Ana Baquedano, la mujer mexicana que fue víctima de ciberbullying y ahora es activista «por el derecho a la intimidad» – Revista Para Ti
 

Ana Baquedano, la mujer mexicana que fue víctima de ciberbullying y ahora es activista "por el derecho a la intimidad"

Cuando tenía 18 años su exnovio, a modo de porno venganza, publicó en redes una foto sin ropas que ella le había enviado y, desde ese momento vivió un infierno: ciberbullying, acoso escolar y hasta ganas de quitarse la vida. Sin embargo, pudo salir adelante y ahora, a los 26, es activista del derecho a la intimidad y hace trabajo social con víctimas de ciberacoso.
News
News

Hace pocos días se entregaron los premios Lifetime Awards, galardones que distinguieron la labor de cinco mujeres latinoamericanas que, cada en su rubro, logra cada día hacer la diferencia y marcar el rumbo de las demás.

Entre ellas -Valeria Mazza, Pilar Sordo, Daniella Álvarez y Cibele Racy de Brasil-, estuvo Ana Baquedano representando a México, una chica que a los 18 años sufrió "porno venganza" por parte de quien era su novio y que ahora lucha contra el ciberbullying. Ana se ha convertido en una defensora de las víctimas de ciberacoso y ha logrado que el gobierno de Yucatán aprobara en 2018 una ley que regule la difusión y el uso de imágenes íntimas de otras personas sin el consentimiento de las mismas.

Ana en el momento de la premiación. La ceremonia fue online.

Para lograr la aprobación de esa ley, Baquedano trabajó con un grupo de abogados que buscaban promover la iniciativa legislativa, ya que hasta entonces este tipo de prácticas no se contemplaban en el Código Penal de esa ciudad.

Entrevistada por Para Ti, Ana comentó que "lo que más le gusta de haber recibido el premio Lifetime es que el activismo sea reconocido y aplaudido. Cuando yo empecé no sentía que el activismo era algo cool, algo a lo que todos podíamos aspirar, sino que era una respuesta a una necesidad, a mí necesidad. Entonces cuando recibes un premio como éste, y me dan el honor de ponerme al lado de mujeres gigantes a las que admiro muchisimo (...) y que con acciones pequeñas van transformando el mundo, eso significa todo".

Vivir un infierno en la adolescencia

Ana fue víctima de ciberbullying a los 16 años. Interrogada acerca de lo vivido, Ana dijo "creo que la sensación de que alguien comparte una foto íntima tuya sin tu consentimiento, estoy segura que la conocen. O conocen a alguna persona que la ha pasado o ha escuchado de algún caso. Está en nuestro ambiente cotidiano el haber vivido o escuchado este tipo de casos".

Y añadió: "Mi caso no fue distinto. Alguien en quien yo tenía confianza tenía una foto mía sin ropas. Y esa confianza que yo tenía se terminó el día que terminó la relación. Después entré en un momento de mucho pánico porque en mi corazón algo me decía que no la había borrado y sentía que estaba en riesgo y que mi vida como la conocía se iba a acabar por esa foto. Y valoraba esa foto más que a mi vida, estaba dispuesta a suicidarme con tal de que la gente no la viera".

Ana Baquedano sufrió ciberacoso a los 18 años y recién después de 3 años pudo hablar del tema. Foto cedida por la entrevistada.

Ana comentó que "así es como nos sentimos las niñas y las mujeres, de vulnerables, con este tipo de casos". Y continuó: "Me tomó mucho tiempo, mucho acoso en la escuela, muchas incomodidades familiares, acoso en redes, el entender que una foto que me tomó dos segundos de mi vida, no me representa y no tiene ningún poder sobre mi".

La mexicana explicó que le tomó tiempo entender que las palabras que "se usan para acompañar ese tipo de fotos y videos -'es una cualquiera', 'seguro ya salió con equis cantidad de personas'- no tienen fundamento alguno porque no son cosas que tu sabes viendo una foto o un video".

Hoy a los 26, Ana es activista por el derecho a la intimidad. Foto cedida por la entrevistada.

Y añadió: "No solo le inventamos atributos a esas fotos sino que le damos un valor enorme a esas palabras que están diseñadas para juzgar y avergonzar a las mujeres (...) Entonces en un momento te preguntas qué significa para mi, en mi vida qué valor le doy a estas palabras... Esas ideas, esas herramientas fueron lo que a mi me salvó la vida, así como tener el apoyo de mis amigos".

"Conectarse con la experiencia", la clave para salir

Baquedano explicó cómo logró fortalecerse y cuáles fueron las herramientas internas que la ayudaron: "Creo que entendí que si bien el problema es enorme y el problema somos todos, y las cadenas de difusión las formamos todos, la solución es muy esencial y es muy fácil llegar a ella. Es conectarte contigo en esta experiencia, ser tu roca, tu mejor amiga, porque te necesitas a tí contigo y tener el apoyo de las personas cercanas, que te recuerden todo lo que vales y que te mereces todo el cariño". dijo.

Y añadió: "En ese momento la situación se empieza a ver más chiquita y ese miedo y ese 'no tengo futuro' va desapareciendo porque cuentas con estas herramientas. Es un problema enorme y que cuenta con una solución al alcance de todas".

Ana afirma que logró no tener temor: "Yo logré no tener miedo y es un privilegio que se transformó en una responsabilidad".

Pasar de ser víctima a ser activista

Cuando le pregutamos cómo pasó de ser víctima a activista, Ana contó que primero trabajó en quitarse los miedos e ir entendiendo la situación de una manera distinta, es lo que la salvó. "Creo que nada más hagas eso y te concentres en cómo llevar tu caso en sobrellevar la situación, ya estás ayundando a la gente que está a tu alrededor y vale muchísimo", dice.

Ana posando en una foto de su Instagram personal.

Y continúa: "Pero luego me entero que estoy en un mercado de explotación digital, a través de fotos y videos. Para ese entonces yo tenía bastante dominado el tema de la foto, creo que podrían haber hecho llaveros con esa foto (risas) ... Pero entro a la página y la cantidad de datos míos que habían compartido era mínima, tenía mi nombre y que era alumna de una universidad, solo eso".

"Sin embargo, cuando veo las fotos de otras niñas, donde habían compartido sus teléfonos, sus direcciones, las indicaciones para llegar a sus casas, entonces ya dije 'esto no puede ser'. O sea el riesgo en el que están poniendo a estas niñas y mujeres, por qué lo hacen... Entonces decidí unirme a una denuncia que estaba llevando adelante una ONG aquí en Yucatán, y no era por mí que lo hacía, sino por todas esas mujeres. Eso me mantuvo motivada", revela Ana.

Dando una charla motivadora. Foto cedida por la entrevistada.

Luego quisimos saber qué edad tiene ahora y cuánto tiempo le tomó llegar a ser la activista que es ahora. "Ahora tengo 26. A los 16 mandé la foto, a los 18 se publicó y me tomó como tres años poder empezar a hablar de esto públicamente", contestó Ana. "Soy una activista por el respeto a la intimidad", agregó.

"Puedes cambiar el mundo sin indentificarte con ningún partido político"

Por último, quisimos saber si tiene intenciones de hacer política. "La verdad es que digo 'nunca digas nunca', pero al menos en el futuro que alcanzo a ver la política (en mi horizonte). Me parece maravilloso lo que se puede hacer trabajando desde la sociedad civil sin necesidad de lo que implica meterse en política. Creo que puedes cambiar el mundo y que siendo imparcial puedes conectar con todas las personas, sin identificarte con ningun partido político".

Te invitamos a ser parte de esta experiencia utilizando en las redes #Principios2021, #StopBullying2021 #HaceteFuerteDenuncia.


Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig