#BookDeLaSemana Gabriela Sari: “Mi astróloga me dijo que yo me iba a mover como un pez en el agua como madre” – Para Ti
 

#BookDeLaSemana Gabriela Sari: “Mi astróloga me dijo que yo me iba a mover como un pez en el agua como madre”

Gabriela Sari tiene muchos roles como actriz en su haber. Pero el mejor es el de ser mamá de Donna, la hija de 3 años que tuvo con el periodista Darian “Rulo” Schijman y cuyas ocurrencias se viralizan en las redes.
News
News

En ficción, supo ser la compañera perfecta de Natalia Oreiro en Muñeca Brava. En teatro debutó en otro éxito, “El Cartero” al lado de los más grandes: Dario Grandinetti, Nicolás Cabré, bajo la dirección del maestro Hugo Arana. Sin embargo, actualmente Gabriela Sari, mientras atraviesa la cuarentena en familia junto al periodista Darian “Rulo” Schijman, disfruta del rol más importante de su vida que es ser la mamá de Donna, una pequeña de 3 años que rebalsa de dulzura y se está volviendo viral en redes.

Gabriela Sari con Donna, su hija de tres años.

En esta nota nos cuenta sobre su maternidad, sus miedos durante la pandemia, la relación entre las redes sociales y su hija, su postura sobre la lactancia, el colecho y también reflexiona sobre los mandatos que aún hoy pesan sobre las mujeres, entre otras cosas.

-¿Cómo eras de chiquita?¿Ya mostrabas tu histrionismo o tu veta artística?

-Siempre quería estar en los actos del colegio, quería participar y actuar. La clase de música era mi favorita. Yo quería ser paquita de Xuxa, imaginate,
la amo. Cuando estaba el casting en Argentina para ser paquita, le pedí a mi papá con diez años que me sacara una foto y que la mande. ¡Hice todas las poses lookeada y chocha! Después, al tiempo, cuando mi papá ya había fallecido, me enteré que él nunca había enviado esas fotos. El no quería que yo trabajara en la televisión. Era muy celoso y evidentemente como que me quería resguardar (N. de R: su padre, Miguel Esteban Sari, fue integrante de El Club del Clan). Pero en definitiva hice mi carrera de actriz y me metí en los medios porque así tenía que ser.

"Hice mi carrera de actriz y me metí en los medios porque así tenía que ser".

- Leí que te descubrieron en la grabación de Feliz Domingo cuando fuiste a participar con tu división para ganar el viaje a Bariloche…

-(Se rie) Hice una coreografía de baile (entre los desafíos del programa) ahí me vieron porque les llamé la atención. Luego me convocaron para hacer el programa que surgió después que se llamaba “Los más escuchados” con Pablito Codevila.

Mirá el video de la producción:

-Ahora tenés en tu casa a Donna, tu pequeña hijita que es también muy histriónica pero a ella ya no hay que descubrirla… ¿creés que heredó el gen de la actuación?

-La veo muy cómoda con la cámara, no le tiene miedo y es muy mandada. Tiene a la vez algo muy natural. Ella no tiene ni idea de cuánta gente la vio, le escribió o le dejó un beso. En definitiva Donna es una niñita de 3 años expresándose.

Donna, una niñita muy especial

Donna Schijman Sari cosecha miles de likes. Su cuenta de Instagram @donnasoy tiene 112 mil seguidores. Sus padres, Darian y Gabriela son quienes la administran. La armaron especialmente para compartir “como álbum” momentos de la pequeña. Este último año sus videos se han vuelto virales.

Donna es muy histriónica y su cuenta de Instagram ya cosecha miles de seguidores.

-Hace unos días vimos que Donna quería llevar un perrito a su casa. ¿Está más cerca de eso o de tener un hermanito?

- Todavía no tenemos un perrito pero vamos por la mascota primero, te pido por favor! (Gabriela rompe en risas).

Mirá el video:

-¿Sienten con tu marido que el público de las redes pide más y más de Donna? ¿Nunca se replantean los efectos de esa demanda?

En @donnasoy subimos todo desde que ella nació. Aceptamos hacerlo público porque hasta ahora yo no veo el peligro o que sea contraproducente. Si el día de mañana Donna me dice: “no quiero que me filmes más o no quiero que subas nada mío “obviamente que lo haremos. Al momento elegimos nosotros. Ojalá no nos estemos equivocando. Lo hacemos con amor, el mismo amor que sentimos de la gente que dice que quiere verla o que le encanta escuchar su voz o que ella les saca una sonrisa. Es muy fuerte eso. Yo siento como un acto de amor la energía que le tiran.

"Si el día de mañana Donna me dice: “no quiero que me filmes más o no quiero que subas nada mío “obviamente que lo haremos".

-Además me imagino que sale naturalmente… ¿Es así cómo se da?

- Todo el tiempo estás como en ese modo. Además, es una etapa (esa edad) donde no podés creer lo que acaba de decir. Entonces es medio como un acto reflejo que lo querés guardar para siempre y a veces se lo mando a mi mamá o lo termino compartiendo. Subo cositas, no subo todo, tengo un termómetro. No es la idea compartir todo.

"Un día sentí que era el momento de ser mamá"

"Como madre no me sentí con dudas o temores y fui resolviendo día a día desde que la tuve".

-¿La maternidad es algo que siempre tuviste en mente?

-Sí, pero como sabía que ser mamá es para siempre no quería apresurarme. Cuando sentí el momento de querer tener un hijo, lo planeamos con Darían y al mes quedé embarazada. No fue una búsqueda que nos llevó mucho tiempo, todo por el contrario.

-Muchas veces se idealiza a la maternidad, se la cuenta algo absolutamente perfecto…¿sentís que encajaste perfecto en ese rol?

-Mirá, me ha pasado de ir a la astróloga antes de ser mamá y que me lo anunciara: “vas a tener un bebé me dijo” (Gabriela acostumbra a consultar los astros siempre unos días antes de su cumpleaños). Yo estaba casi embarazada y no lo sabía. Me dijo que yo era una especie de alma vieja y que iba a ser como un pez en el agua como madre. ¡Yo le tenía miedo a la maternidad! me dije: "¡Ay! ¿ cómo voy a ser como mamá?". Y te juro que fue así, como madre no me sentí con dudas o temores y fui resolviendo día a día desde que la tuve. Me salió como una cosa animal, un instinto. Si dejamos de lado nuestra parte racional y metemos el corazón es más simple.

El posteo en su cuenta de Ig el día que decidió dejar de darle de mamar a Donna.

-El verano pasado posteaste una foto en el que le decían con Donna “Adiós a la lactancia” y fue muy emotivo. ¿Costó hacerlo? ¿Algún tip para las mamás que no saben cómo hacerlo posible?

-Les voy a contar algo que va a dejar de ser secreto: yo fui realmente con todas mis ganas a despedir la lactancia con ella haciendo una especie de pacto con el cielo, la arena y el mar. No fue tan radical. Cuando vino la pandemia, le empecé a dar la teta de nuevo. No sé porqué, me pasó algo corporal que dije: “yo le quiero seguir dando la teta, estamos acá en pandemia, por las dudas”. Me dio un poco de temor, de si nos agarraba (el virus) yo podría alivianarle el malestar. Yo sabía que si bien no es un chupete a ella la calma, le hace sentir bien y segura y se le pasan los dolores. Ante una pandemia y justo destetándola, preferí seguir. Después me enteré que está aprobado hasta los tres años ( se ríe con dulzura). Pero encima cargamos con la mirada de “ay, todavía le estas dando la teta” y cada relación es un mundo. También: ella no eligió dejar de tomar, entonces, en está vamos juntas.

"Tampoco me puse tan firme porque me encanta que duerma en el medio".

-Vimos que Donna tiene ya su cuarto listo ¿Cómo van con el tema colecho?

-¡Es a estrenar todavía! ¡No durmió una vez!. Las veces que le digo…me dice: “noooo, mejor con mamá y papá” o me dice: “¡todos juntos a la otra cama!”. La verdad es que tampoco me puse tan firme porque me encanta que duerma en el medio (ríe). En algún momento cuando esté con más ganas de independencia también lo haré y seguramente lo voy a agradecer.

-Claro, la pareja también lo siente…

-"¡Hola amor tanto tiempo!" Uno bromea pero es la realidad, los hijos le sacan muchísimo a la pareja. Nos dan otras cosas pero te sacan privacidad, espontaneidad y todo eso pero en la balanza se termina equiparando de otra manera.

"Los hijos le sacan mucho a la pareja".

-En tus redes sociales se te ve haciendo mucha gimnasia ¿seguís alguna dieta o plan de ejercicios?

-Trato de comer saludable, baja en grasas. Creo que un poco es genética, ni
yo esperaba dar a luz a Donna a la semana verme casi igual. ¡Es rarísimo eso! Obviamente que el cuerpo se te termina de acomodar al año, más por dentro. A muchas les agarra la ansiedad de querer hacer gimnasia luego de tener a su bebé pero eso es un error. Trabajar la parte abdominal antes de los seis meses de haber cumplido el nacimiento del hijo o hija, te hace desgarrar. Es un dato para tener en cuenta.

Yo hablé con mi entrenador y con mi médico y seguí mi vida comiendo saludable y haciendo actividad física no matándome. No soy obsesiva con mi físico. Cuanto más te obsesionás, más lo padecés.

La convivencia en cuarentena con Rulo

-Sos una mujer comprometida con la igualdad de derechos ¿sentís que por ejemplo el colectivo de actrices y su lucha ha ganado espacio y se las ha escuchado?

Se está ganando espacios para oír a las mujeres. No se va a volver atrás. Esto se trata de concientizar todos los días. Desde las costumbres, los quehaceres de la casa, desde la ocupación con los hijos; las mujeres cargamos en nuestras espaldas años y años de una cultura machista. Hoy en día hay comentarios que atrasan, por ejemplo en el humor. El humor cosificando a la mujer hoy te parece que es denigrante y antes eso no lo veías.

Con Darian hemos hecho trabajos juntos donde por ejemplo teníamos que explicar un producto y (en el guión) era él el que explicaba cómo se usaba y cuáles eran las ventajas y yo era la que preguntaba y desconocía. Tuvimos
una reunión con la marca y le planteamos que este mensaje no estaba bien. ¿Por qué no lo hacemos al revés?. Es difícil pero estamos en eso y va a ser un cambio que los hijos de nuestros hijos ya lo van a ver.

"Hay que valorar y entender que cuando sos un equipo en tu casa, tienen que actuar los dos".

-¿Cómo es “Rulo” en tu casa y cómo se dividen los roles? Es un hombre que también está pasando por este proceso de deconstruirse…

-Yo trato todo el tiempo de hacer valer mis derechos. No sabés por qué, pero en algún momento te encontraste haciendo la comida, sirviendo la comida, cambiando a la nena, agarrando algo que se ensució y lo limpiaste… Ese mecanismo está instalado por lo general. Hay que decir una misma: “stop”, “paremos con todo”. Hay que valorar y entender que cuando sos un equipo en tu casa, tienen que actuar los dos. Por ejemplo,
Darian no es que me ayuda, lo hace porque le corresponde, como nos corresponde a los dos porque ambos tenemos una casa, una hija. No es “me está ayudando”. Hay que tratar de correrse de ese lugar.

Ni hablar lo que acentúa estas cosas la cuarentena donde uno vive más juntos que nunca, que no es lo normal.

Gabriela junto a Rulo y Donna. Foto: IG

-Muchas parejas chocaron y se han separado…

-Con una amiga decíamos: “pareja que sobrevive a la cuarentena; doble festejo”. Es muy difícil todo lo que trae una pandemia en sí; toda la inestabilidad, las preocupaciones. Al principio fue muy agobiante porque uno no está acostumbrado a quedarse en su casa tanto tiempo, a dejar de trabajar entonces tuvimos que ver realmente qué es lo importante de todo esto.

"La realidad es que si no tenés un buen diálogo con tu pareja, puede pasar eso de separarse de lo que hablabas".

-¿Hubo algún momento donde tuviste que sentarte con él a poner reglas o a llegar algún acuerdo?

-No llegamos a eso porque fuimos conscientes. Nosotros por suerte pudimos concretar nuestro proyecto, nos pudimos mudar. La pandemia nos agarró con un cambio tremendo. Haber dado ese paso que teníamos proyectado fue algo positivo para nosotros. Porque queríamos ese cambio de vida, porque queríamos estar más en contacto con la naturaleza(…) La realidad es que si no tenés un buen diálogo con tu pareja, puede pasar eso de separarse de lo que hablabas.

-¿Cómo estás viviendo el “no contacto” con el público a causa de la pandemia con el cese de las actividades en tu rubro?

-Lo vivo como una película. Está durando más de lo que creía. La
verdad es que estoy un poco desorientada y perdida porque siento que todavía nos falta un tramo a recorrer que será cuando tengamos la vacuna. Eso es lo que sí tenemos claro. La vacuna nos va a devolver la libertad.

-¿Sos de adaptarte a las cosas imprevistas? ¿Te estás reinventando ante esta situación como actriz, viendo modos de seguir adelante en tu actividad? Se están haciendo muchos castings online y también se está comenzando a grabar vía zoom, etc.…

-Siempre estoy predispuesta. Estoy dispuesta a atravesar junto al cambio este momento. Ahora nos tocó a los actores reinventarnos y trabajar mirando una pantalla y no a los ojos de nuestros compañeros, que eran conexiones primarias cuando interpretás una escena.

-Tus ex compañeros de ficción Natalia Oreiro y Facuno Arana siempre te dejan comentarios lindos en tus fotos. ¿son muy amigos?

-Tengo hermosos recuerdos de los dos. Facundo está por abrir un lugar muy lindo en Tigre y quedamos con Natalia que vamos a ir. (N. de. R: se trata de un bar abierto al aire libre y en contacto con la naturaleza)

Me sentí siempre muy protegida por ella, Muñeca Brava era mi primer trabajo y ella, por ejemplo, me enseñaba donde me podía poner para que me diera mejor la luz. Recuerdo que fue mi cumpleaños y ella me trajo un regalo hermoso de unos de sus viajes. Facundo en su casa tiene un ternerito y nos llamó para que Donna le de leche, fuimos y ¡no sabés lo que fue! (seguramente pronto veremos el videito en las redes).

“Esta historia va a pasar y en algún momento va a ser una anécdota, pero hay que pasarla lo mejor que se pueda”.

-Mirando hacia el futuro, ¿en qué Argentina te gustaría que se criara tu hija?

-Me gustaría que cambie este país, que haya más igualdad y más seguridad. Que no tengamos que salir a la calle mirando para el costado todo el tiempo preocupados. Que se prenda el noticiero y no me agobie de noticias que no me informan me asustan. Tuvimos la propuesta de irnos a trabajar a Chile pero me encanta mi país y amo estar acá. Quiero poder
ir con las ventanillas bajas sin temor a nada
. Lamentablemente, hoy en día el argentino vive así, por tanta desigualdad, ¡ojo! por tanta desigualdad.

Gabriela Sari es una mujer optimista, y prefiere valorar lo importante en este momento de tanta incertidumbre. Su familia y la salud son las cosas que primero menciona. “Esta historia va a pasar y en algún momento va a ser una anécdota, pero hay que pasarla lo mejor que se pueda”.

Respecto de su presente laboral, participó de una reestructuración de la
obra “Acaloradas” (de Esther Feldman y Cristina Wargon) que está en Teatrix y mientras analiza propuestas bajo nuevos formatos explota con alegría su rol de influencer:
“Ahora cambió la manera de comunicar. Me acostumbré y me gusta. A la hora de transmitir algo que realmente importe si me pongo la camiseta de influencer. Está bueno porque si desde tu lugar podés ayudar al otro es un montón”. Gabriela Sari tiene más de medio millón de seguidores en Instagram y son varias las marcas que le hacen propuestas. Junto a su pareja Darian Schijman y a la pequeña Donna que ya pasó los 200 mil seguidores aportan dulzura y alegría a las redes sociales.

Producción: Marité Rizzo

Fotos: Chris Beliera.

Maquilló y peinó: Luli de la Vega (@delavegamakeup) con productos Maybelline.

Ropa: Alló Martínez, Imán, LALAPONT, Melocotón.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig