Fit

¿Cómo elegir tu nutricionista ideal?

Ponerte en manos de un profesional no sólo va a garantizarte un camino saludable, sino que te permitirá llegar a tu meta más rápido y sin complicaciones. Además, hoy en día hay especialistas de diferentes corrientes para que elijas al que más vas con tu filosofía de vida. 
Cuando queremos cambiar nuestro estilo de vida también tenemos que consultar con un nutricionista. Foto. Archivo Atlántida.

Así como cuando te duele una muela vas al dentista o cuando se te rompe un caño llamás al plomero… Cuando queremos cambiar nuestro estilo de vida también tenemos que consultar con un médico y/o nutricionista. “Cada persona es única e irrepetible, con sus antescendetes, genética y objetivos. Por eso es ilógico hacer la dieta de la revista o la que le sirvió a una vecina esperando que sea tenga el mismo efecto en otro ser huamno”, explica el médico especialista en Nutrición Deportiva Alejandro García (MN 106.404), más conocido en las redes como @gymextremo. El autor de Maldita Caloría asegura que un buen plan se asemeja a un “traje nutricional” hecho a medida donde tanto los macro (proteína, grasa y carbohidrato) como los micronutrientes (vitaminas y minerales) estén cubiertos. “Ya está más que comprobado que una caloría no equivale a una caloría. Todo depende de la calidad de cada una de ellas… ¡no van a tener el mismo impacto 100 calorías de palta que de turrón! Un buen profesional va a armar una estretagia con la que se pueda optimizar las tres columnas del fitness: salud, rendimiento y estética”, aclara. Por eso, te dejamos una serie de consejos para elegir al nutricionista que combine con tu estilo de vida.

la buena alimentación es clave para la salud y el bienestar. Foto. Archivo Atlántida.
  • Conocerte por dentro: cuanta más información obtengamos sobre nuestro organismo (desde si tenemos enfermedades de base, intolerancias y qué biotipo de cuerpo somos) va a ser más fácil diseñar un plan de acción. Por eso es recomendable que, antes de comenzar cualquier tipo de dieta, el nutricionista o médico especialista en Nutrición pueda estudiar tus análisis clínicos.
  • Chau dieta: ni la dieta del ananá, ni las de 600 calorías ni las dietas genéricas fotocopiadas. Dejá de buscar atajos y tratar de revertir años de malos hábitos en un par de semanas… Un buen especialista va a preguntarte sobre tus hábitos, horarios, preferencias y meta. El plan tiene que ser 100% personalizado.
  • Estudios comprobables: hoy en día hay mucho profesor de gimnasia o atletas que, además de diseñar rutinas de entrenamiento, también entregar planes alimenticios. ¡Huí! La nutrición tiene un gran impacto en toda tu salud física, mental y emocional. Ponete en manos de profesionales que se hayan capacitado para ayudarte. Si tenés alguna duda, no tengas vergüenza de pedirle su currículum.
  • Seguimiento: la frecuencia de las visitas se estipulan entre el nutricionista y el paciente, sin embargo, es clave que te comprometas a ir a la próxima cita sin importar el resultado. De esta manera, el profesional va a poder conocerte y ajustar lo que sea necesario.
  • Que te empodere: sí, leiste bien. Un buen nutricionista no sólo te dice qué comer… sino por qué. La idea es cambiar de hábitos y poder sostenerlos hasta el fin de nuestros días. Por ende, es imprescindible aprender a satisfacer nuestras necesidades sin tener que consultarle a nuestro nutri antes de llevarnos algo a la boca.
Es importante que te comprometas a ir a la próxima cita sin importar el resultado. es clave que te comprometas a ir a la próxima cita sin importar el resultado

Notas relacionadas

Bitnami