Reapertura de la Confitería La Ideal, mirá los avances por dentro de este ícono porteño con más de 100 años de historia – Revista Para Ti
 

#HistoriasDeCemento: Reapertura de la Confitería La Ideal, los avances por dentro de este ícono porteño con más de 100 años de historia

La reforma de la icónica confitería sigue adelante y, de la mano de Silvina Gerard, accedimos en exclusiva a algunos detalles de los trabajos que se están realizando y viajamos en el tiempo para conocer parte de su historia.
Deco
Deco

"El progreso no consiste en aniquilar hoy el ayer, sino conservar aquella esencia del ayer que tuvo la virtud de crear ese hoy mejor” - José Ortega y Gasset.

Un aroma particular, mezcla de cera de abejas, carnaúba y parafina caliente a baño María perfuma el recinto. Con algo de polvo sobre el piano, sillas apiladas con sus fundas y la tenue luz de una tarde gris de junio se compone la escena en el local de "La Ideal" que promete renacer, pronto...

Allá por 1912, a dos años del centenario de la ciudad, Buenos Aires lucía sus mejores trajes iniciando un nuevo siglo. La ciudad estrenaba fachadas a la europea en edificios y bulevares con visión cosmopolita en el Barrio de San Nicolás.

Don Manuel Rosendo Fernández, inmigrante de Pontevedra, Galicia, encargó al ingeniero C. F. González un elegante y sofisticado espacio donde la sociedad de la época honrara la nostalgia del encuentro.

Un té de señoritas, discusiones políticas, una cita de enamorados y las presencias de ilustres, escritores, bohemios o pintores. Así, la música en vivo de la Embassy Jazz alegraba las almas que por un rato soñaban ser parte de una sociedad que buscaba el prestigio de una confitería de la Belle Epoque a la europea.

En el entrepiso, detrás del escenario tocaba la "orquestas de señoritas" se festejaban despedidas de solteras con té y masas. Era famoso el copetín que, hasta presidentes, se dice mandaban pedir a la confitería.

Materiales traídos por encargo de Europa como arañas francesas, sillones checoslovacos, vitrales italianos, boiserie de cedro de 1912, escaleras de mármol, cristal biselado para las vitrinas, bronces, hierros y molduras.

Años más tarde, tacos y tacones marcaron el ritmo de la milonga y también funcionó como "café concert". Pero la Confitería "La Ideal" bajó sus pesadas persianas en 2016 para dormir un sueño que apagó el eco de los pasos y el humo de cigarrillo impregnado en el piano Schiedmayer fabricado en Stuttgart en 1889.

Desde entonces, un nuevo dueño ordenó un proceso de recuperación y restauración a cargo del arquitecto Alejandro Pereiro, especializado en proyectos gastronómicos.

Y aquí comienza la historia de una puesta en valor heroica, donde la tecnología del 2022 atraviesa sus cimientos para modernizar las entrañas de un edificio centenario. Más de dos mil metros cuadrados de historias que despertará un sueño encandilado por sus nuevas luces, el calor de los hornos de última generación y el aroma del café de la vieja cafetera Tiziano que volvió a ponerse en marcha, restaurada.

Tres pisos recuperados, dos pianos afinados, 134 sillas Thonet renovadas, más 200 se encargaron de igual diseño. Al frente, el rescate de símil Piedra París y el cartel intacto con la flor de lis, ícono del lugar.

Los pisos de mármol en varios tonos, crema marfil, gris jura, negro ubatuba y travertino rosso son posteriores a la obra fundacional.

Despejado nuevamente, el hueco oval del primer piso permite entrar la luz natural que llegará incluso hasta la planta baja. Había sido cerrado en la década del setenta para usar como pista de milonga.

Allí una baranda vidriada permite, por su transparencia, atravesar la sala hasta el famoso "bombonero". Esta bellísima estructura exhibidora y todos los vidrios que la componen fueron restaurados. Se ocuparon de limpiar, desmontar, remasillar y consolidar cada pieza e incluso, rehacer los faltantes.

Otra obra maestra de restauración es el ascensor. Se desarmó íntegramente para ocuparse de la puesta en valor de cada detalle, enlozando y cobreando cada pieza y reemplazando la cabina por otra nueva con piso de cuarzo. Se mantienen los mismos espejos y los apliques son los originales. El cielorraso, dorado a la hoja.

Se renovó la gran cúpula de cañón corrido con claraboya de cartapesta, una técnica centenaria que surge de mezclar polvo de mármol, yeso duro, colas naturales, yute y cáñamo para darle resistencia.

Los sesenta paneles de vitrales que la coronan a ambos lados fueron restaurados por un equipo especializado a cargo de Paula Farina Ruiz, quien también trabajó en "El Molino" y "Las Violetas". Las arañas francesas y apliques son originales y fueron bajadas, desarmadas, recableadas y pulidas.

En 1996, Madonna bailó entrelazando sus pasos con Banderas para la famosa escena de la película de Alan Parker, "Evita".

Dicen que la receta del pan de molde se originó en sus hornos y que los primeros sándwiches de miga caseros salieron de "La Ideal".

Pronto volverá el "Té de la tarde" con una carta moderna pero también con platos tradicionales que el restaurante ofrecerá en sus salones para 350 comensales.

"La Ideal" está perfumada y el aroma se queda conmigo hasta el día de su apertura. Volveré a entrar dispuesta a caer en su hechizo de fascinación porque "La Ideal" promete una experiencia única al tiempo de la Belle Epoque.

"Confitería La Ideal" Café, Restaurant y Bar Notable desde 1912.

Proyecto dirección y conducción: Arquitectos Alejandro Pereiro y Gustavo Cerrotti para el estudio Pereiro, Cerrotti & Asociados. Restauración de boiseries, dorados a la hoja, estucos y cartapesta: Agustina Speron.

Restauración frente Theotokos, Vitreaux, restauración y nuevos: María Paula Farina Ruiz.

Próxima apertura: actualmente en proceso de restauración.

Texto y producción: Silvina Gerard (@silvina_en_casapines).

Fotos: Diego García

Video: Ale Carra.

Edición de video: Camila Uset.

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig