Híper e hipotiroidismo: enfermedades silenciosas que sufren más las mujeres que los hombres – Para Ti
 

Híper e hipotiroidismo: enfermedades silenciosas que sufren más las mujeres que los hombres

Los trastornos de tiroides afectan en gran parte a las mujeres, sobre todo a partir de la adolescencia. En la mayoría de los casos se detecta cuando el cuadro es avanzado, sin embargo, existen formas de reconocerlas a tiempo.
Lifestyle
Lifestyle

La tiroides es una glándula en forma de mariposa, ubicada en la base del cuello. Tiene apenas 5 cm de diámetro, su función es producir, almacenar, y liberar hormonas tiroideas en el torrente sanguíneo. Las hormonas que produce, también son conocidas como T3 y T4. Estas son indispensables, pues influyen en casi todas las células del cuerpo y ayudan a controlar la forma en que el cuerpo utiliza y almacena energía, lo cual también se conoce con el nombre de metabolismo.

Síntomas de alerta que debés tener en cuenta

Cansancio, insomnio, nerviosismo, pérdida o aumento de peso o depresión son algunos de los síntomas específicos que pueden deberse a que algo no está funcionando bien en la glándula tiroidea, a la que muchas veces no se le presta la debida atención. Como tiene vital importancia en nuestro sistema fisiológico, cuando ésta falla, enseguida repercute en nuestro organismo. Si produce excesiva cantidad de hormonas, hay hipertiroidismo, mientras que cuando la producción es insuficiente se denomina hipotiroidismo.

Cansancio, pérdida de peso, nerviosismo....son algunos de los síntomas que debés tener en cuenta para consultar al médico. Foto: Pinterest

La Dra. María Belén Zanchetta, especialista en Endocrinología del Instituto de Diagnóstico e Investigaciones Metabólicas (IDIM) comenta que “clínicamente es fácil diagnosticar una hiperfunción de la glándula tiroidea, aunque el paciente suele recurrir a un especialista cuando el cuadro está avanzado. Es bastante común que primero consulte con otro profesional, y el diagnóstico sea anorexia o estrés y por eso muchas veces se tarda en dar con el diagnóstico correcto”.

Para que haya un trastorno de tipo tiroideo, por lo general tiene que haber también, una cierta predisposición genética. La tendencia a este tipo de enfermedades es autoinmune, sin embargo, esta autoinmunidad es hereditaria y, generalmente se hereda por la línea femenina de la familia.

Cambios hormonales en la adolescencia

Los cambios hormonales en el embarazo son muy frecuentes. Foto: Pinterest

La adolescencia, es una etapa clave en la vida de toda mujer, en ella suelen producirse distintos cambios hormonales. En este período, es frecuente descubrir problemas referidos a la tiroides, debido a los trastornos menstruales y sobrepeso.

Cuando el grado de afectación de dicha enfermedad es riguroso, el hipo y el hipertiroidismo, son clínicamente notables. Pero muchas veces, no se producen síntomas o los mismos son muy aislados. El hipotiroidismo puede producir intolerancia al frío, cansancio y sueño, aumento de peso, caída de cabello, estreñimiento, y alteraciones menstruales.

En cambio,  el hipertiroidismo se manifiesta a través de intolerancia al calor, insomnio, pérdida de peso, cabello fino y quebradizo, nerviosismo, taquicardia, dolores intestinales, náuseas, diarrea, insomnio y ansiedad.

Cómo detectar los trastornos de tiroides

Los trastornos de tiroides se suelen detectar a través de un análisis de sangre, midiendo la hormona tiroidea, la TSH (hormona segregada por hipófisis) y los anticuerpos.

Para detectar esta enfermedad, lo primero que se debe hacer, es tener una entrevista con un endocrinólogo, para realizar preguntas referidas al estilo de vida del paciente y los antecedentes familiares del mismo. Una vez conformada la entrevista, se sugiere realizar un control de la frecuencia cardíaca y se procede a una palpación de la zona donde se encuentra la glándula, para descubrir si hay presencia de nódulos.

En caso de observar alguna irregularidad, el diagnóstico puede complementarse con una ecografía de cuello, la misma permite ver los nódulos de hasta 2-3 mm, las características de los mismos y, a su vez, se pueden evaluar los ganglios cervicales.

Un estudio específico para tener en cuenta

Hay veces en que las células de las tiroides se separan ligeramente de las células principales y configuran un grupo celular diferente, formándose nódulos.

¿Cuándo se debe realizar una PAAF (Punción de tiroides)?

* En nódulos mayores a 1 cm.

* Nódulos menores a 1 cm con características ecográficas sospechosas.

* Evidencia de crecimiento rápido

* Presencia de adenopatías.

* Adherencia a planos profundos.

* Antecedentes de radioterapia en el cuello.

* Antecedentes de cáncer de tiroides en la familia

Asesoramiento: Dra. María Belén Zanchetta, especialista en Endocrinología  del Instituto de Diagnóstico e Investigaciones Metabólicas (IDIM)

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig