Luchemos por la Vida, durante el 2019 en nuestro país, se registraron 6.627 muertes – 398 eran menores de 14 años – un promedio de 18 víctimas fatales por día. Es decir que el 6% de las víctimas fatales por siniestros viales son menores de 14 años. Un estudio realizado por la Agencia Nacional de Seguridad advierte que 7 de cada 10 niños viajan sin ningún tipo de protección.

Una de las medidas más efectivas para proteger, salvar vidas y reducir la gravedad de las heridas, es el uso del cinturón de seguridad para los mayores, pero no es lo más seguro para los niños dentro del auto.

Los sistemas de retención infantil para el automóvil son la medida de seguridad más importante para los niños dentro del vehículo, porque previenen hasta un 80% los riegos de lesiones graves y fatales ante un incidente de transito. Según la Ley Nacional de Tránsito (24.449), los chicos de hasta 10 años deben viajar en el asiento de atrás del automóvil en su SRI (Sistema de Retención Infantil) correspondiente; la ley de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) indica que la edad es hasta los 12.

En varias oportunidades y ante siniestros con desenlaces fatales, los más pequeños han salvado su vida por estar correctamente sujetados al SRI.

“Los principales factores a considerar al elegir un sistema de retención son la edad, peso y estatura del niño, porque existen diversas líneas de productos y se clasifican en 4 grupos” , explica Walter Alonso, gerente comercial de Graco.

  • Los más chiquitos: Desde el nacimiento hasta los 6 meses y 10 kilos, forman parte del Grupo 0 y deben viajar en el “ huevito “ o “ portabebé ”; hasta los 15 meses y 13 kilos son el Grupo 0+, en sillitas para bebés. Estas butacas deben colocarse siempre en posición contraria a la marcha.
  • Hasta los 4 años – Grupo 1: Para niños de 9 a 18 kilos, desde los 9 meses y hasta los 4 años aproximadamente. Las butacas ya pueden colocarse a favor de la marcha. De todos modos se recomienda que los niños viajen a contramarcha el máximo tiempo posible.
  • De 4 a 6 años – Grupo 2: Para niños que pesan entre 15 y 25 kilos, las butacas deben colocarse en el sentido de la marcha del automóvil.
  • De 6 a 12 años – Grupo 3: Desde los 22 a 36 kilos, se recomiendan los booster con y sin respaldo, orientado también en el sentido de la marcha.

Existen también silitas que abarcan una franja de edades más amplia, que pueden ir adaptándose a medida que va creciendo el niño.

Lo más importante que debemos considerar es que la butaca esté homologada. La homologación de un SRI es el cumplimiento, por parte de una empresa fabricante, de requisitos establecidos en una determinada norma que va desde el etiquetado en los SRI, hasta complejos ensayos de impacto, apertura y cierre de hebillas, materiales utilizados, manual y contenido de los mismos, entre otros. En los ensayos de homologación, en líneas generales, se evalúan impactos frontales, laterales mediante los llamados “crash test”; como así también se prueban y realizan test de comportamiento y calidad de sus materiales.

Otros aspectos fundamentales que debemos tener en cuenta son:

  • Vencimiento: ¿Las sillitas y el huevito tienen fecha de vencimiento? De ser ahí, ¿Cuál es la cantidad de tiempo válido de uso aproximadamente? ¿Y cuáles son los riesgo de utilizarla vencida? En general tienen fecha de vencimiento 10 años después de su fabricación. Existen productos que, al tener un uso más extendido que el resto, disponen de materiales especiales para evitar que se degraden con el tiempo tan rápido.
  • En cuanto a riesgos, es importante tener en cuenta que un producto usado puede conllevar a los mismos riesgos. A tener en cuenta:
  • Ø Si ha tenido un impacto superior a 15km/h, la silla deja de ser segura.
  • Ø El arnés se desgasta con el paso del tiempo (sobretodo por el calor, el sol, y por si se le da mucho uso o no, etc).
  • Ø Los materiales plásticos y el poliestireno se degradan, dejando de aportar la seguridad necesaria. También, si les suele dar sol o calor, los materiales se desgastan más.
  • ¿Cómo saber cuáles son las sillitas más seguras? Una silla es segura cuando:
  • Ø Se encuentra homologada.
  • Ø Está completa.
  • Ø Se ajusta al peso, altura y edad del niño.
  • Ø Este correctamente sujeta.
  • Huevito: ¿Debe acomodarse mirando hacia atrás o hacia adelante? Según recomienda la Academia Nacional de Pediatría y la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras Americana, todos los bebés y niños pequeños deben viajar en un SRI orientado hacia atrás el mayor tiempo posible, hasta que alcancen el mayor peso o altura permitidos por su asiento para el automóvil. La mayoría de los asientos convertibles tienen límites que permitirán a los niños viajar mirando hacia atrás durante 2 años o más.
  • Booster vs. Butaca: Una de las diferencias que caracteriza al Booster de la Butaca es que el primero no cuenta con arnés de 5 puntos incorporados. Generalmente este producto se ajusta al automóvil con el cinturón del vehículo al mismo tiempo que se ajusta al niño, otros cuentan con un ajuste secundario que puede ser LATCH o ISOFIX. En contraprestación, la butaca incluye arnés de 5 puntos, por lo que al niño se lo asegura con ese arnés y a la butaca al auto, con el cinturón del vehículo.

Teniendo en cuenta esa discrepancia, para la sujeción del niño en un Booster, es importante basarse en el correcto uso del cinturón de seguridad. Teniendo en cuenta los puntos de guía que cada booster con respaldo suele traer, debiendo quedar de esta forma: El cinturón debe pasar por encima de la zona media del esternón y de la clavícula, sin quedar demasiado cerca del cuello. La banda inferior o pélvica del cinturón debe pasar por encima de los huesos de la pelvis y no por encima del estómago del niño.

  • Seguridad y Comodidad: Hay distintos modelos, algunos con más y otros con menos almohadillas, más o menos cómodos. ¨Lo único importante es que ante un impacto los niños estén protegidos. En niños menores a 3 años algunos padres priorizan el reclinado del producto, pues en el viaje el niño se duerme y la cabeza se va hacia adelante. Contemplar que el producto tenga esta ventaja le va a brindar un poco más de comodidad¨, remarca Walter Alonso Gerente Comercial de Graco.
  • ¿En viajes largos, cada cuánto tiempo se recomienda hacer paradas para bajar del auto y movilizarse? Se recomienda hacer pausas cada poco tiempo, no más de 2 – 2.30 horas. De todas formas, siempre consultar con el pediatra de cabecera antes de emprender un viaje largo.

Fuente: GRACO

Notas relacionadas