Flor Fabiano nos da tips para meditar (clave para lidiar con las emociones negativas de la era coronavirus)

La conocimos como modelo, pero luego incursionó en el mundo de la fotografía y la numerología, el coaching y la metafísica. Es nuestra referente en equilibrio personal en #selloparati. Esta vez nos da pautas para meditar, algo tan necesario en estos días en los que nos sentimos vulnerables.
“La respiración es la que nos hace frenar y reconocer lo que estamos haciendo y donde estamos”.

Su vida profesional empezó a los 14 años como modelo de campañas internacionales. Triunfó como modelo y luego incursionó en el ámbito de la fotografía, la numerología, el coaching y la metafísica.

Flor Fabiano será algo así como una guía inspiracional en #selloparati, para aprender a conocernos más, encontrar el equilibrio y aquietar la mente. En especial en estos días de incertidumbre y de cuarentena en los cuales nos sentimos vulnerables. Y nada mejor para contrarrestar estas emociones negativas que la meditación.

Qué es meditar

“Es estar cien por ciento presente en el momento. Se puede conseguir a través del silencio, pero muchas veces meditamos cuando cocinamos, cuando dibujamos, cuando nos bañamos y hasta cuando limpiamos. Es posible meditar en esta situación de aislamiento social porque estamos haciendo cosas tranquilas en casa”.

Por qué la meditación puede ayudarnos en estos días

“Colabora porque nos mantiene enfocadas en el presente. Las emociones negativas provienen de un apego a la incertidumbre o a estar pensando esto cómo va a ser o cómo lo voy a resolver. Los aspectos negativos están relacionados a la mente ansiosa. En cambio, la meditación nos lleva al presente y nos hace ejercitar esto de estar presente, de vivir el momento“.

En qué momento del día conviene meditar

“La meditación tiene un momento muy específico que es a la mañana para tranquilizar la mente y poder ejecutar el día con mayor rédito o siendo coherente, o estando tranquila. Y antes de irnos a dormir como un momento de reflexión, de agradecimiento, un momento introspectivo para poder descansar realmente que es lo que nuestro cuerpo físico necesita. Si nos vamos a ir a dormir con una película, o con algo que nos movilice, seguramente nuestro sueño no será en paz y eso va a influir al día siguiente”.

“Meditar es estar presente”. Foto: A. Atlántida.

Cuánto tiempo le dedicamos a la meditación

“Va a ser de acuerdo a lo que cada uno necesito. Uno puede empezar a entender que la meditación es este estado de estar presente. Se puede empezar de a poco, simplemente frenando la actividad en algún momento del día y poniéndose a respirar tres veces, inspirando profundamente. Eso va a calmar el ritmo, el acelere, y ya será efectivo. Adoptando este hábito de respirar en varios momentos del día, uno cada vez va a buscar más ese momento de calma y va a querer meditar más veces durante el día”.

Cómo meditamos en casa cuando estamos todos juntos (y con chicos) pasando la cuarentena

“Los chicos son parte nuestra y claramente son parte de nuestro momento. Si interrumpen una meditación, hay que aceptarlo. Y si no podemos continuar con la meditación, no pasa nada. No es que hay que cumplir con un tiempo de meditación preciso, ya tuviste tu minuto meditando y con eso alcanza. Si uno tiene que ponerse a reir con los chicos o compartir el momento, eso también es meditación. Meditar es estar presente, los chicos son una invitación a estar presentes, desde el juego, el compartir. Ademñas podés estar meditando mientras cocinás, mientras cortás la cebolla y el tomate. Podés meditar cuando te bañás y te conectás con el agua de la ducha que te cae sobre el cuerpo. A veces yo lo hago mientras me limpio la cara: me pongo una música (Deva Premal, Mirabai Ceiba o Snatam Kaur) y empiezo a cantar mantras. Elijo los momentos cotidianos para poder darle el lugar a otra sintonía, a otra vibración en lugar de darle poder a la mente. Eso es meditar”.

Cualquiera puede meditar

“Meditar es estar presente, vibrar en el agradecimiento y en la calma. Cualquiera puede hacer tres respiraciones y sentir esa calma y experimentarla. Claro que uno puede disfrutar algo cotidiano que se nos está dando ahora en esta cuarentena desde limpiar o cocinar. Cuando la mente está trabajando en algo puede estar relajada por otro lado. La meditación se produce en movimiento y en calma. Es poder en el medio de todo el ruido, generarnos un espacio de calma que nos va a ayudar a encarar el día, a frenar conflicto o a relajarnos para irnos a dormir”.

Florencia Fabiano sello para ti
“El espacio está dentro de cada uno”. Foto: @florfabiano.

¿Es necesario preparar el ambiente para meditar?

“El ambiente se puede preparar, o simplemente al preparar el ambiente ya estamos meditando. A veces prender una vela y quedarnos mirando la luz y pensar en agradecer, ya es suficiente. Muchas veces las cosas materiales te ayudan a tener una acción para poder llegar a lo mismo, para estar enfocada. Pero no es necesario porque el espacio está dentro de cada uno. Ahora, si uno quiere prender la vela, quedarse con una música, ponerse a escribir, es válido también”.

Cuánto me pueden ayudar las aplicaciones para meditar

“Sirven mucho porque a veces estamos muy mentales y realmente recibir una guía es genial. Me parece una excelente herramienta, además al ser guiada podemos hacer una meditación mucho más larga. Me parece importante encontrar la propia sintonía, lo que a cada uno le vibre más. Lo importante es hacernos ese espacio dentro de todo lo que tenemos que hacer para estar con nosotros mismos”.

Puede interesarte

Todos meditamos

“Yo creo que todos meditamos, lo que pasa es que no sabemos que estamos meditando. Lo hacemos cuando estamos conectados cien por ciento con lo que estamos haciendo, o estamos disfrutando algo, una canción, un libro, por ejemplo. A alguien que cree que nunca medito, le diría que comience a registrar esos momentos donde uno vibra alto y que siente que le hace bien, ya sea pintando, cocinando, o leyendo un libro. La respiración es la que nos hace frenar y reconocer lo que estamos haciendo y donde estamos. La invitación en esos momentos es a respirar profundo tres veces y agradecernos por el espacio que nos damos a nosotros mismos”.

Poder correr la nube…

“La meditación es un regalo para uno mismo, es detenerse a observar, reflexionar o no obsesionarse con un tema porque eso es lo que quiere la mente, pensar en algún conflicto, querer resolverlo… De repente te viene algo. Con la meditación tenés el poder de correr la nube, respirar, aceptar, agradecer y continuar. No quiere decir que la nube se vaya, sino tener el poder de controlarla y de correrla, no darle lugar a que eso siga creciendo y que nos acelere el corazón. Por eso la respiración es súper importante”.

Meditar ni bien abrimos los ojos

“Ese es el mejor momento para meditar. Que sea un momento de gratitud, de manifestación de cómo queremos que sea nuestro día, es el momento de un mantra, de mirar por la ventana. Si se puede también hacerlo a la noche antes de irnos a dormir, y durante el día empezar a registrar esos momentos que estamos presentes, deternos ahí, respirarlos, para guardarlos en nosotros”.

El jueves 23 de abril a las 17, no te pierdas el vivo de #selloparati con Flor Fabiano.

Ir Arriba