Flor Bertotti: "Todo es una oportunidad, solo hay que ver cómo surfear la ola" – Para Ti
 

Flor Bertotti: "Todo es una oportunidad, solo hay que ver cómo surfear la ola"

Hace ya siete años, la actriz fundó su primera marca de ropa: Pancha, pensada para "chicos vestidos como chicos". Mano a mano, charlamos con ella para conocer su camino de crecimiento y cómo aprendió de sus errores.
News
News

El proyecto empezó despacio, sin tiempos y sin urgencias. “Supe desde el principio que el recorrido iba a ser lento y que yo también me lo tenía que tomar así”. Fue con ese lema que Flor Bertotti -acelerada, ansiosa y resolutiva al instante- se propuso darle a su marca el nombre de “Pancha”, como un auto recordatorio de que este proyecto no tenía los tiempos de la tele. Al contrario: “Fue como una tortuga que va lento, pero que avanza, en un plan sin urgencias, en el que aprendo constantemente”.

Pancha ya existe en la Argentina hace siete años y hoy vende 100% online a través de su Tiendanube. Con el slogan de “chicos vestidos como chicos”, se planteó desde un principio como una marca que defendiera la inocencia y remitiera a la infancia. “Para vestirse como adultos tienen toda la vida”, explica Flor, “nuestra premisa fue que la ropa fuera cómoda, linda y con un aire vintage que recordara a la que nosotras usábamos cuando éramos chicas.”

Actualmente, Pancha vende exclusivamente de manera online con Tiendanube, la plataforma e-ecommerce que les permite a los negocios crear su propia tienda online, incluyendo otros canales de venta como Instagram, Facebook, marketplaces y resolviendo todo lo que necesita una marca para vender en internet con éxito. Charlamos mano a mano con Flor Bertotti, para conocer cómo fue el recorrido con su marca. 

Hoy son cuatro mujeres las que conforman el equipo de Pancha.

Hoy, además de ropa, están preparando una nueva línea, “Pancha Recreo”: juguetes de madera recuperada (¡sin pilas, sin reglas y sin instrucciones!) y una selección de libros de editorial Planeta, elegidos especialmente por Flor, para acompañar a los chicos en su crecimiento desde otro lugar.

El nacimiento de Pancha coincidió con tu etapa de maternidad. ¿De qué manera considerás que convertirte en mamá te impulsó a crear tu propio negocio?

Básicamente me quemé con leche. Justo el año que nació mi bebé, trabajé mucho y me propuse ordenar mis prioridades y bajar un cambio. Los tiempos de la tele son muy extensos y me costaba ver cómo sincronizar 10 o 12 horas de grabación por día con la maternidad. Por eso, decidí quedarme un poco más en mi casa, pero nunca me gustó no hacer nada, así que enseguida empecé a encarar este mundo. No encontraba pijamas lindos y empecé a averiguar de cero cómo hacerlo. En realidad, empecé a hacer todo mal (se ríe): hice un millón de pijamas, me equivoqué en el corte, me llegaron cosas que no estaban bien hechas, hice mal los bordados, los colores, todo. Pero también fue un primer paso que me ayudó a ir animándome.

¡Claro! También hay que tener en cuenta que el mundo de la ropa no tenía nada que ver con tu profesión.

Nada que ver. Empecé googleando de cero qué era bordado, qué era un molde, qué venía primero, qué venía después. ¡Cero conocimiento, cero todo! Si miro para atrás, pienso: estaba loca. No tenía idea en lo que me estaba metiendo.

Si hoy vieras a la Flor Bertotti de hace siete años que recién estaba empezando a emprender, ¿qué le dirías?

La Flor de hace siete años creo que no tenía idea de adonde iba. Tenía muchas ganas y también mucho desconocimiento, que creo que fue una variable que me envalentonó. No fui de esas que hizo cuentas y análisis, desde el principio fue todo voluntad y optimismo. Después sí, tuve que afrontar un montón de dificultades en el recorrido de Pancha y tuve que sentarme a ver cómo se transformaba en un negocio que diera sus frutos. Pero lo fui aprendiendo sobre la marcha. Creo que si me mirara hace siete años, me diría: “Vos seguí, no escuches a nadie, no mires a nadie, seguí con ese impulso y en ese camino”. Y creo que estas dos cosas son las que más empujan. También tenés que tener tolerancia al fracaso, espalda para poder acomodarte (yo los primeros años no vivía de Pancha), y la perseverancia para buscar en los errores la posibilidad de redimensionar.

¿Como fue el caso del paso del local físico a la tienda online?

Al principio, cuando vimos que el local no estaba vendiendo a la escala que nosotras esperábamos, pensamos en vender online para sacarnos de encima la ropa. ¡Y al final fue ahí cuando dimos el gran salto! Creamos nuestra propia tienda online con Tiendanube, empezamos a llegar a muchos más puntos de la Argentina y transformamos nuestro negocio online en el principal canal de ventas. Así que, a partir de esa angustia de que no estábamos pudiendo con el negocio físico, apareció esta puerta, que significó nuestro gran salto de crecimiento. Todo es una oportunidad, solo hay que ver cómo surfear la ola.

¿Qué tuvieron que aprender como equipo (hoy son cuatro mujeres las que forman Pancha) a la hora de volcarse a la tienda online?

¡Todo! Cuando empezamos a vender online, nos parecía muy difícil la logística, creíamos que no iba a funcionar y sentía que nuestro público no iba a entrar a la tienda online. Y al principio, yo quería una página súper desarrollada, porque sentía que plataformas como Tiendanube eran más para emprendedores, y nosotras no considerábamos que estábamos en esa etapa. Así que tuvimos nuestra página web, pero fue mucho más difícil de lo que pensábamos, súper complejo cargar todo, era re lento y no llegamos nunca a hacer algo dinámico. Y ahí dijimos, ya fue, nos metemos en Tiendanube. Y la verdad es que la habíamos subestimado.

¿Por qué?

¡Porque de repente encontramos un mundo nuevo! Empezamos a cargar las fotos nosotras directo desde el celular, usamos las plantillas y todo se adaptaba al celular y a la computadora. Además, desde Tiendanube nos asesoramos un montón y creo que fuimos las mejores alumnas que tuvieron de toda la historia. Todo lo que nos decían, nosotras lo hacíamos e incorporábamos. Fue clave escuchar a la gente que sabe, que tiene más recorrido y que tiene las herramientas enfocadas en potenciar tu negocio. Definitivamente no somos las mismas hoy que las que fuimos por primera vez a la reunión de Tiendanube cuando empezamos a meternos en lo digital.

Desde Pancha, pudieron aprovechar la virtualidad que gener´ó la pandemia para poner la marca como una propuesta linda y accesible, al alcance de todo el pa´ís.

¿Qué sentís que le aportó tu carrera como actriz a Pancha?

Me ayudó a difundirla. En un primero momento, no quería que nada remitiera a mí dentro de la marca, pero después me di cuenta de que el hecho de que fuera mía era una gran herramienta de marketing y me ayudó a llevarla adelante. Hablar en primera persona de todo el desarrollo, de la producción y de lo que hacíamos, le dio a Pancha un respaldo de confiabilidad. Era darle la cara a algo de lo que estoy segura y que quiero que le vaya bien. Fue ponerle mi bandera a algo de lo que estoy súper orgullosa y contenta y feliz.

Si querés conocer más acerca de cómo tener tu propia página para tu emprendimiento de manera sencilla, hacé click acá.

Más información en parati.com.ar

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig