Lifestyle

Ese tema ginecológico (y tabú) que tanto te preocupa tiene tratamiento

Incontinencia urinaria, sensación de laxitud vaginal, sequedad y falta de lubricación, atrofia, son temas difíciles de hablar aunque son una realidad en la mayoría de las mujeres a partir de los 45 años. En Sens Medical tenés un espacio para tratar estas cuestiones, resolverlas y sentirte contenida.

¿Por qué no hablar de incontinencia si es algo que le pasa al 50% de las mujeres a partir de los cincuenta años? ¿Por qué no hablar de la sensación de laxitud vaginal que puede sentirse luego de los partos o con el correr de los años? ¿Y por qué no decir abiertamente que el 70% de las mujeres vamos a transcurrir síntomas de sequedad, ardor o falta de lubricación cuando ya no estamos en edad fértil?

A veces hay temas que nos condicionan y que nos cuesta tratar. Foto: 123RF.

La Dra. Emilia Alcoba, directora de Sens Medical, es hoy un referente en materia de uroginecología, la subespecialización de la ginecología que permite tratar a mujeres que padecen, por ejemplo, incontinencia urinaria; es decir, pérdida involuntaria de orina, una patología de altísima frecuencia que genera que mujeres que siempre han sido activas, modifiquen hábitos cotidianos y pierdan calidad de vida por no consultar cuando aparecen los primeros síntomas, o por no saber que hay tratamientos muy efectivos.

La Dra. Emilia Alcoba, directora de Sens Medical, tiene una respuesta para cada problema “femenino”. Foto: Diego Soldini.

“Perder pis, ya sea gotas, chorritos o chorros no debe vivirse con resignación. Hoy puede tratarse dependiendo de las características de la patología, ya sea con medicación, con procedimientos quirúrgicos, o con el enfoque más moderno que son las sesiones de láser de erbio”, explica la especialista.

Estos temas, de los que tanto nos cuesta hablar, se relacionan con problemáticas ginecológicas, pero lo que no sabemos es que es algo que nos pasa a muchas, y que existe un tratamiento. Esta sensación suelen padecerla muchas mujeres; no debe ser tomada como tabú, y mucho menos acostumbrarnos a pensar que nada se puede hacer al respecto.

Por ejemplo, uno de los síntomas más frecuentes a partir de los 50 años es la falta de lubricación vaginal que produce sequedad y “sensación de lija”. Este síntoma, vinculado mayormente a la atrofia vaginal, produce incomodidad en las relaciones sexuales, y hasta dolor en casos más severos ocasionando que las pacientes se alejen de su vida sexual. Sin embargo, existe un tratamiento – Láser de Erbio – que posee una tasa de recuperación del 70%. Esta cifra, se traduce en “un gran número de mujeres que vuelven a disfrutar y a sentirse plenas”, el principal objetivo para Sens Medical.

Otro tema que suele ser difícil de abordar a pesar de su naturalidad y frecuencia,  es la “sensación de laxitud vaginal”. Nos referimos a la sensación de vagina amplia que puede sentirse con el paso de los años, o luego de partos, o simplemente por aspectos genéticos.

La laxitud genera incomodidad y pudor porque se asocia a los gases o ruidos vaginales, además de pérdida de sensibilidad. Esta sensación suelen padecerla muchas mujeres; no debe ser tomada como tabú, y mucho menos acostumbrarnos que nada se puede hacer al respecto. Es importante consultar, conocer el tratamiento y saber que merecemos mejorar nuestra calidad de vida y transcurrir el paso de los años de una forma plena.

Láser: una mirada diferente

Cuando la Dra. Alcoba armó su equipo médico en Sens Medical, lo hizo pensando en un espacio donde poder hablar con respeto, calidez y libertad de temas de alta frecuencia en la uroginecología femenina. “Nuestras pacientes son las mujeres de hoy: actuales, dinámicas, que vienen a resolver problemáticas íntimas que interfieren con su calidad de vida. Mujeres que entienden que el  cuerpo puede mostrar síntomas molestos después de los partos, o con el paso de los años, o por la disminución de estrógenos, pero saben que quieren encontrar una solución porque la vida es maravillosa cuando se vive con plenitud”.

El láser puede ser la solución a tu problema. Foto: 123RF.

Y sigue explicando: “Hoy, tratamos con láser la incontinencia urinaria, la atrofia vaginal o la sensación de laxitud. El protocolo habitual consiste en 3 sesiones, una por mes, es indoloro  sin cortes, ni sangrado”.

Por otra parte, la especialista hace hincapié en que es “un tratamiento corto con resultados reales que permite a la paciente continuar con sus rutinas luego de la aplicación. Siempre pedimos un PAP actualizado, y evaluamos previamente a cada mujer para identificar si el láser es la mejor opción en su caso particular, y si hay alguna patología tratable, por ejemplo una vulvovaginitis, le damos tratamiento y después iniciamos el láser.” 

Notas relacionadas

Bitnami