Deco

Un departamento con sutiles acentos de color

En el corazón de Belgrano, la arquitecta y decoradora Silvana D ‘Aquila refaccionó un departamento de 68 m2 con detalles de color, diseño y muchas plantas.
Sillas, almohadones, cuadros, plantas y otros pequeños accesorios, suman pinceladas de color en este living

El living comedor es muy alegre con las paredes y los pisos de microcemento pintados de off white. La arquitecta Silvina D´Aquila ubicó en primer plano un sofá de cuero con mix de almohadones y cuadros de Jacqueline Klaurin. Sobre una alfombra peluda de lana marrón, un par de cubos hacen de mesa baja. En el balcón, maceteros de plástico de colores con variedad de crasas. Las cortinas son diseño de D’Aquila en lino (Compañía del Comercio). Una lámpara colgante comprada en Ikea ilumina el espacio. En la esquina, junto al ventanal, una biblioteca de madera patinada y decorada con artesanías hace equipo con un mueble heredado de madera y hierro que acomoda plantas y vasijas.

La pequeña mesa de comedor es del Mercado de Pulgas, con su madera laqueada y deliberadamente rayada.

Una de las paredes del living se pintó de un elegante color visión que sirvió de fondo para lucir una serie de cuadros con fotos en blanco y negro de Key Reynolds. Allí se ubica la mesa de comedor, pequeña y cuadrada, pintada de un negro brillante que contrasta con el verde esmeralda de las sillas de diseño conttemporáneo. Como centro de mesa, una botella de vidrio verde con hojas.

La arquitecta resolvió con un cerramiento de hierro y vidrio la unión entre la pequeña cocina y el área social. El módulo le da contención al desayunador.

En la entrada de la cocina abierta al living comedor, la arquitecta diseñó un módulo para guardado en hierro y vidrio que a su vez le da contención a un pequeño desayunador con banquetas altas negras (Arquimadera). Completa el sector un mueble heredado también en hierro y madera, con cuencos, vasijas y un potiche chino de porcelana antiguo.

  • Azul para el cuarto principal.
  • Fucsia para el infantil.

Cada dormitorio tiene su impronta. En el principal, el color fetiche es un suave azulino (Alba) que tiñe la pared cabecera y le inyecta frescura a todo el espacio. Un ventilador de techo con luz y una lámpara de diseño en la mesa-escritorio de madera laqueada, iluminan el ambiente. Manta y almohadones (Arredo). Para el dormitorio de la niña se optó por roopa de cama y accesorios en un intenso fucsia, en contraste con paredes y y pisos de parquet pintados de blanco. Junto al ventanal, biblioteca de madera escalonada en verde esmeralda y madera natural con libros, velas y crasas. Un globo de papel chino multicolor ilumina el espacio. El sillón es de los años ´50.

Un escritorio con toques de los años 50.

En un rincón del living comedor se ubicó un escritorio de madera y hierro heredado con una silla de los años 50 con su asiento retapizado en lino beige. El cuadro es del artista Ivano Vollaro (Galería Hache). Porta lápices, blocks y hojas de cartón de Ikea en verde aqua y tazón de Falabella.

Producción: Andrea Sanguinetti.

Fotos: Maxi Didari.

Notas relacionadas

Bitnami