El día que Para Ti tuvo una «cita» con Patrick Dempsey (cuando aún era el Dr. Derek Sheperd en Grey’s Anatomy) – Para Ti
 

El día que Para Ti tuvo una "cita" con Patrick Dempsey (cuando aún era el Dr. Derek Sheperd en Grey’s Anatomy)

Tuvimos el privilegiado de entrevista a Patrick Dempsey (¡sííí!). Fue hace unos años, en el año 2008 y ya rompía corazones como el adorable Dr. Shepherd de Grey’s Anatomy (grababa la cuarta temporada de la serie) y estaba por estrenarse la película Encantada. Detrás de su imagen de súper galán de Hollywood hay un romántico incurable. Aquí te transcribimos aquella charla que tuvimos con él en Los Ángeles.  
News
News

Sonriente y con ese look descuidado tan particular que le da su barba “casi eterna” de tres días, Patrick Dempsey (N.deR: al momento de esta entrevista tenía 41) entra en uno de los salones del Beverly Hilton de Los Angeles dispuesto a hacer lo que mejor sabe: seducir.

En persona, es tan simpático como suele ser el Dr. Derek Shepherd, el neurocirujano de la serie televisiva Grey’s Anatomy, papel por el cual fue nominado al Globo de Oro por mejor actuación en 2006 y 2007, y que lo llevó a ganar el People’s Choice y el Screen Actors Guild, ambos de 2008.

Así lo vimos y así nos sacamos foto con él.


Dempsey debutó en cine a los 21 con No puedes comprar mi amor, junto a Amanda Peterson, pero en ese entonces era demasiado flaco y nadie podía imaginarlo como el galán en el cual se ha convertido hoy. Incluso hasta en las series en las que participó en los noventa –Will & Grace y Once and Again– siguió pasando inadvertido.


Pero cuando se puso el guardapolvo y empezó a pasear por los pasillos del Sloan Grey Hospital, el Dr. Mc Dreamy –como lo llaman sus compañeras de la ficción– comenzó a arrancar suspiros. No hay dudas: el tiempo le enseñó cómo sacar lo mejor de sus encantos.


Dempsey saluda y, apenas se sienta, dice: “Es bueno ver gente que no tenga nada que ver con el mundo de las películas”. Está cómodo y lo hace notar a cada instante con toques de humor. Así recibe a Para Ti, cuando faltan pocos días para el estreno de Encantada, el filme de Disney, donde el actor interpreta a Robert, un abogado divorciado demasiado realista y poco soñador.

"Esta es una profesión muy dura, pero la verdad es que es hermosa. Hacer una película es una de las cosas más increíbles que te puedas imaginar. Yo tengo mucha suerte de poder dedicarme a esto. La película transmite una idea más real del amor porque lo acepta como algo menos “ideal” y muestra qué es lo que pasa en estos días", expresó.

Y agregó: "Las mujeres hoy en día tienen que encontrar un equilibrio entre su mundo femenino y el afuera: pueden ser exitosas en su carrera, buenas madres y atractivas para su esposo.

Patrick Dempsey en su mejor papel como el Dr. Derek Shepherd.

-¿Fue difícil pasar del papel de neurocirujano al de un abogado?

–Es interesante ver la percepción que la gente tiene de mí y de los personajes que interpreto. Eso me divierte. Los dos personajes son arquetipos interesantes, bien diferentes de cómo soy yo en realidad. Cada vez que encaro un nuevo trabajo, trato de compenetrarme en la historia y en los personajes. Ese proceso es fluido, y después el rol me sale automáticamente. Creo que eso es fundamental para lograr un buen trabajo y llevar adelante la actuación.

-Lográs que las mujeres se vuelvan locas por vos. ¿Cómo te hace sentir eso?

-La verdad es que no entiendo por qué las mujeres enloquecen por mí... ¡Pero está todo bien! (risas). Creo que mi personaje de Grey’s Anatomy está escrito para conquistar. Debe ser eso.

Como un príncipe en Encantada.

Patrick Dempsey se casó dos veces y la primera vez fue con la mamá de su mejor amigo

“Aprendí a cuidar a una familia. Eso fue lo mejor que me pasó en la vida. Esta es, sin duda, la etapa más feliz”, dice sin dejar de sonreír. Desde el 31 de julio de 1999, Dempsey está casado con Jillian Fink, una artista del make-up. Tienen una hija Talula Fyfe, y dos mellizos, Sullivan Patrick y Darby Galen.

Sin embargo, éste es el segundo matrimonio del actor. Cuando Dempsey tenía 21 años, en 1987, se había casado con Rocky Parker, la mamá de su mejor amigo, una mujer de 48 años. Se divorciaron en 1994.

Las mujeres son muy importantes en mi vida: mi mujer, mi hija, mi mamá y mis dos hermanas mayores. Ellas son y fueron fundamentales para mí porque siempre me demostraron su fuerza y su energía. De todas aprendí algo”, dice con cierto orgullo.

-Cuando conociste a Jillian, ¿fue amor a primera vista?

-Siempre existe una primera impresión, una atracción. A primera vista me di cuenta de que algo me pasaba con ella, aunque lo pude reconocer como sentimiento después de la primera cita. Enamorarse siempre es algo mágico, pero esta condición “mágica” tiene que encontrar una proyección para que el amor se vuelva realidad. Ahora ella siempre anda revoloteando a mi alrededor, ¡hasta cuando me corto el pelo!

Con Jillian hoy, cortándole el pelo.

-¿Qué fue lo que te indicó que Jillian era la mujer de tu vida?

-Que es honesta y me da mucha libertad... Y por suerte me perdona por trabajar tanto (risas). Es una mujer exitosa e independiente y me dio un gran regalo: mis hijos. Además, es hermosa.


-¿Sos romántico?


-Creo que sí, sobre todo los días de lluvia. Si estoy en la playa y llueve, me enamoro (risas). La nieve también me pone muy romántico: hace frío, armás un buen fuego y listo. Es importante hacer algo inesperado porque no hay nada más emocionante que lo impredecible. El amor ocurre cuando uno menos lo espera. Es mágico, es lo mejor de la vida.


-¿Sos de los que dicen “te quiero” todo el tiempo?


-Sí, la verdad que sí. No sólo a mi mujer, también a mis hijos. No me da vergüenza reconocerlo porque yo necesito que me lo digan también. Es muy importante demostrar lo que uno siente para mantener la pareja y las
relaciones en general.


-¿Alguna vez te rompieron el corazón?


-¡Por supuesto! Cuando uno es adolescente, idealiza a su primer amor y las rupturas en esa etapa de la vida son fatales. Se te cae el mundo abajo y cuando escuchás “esa canción” romántica en la radio llorás, gritás y pataleás… Pero cuando uno va creciendo, se da cuenta de que nada es
tan terrible, que todo se supera. Y te vas haciendo fuerte.


-¿Cómo sos habitualmente en tu casa?


-¡Muy desordenado! Mi mujer es la persona fuerte de la casa, ella tiene una gran personalidad. Ella es la que me convierte en una mejor persona todos los días.


-¿Y cómo es la relación con tus hijos?

-Con mis tres hijos tengo una gran conexión, aunque los bebés son chicos todavía. Me encanta tener chicos en casa… Pero ya “cerré la fábrica”, aunque mi mujer no esté muy de acuerdo con eso.


-En la vida real, ¿creés realmente que los sueños pueden hacerse realidad?


-Sí, porque los sueños siempre pueden cumplirse. Pero muchas veces las cosas no son fáciles y uno no logra lo que quiere al terminar el día… Es complejo: es grandioso poder enseñarles a los hijos a soñar, pero también hay que explicarles acerca de las cosas que pasan en la realidad.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig