Ciberbullying: cuando el hostigamiento no tiene fin – Para Ti
 

Ciberbullying: cuando el hostigamiento no tiene fin

El ciberbullying es el bulliyng a través de medios digitales y, como tal, carece de limitaciones espacio temporales. Cómo reconocer y abordar este fenómeno al que se encuentran expuestos los chicos y las chicas, con las recomendaciones de la Guía sobre Convivencia Digital elaborada por expertos de Unicef.

El ciberbullying es una forma de hostigamiento sistemático y sostenido en el tiempo entre niños, niñas o adolescentes a través de plataformas digitales.

Puede darse a través de la discriminación, de la exclusión, de la burla o de las agresiones en publicaciones, memes, videos, hashtags, exclusiones en grupos de whatsapp, comentarios, etc.
Los expertos lo definen como el reflejo digital del bullying, ya que comparte características a la vez que incorpora las propias y sostienen la importancia de conocerlas para poder trabajar en la búsqueda de una convivencia social-digital pacífica y libre de hostigamiento.

1- Tener en cuenta que se trata del espacio público. Los chicos y las chicas en muchos casos no tienen noción sobre el alcance que puede lograr una publicación, ya que los ámbitos digitales producen una expansión de contenidos provocando que desconocidos accedan a la publicación realizada.

2- En internet no existe el derecho al olvido: una vez que la información está online es muy difícil de borrar, ya que por más que se elimine lo publicado si otro usuario lo guardó, la información seguirá reproduciéndose. Además, los registros de navegación guardan datos (memoria caché), por lo que no hay certeza de la desaparición de la información, con lo cual el daño de quien sufre el acoso puede continuar reproduciéndose.

3- Los chicos y las chicas no dividen su vida en momentos online y offline, sino que la perciben como un transcurrir constante entre momentos de conexión y otros de desconexión. El hostigamiento debe ser tomado como un único proceso, donde se incluyen momentos presenciales y otros digitales, todos igual de dolorosos y reales.


-El alcance alude a la cantidad de personas que ven la información: conocidos, desconocidos, amigos de otros ámbitos, familiares, etc, se enteran de la agresión.
-La víctima no descansa, puede recibir mensajes o notificaciones a toda hora y momento.

-Permite que más personas puedan participar incluso sin ser conscientes: quienes ponen like, quienes comentan e incluso quienes no hacen nada pero tampoco denuncian. Una publicación agresiva con muchos “me gusta” hace sentir peor a la víctima y exitoso al agresor.


Un punto clave también es que cuando se sube información a la web, se puede perder el control sobre quién lo comparte o guarda y por ende, de cuántas personas conocen lo que publicamos. Si uno agrede mediante un posteo o bien crea un grupo o un hashtag, dependiendo de la red social, esto podría causar mayor perjuicio para el acosado ya que la información difamatoria se podría viralizar fuera del círculo conocido, potenciando el
daño a la imagen.

Las redes sociales, además, presentan el riesgo de la falta de empatía, por lo que pueden invitar o animar a participar del acoso a personas que no lo harían en forma personal. La falsa sensación de anonimato suele ir acompañada por una minimización del problema y su importancia, lo que puede causar que un mayor número de usuarios se sume al acoso, agrandando el círculo de discriminadores. Estos rasgos hacen que el ciberbullying sea un tema a tratar tanto en el ámbito familiar como en las escuelas.

Es muy frecuente que el lugar en el que se paran los acosadores es lo que se conoce como "discurso del odio", una forma de expresión deliberada que tiene como objetivo denigrar, humillar o discriminar a un grupo de individuos, sea por su raza, nacionalidad, orientación sexual, u otro tipo de característica específica. Está asociado a la xenofobia, al racismo y al nacionalismo extremo.

Por sus características, Internet fomenta este discurso: el anonimato, la soledad, la falta de presencia física del otro y la facilidad para opinar y compartir. Por ello, es importante entonces educar y trabajar sobre lo grave que es discriminar, y la responsabilidad que acarrea hacerlo: quien lo hace es discriminador, sea online u offline.

Formas, roles y consecuencias del ciberbullying

Algunos chicos o chicas que no suelen discriminar en escenarios offline, pueden encontrar facilidades para hacerlo en los online -por las características propias de Internet- ya sea compartiendo imágenes, con un “me gusta” a cierta publicación o fomentando publicaciones discriminatorias que entran en el escenario del hostigamiento online.

En la práctica los chicos y chicas recorren varios de los perfiles y pasan de acosador a acosado en poco tiempo, los roles en este sentido, son dinámicos y remiten a descripciones de situaciones y no de identidades. Siempre se debe acompañar, dialogar y cuidar tanto al niño o niña que está siendo acosado como al que está acosando.


Cualquier tipo de discriminación acarrea como principal consecuencia la humillación para quien es agredido, lo cual se potencia en un espacio público como internet. Es importante saber los efectos y el alcance que genera para prevenir y educar a partir de sus particularidades.

Para la víctima:


La expansión y viralización del contenido logra que el dato o información difamatoria llegue a más personas que las estipuladas y por ende se extienda el efecto de la humillación. La falta de olvido en la web hace que el acto discriminatorio se sostenga en el tiempo.

Para el acosador:


Su accionar y asociación de lo hecho con su perfil tanto en el
presente como en el futuro quedará asociado en su reputación web o identidad digital.

Para todos los perfiles:


En internet y debido al no olvido de las publicaciones la información agresiva perdura más allá de los contextos de los protagonistas. Por eso, las consecuencias se extienden y generan una constante relación entre ese hecho y los participantes, más allá de que se hayan arrepentido (en el caso del acosador o ayudantes) o que hayan podido superar lo ocurrido (en el caso de la víctima). Este es un punto central donde el adulto debe actuar, recordando que el acoso se vuelve un sello que perdurará en su reputación online en el presente y en el futuro. El empleo de ejemplos concretos es un buen recurso, como puede ser una futura búsqueda laboral donde la agresión se vuelva un antecedente que un posible jefe vaya a tener en cuenta.

Rol del adulto: cómo detectar y prevenir los casos de ciberbullying


Los chicos y chicas víctimas de este fenómeno suelen manifestar:

-cambios en su conducta, principalmente angustia o tristeza;

-es probable que sufran variaciones en su rendimiento escolar;

-también que busquen mantenerse al día en forma constante de lo ocurrido en internet para controlar las publicaciones que hacen sobre ellos;

-es probable que busquen encerrarse, estar en soledad.


Es por eso que los adultos deben estar atentos a sus cambios que se producen en el ánimo o conducta para poder ayudarlos y acompañarlos.

-Promoviendo espacios de reflexión con docentes, alumnos y familias acerca de las prácticas sociales que modelan las diferentes formas de vinculación y la necesidad de políticas de cuidado.

-Explicando las consecuencias de la discriminación en la web para que comprendan las responsabilidades de sus acciones.

-Trabajando con todos los perfiles implicados (quienes agreden, quienes son agredidos, quienes son observadores y quienes son cómplices) será útil para profundizar la responsabilidad sobre las propias acciones y la necesidad de ser sujetos responsables también en internet.


Recomendaciones para trabajar en la prevención


Conversar de forma abierta con los niños y niñas y permitirles
expresar lo que les ocurre para detectar en forma temprana los casos de ciberacoso. Y remarcar que es importante no hacer o decir en internet lo que no harían o dirían en persona.
Alentar el diálogo sobre el tema con amigos o con su círculo cercano, ya que mantener la situación en secreto potencia tanto sus consecuencias como su aislamiento.
Desalentar la difusión de discriminaciones hechas por terceros o que
reenvíen mensajes ofensivos.
● Ser parte de la educación sobre buenas prácticas en internet, estableciendo perfiles privados y eligiendo como amigos solo a personas que realmente conozcan.
● Es necesario educar respecto a que la violencia genera más violencia, y si respondemos al odio con más odio, será un camino de ida hacia una situación muy agresiva.

Utilizar las herramientas propias de internet, ya que ofrece formas de denuncia y bloqueo que deben conocerse y utilizarse y están disponibles en cada plataforma.
Educar en el respeto hacia el otro en todos los ámbitos, inculcando los valores de respeto, tolerancia y empatía hacia el otro.
● Internet no solo ofrece espacios de denuncia, sino que es en sí mismo un espacio de comunicación. Por ende, se debe propiciar una actitud proactiva a la hora de denunciar o llamar la atención ante episodios de agresión u odio. Quien observa este tipo de discurso debe poder expresarse en contra, utilizando los diversos canales de comunicación online que existen.


Ante un caso de ciberbullying


Escuchar respetuosamente siempre al chico o chica: el relato puede darse en primera persona o puede darse que un tercero hable acerca de una situación de hostigamiento tanto en el espacio escolar, el espacio extraescolar o el espacio digital. Intentar dar una respuesta a lo que necesita para no exponerlo aún más.
No minimizar ni exagerar la situación, aceptando lo ocurrido
desde el acompañamiento.
Evitar echarle la culpa a internet ya que los comportamientos online se condicen con los offline y la web es solo un medio para llevarlos a cabo.
● Cuando un contacto hostiga a un niño o niña, se lo puede bloquear impidiendo que vea el perfil del chico o chica, que lo contacte o vea sus publicaciones.
Realizar denuncias dentro de las plataformas utilizadas: las redes sociales cuentan con estas herramientas.
Guardar las evidencias. Internet ofrece formas muy efectivas, como las capturas de pantalla, que se utilizan a la hora de denunciar. Es importante dirigirse, en lo posible, a instituciones que se especialicen en delitos informáticos

● Si la situación trasciende las redes y llega a la violencia inter-personal, ya sea agresiones físicas y/o verbales, es necesario que un adulto intervenga para atenuar los hechos.
● En el ámbito escolar es importante acordar acciones entre el Inspector
del Nivel y el Inspector de la Modalidad Psicología Comunitaria y Pedagogía Social quienes podrán asesorar al Equipo de Orientación Escolar y/o a los Equipos Interdisciplinarios Distritales.
En adolescentes de nivel secundario, el Consejo Institucional de Convivencia podrá aplicar lo previsto en el Acuerdo Institucional de Convivencia. En los otros Niveles y Modalidades, se sugiere la conformación de espacios de reflexión para promover y diseñar la reparación del daño en las situaciones en que corresponda.

Te invitamos a ser parte de esta experiencia utilizando en las redes #Principios2021, #StopBullying2021.

Agradecemos a Unicef por haber brindado el asesoramiento necesario para la realización de esta nota, contenida en la Guía sobre Convivencia Digital 2020.

ASESORAMIENTO, DENUNCIAS Y CONSULTAS
● Línea 102. Es un servicio telefónico gratuito que brinda la Secretaría de Niñez y Adolescencia, de orientación sobre la garantía y restitución de los derechos de la infancia en la provincia de Buenos Aires. Funciona las 24 horas, los 365 días el año. Las provincias donde funciona son: ciudad y provincia de Buenos Aires, Jujuy, Salta, Tucumán, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero, Formosa, Chaco, Misiones,
Corrientes, Entre Ríos, San Juan, Neuquén, Mendoza y Córdoba.
● Equipo niñ@s contra la explotación sexual y grooming:
Línea 0800-222-1717. Es un servicio telefónico gratuito del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos las 24 horas, los 365 días del año, en toda Argentina. También por mail a [email protected]
● Programa Las víctimas contra las violencias: Línea 137
Es un servicio telefónico gratuito del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos las 24 horas, los 365 días del año, en todo el país.
● Mapa de las Delegaciones de la Fiscalía de Estado:
http://www.fiscalia.gba.gov.ar/delegaciones/map

Más información en parati.com.ar

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig