La casa de Norah Jones en Brooklyn: bohemia, chic y en venta

La multipremiada cantante colgó el cartel de “en venta” en su preciosa casa del siglo XIX, ubicada en el barrio de Cobble Hill, Brooklyn, New York. Allí vivió durante los últimos 10 años y es un fiel reflejo del estilo ecléctico y relajado de la artista.
El cálido living, con sofá y sillones curvos que abrazan y una mesa revestida en fibras al centro. Una alfombra de pelo contiene al mobiliario, dispuesto entorno a la chimenea original con frente de mármol. Los ventanales de vidrio repartido y la araña clásica hablan de la antigüedad de la construcción. (Foto: Fotonoticias).
La bellísima Norah Jones, una de las voces femeninas más sensuales del universo musical. (Foto: Fotonoticias).

La multipremiada y talentosa cantante Norah Jones vende su hermosa mansión de Brooklyn en la que vivió con su familia los últimos 10 años.

Se trata de una casa colonial de 3 plantas, toda en ladrillo rojo a la vista, construida en 1843 y elogiada por la Comisión de Preservación de Monumentos Históricos de Brooklyn.

Norah Jones la adquirió en 2009 por 4,9 millones de dólares y la reformó por completo. Sus interiores son eclécticos, con una decoración vintage, cálida y sensual como su voz.

Colores plenos para el comedor de diario informal, con una mesa Saarinen, un banco de material y sillas tapizadas en terciopelo azul. Los pisos entablonados de madera son originales. (Foto: Fotonoticias).
Infaltable en un luminoso rincón del living, un piano vertical. Se le arriman dos pufs de fibras. Todas las aberturas de la casa combinan madera y vidrio. (Foto: Fotonoticias).

La casa de Norah Jones en venta

En total, la mansión de Cobble Hill cuenta con 4 habitaciones, una de ellas en uso como oficina y sala de prensa, además de la cocina reformada como para una chef, los baños (tres en total, cada uno con una impronta especial) y un área social muy cálida y luminosa, de cara al patio con espacio para comer al aire libre.

La casa suma 420 m2 cubiertos más un preciso jardín lateral con pileta y jacuzzi: un lujo privado ya que Norah Jones es una eximia nadadora.

El comedor formal, con una moderna mesa cuadrada con tapa de cemento alisado y sillas con funda de gabardina gris. Como contraste, una lámpara colgante de fibras. (Foto: Fotonoticias).
La cocina tiene una isla central diseñada en madera recuperada. También son de madera (de pino) los frentes de alacenas y bajomeasda. Azulejos estilo mayólicas suman sus dibujos en las alzadas. También el revestimiento del piso muestra un patrón que se repite. Un conjunto de cuatro lámparas estilo industrial iluminan la barra. (Foto: Fotonoticias).

Después de adquirir la casa en 2009, Norah Jones puso especial énfasis en la reforma de la cocina. Eligió madera recuperada para sumar al centro una isla con bacha doble enlosada, espacio de guardado de un lado y tapa de madera a modo de desayunador, acompañada por cuatro banquetas de madera.

La completan unas lámparas industriales que desestructuran el espacio.

El comedor forman también tiene su sello: bien ecléctico, mezcla cemento alisado, fibras naturales y la veta colonial que suman la chimenea de mármol y las aberturas originales del siglo XIX.

En la segunda planta, un área social privada. Sorprende en un rincón, con piso abierto hacia la planta baja, una grlilla armadoa con distintas lámparas y faroles colgantes, de distintos tamaños y en vidrios de colores que crean un juego súper interesante. (Foto: Fotonoticias).

Está claro que para la cantante, compositora y actriz, esta casa es muy especial. “Es un hogar muy querido y cálido. Mi búsqueda de una casa con patio comenzó cuando conseguí a mi perro, Ralph. Siempre se sintió como un escape de la vida de la ciudad. Aquí formé mi familia, hice mucha música y pasé momentos realmente mágicos allí“, contó recientemente Norah en el diario Wall Street Jornual.

Puede interesarte

El dormitorio principal. Dos estanterías bajas abiertas se ubican a cada lado de la cama, que remata en un respaldo de madera oscura y un espejo redondo. No falta la cuota de arte con unos dípticos a uno y otro lado. En un rincón, junto a las ventanas de vidrio repartido, un sillón ancho y envolvente con su apoyapiés. (Foto: Fotonoticias).
Uno de los baños, con piso y paredes en un mis de mayólicas y azulejos blancos. El mueble vanitory está diseñado en madera recuperada. (Foto: Fotonoticias).
El dormitorio princiapal. Dos ventanas verticales embarcan a la cama, acompañada por unas mesas de luz con lustre oscuro. Un díptico con dibujos geométricos hace de respaldo. (Foto: Fotonoticias).
Otro baño cargado de personalidad. La chimenea pintada con marco pintado de azul juega con el color de los cerámicos vítreos que cubren el piso. La bacha estilo antique, con patas cromadas, lleva grifería de la misma línea. (Foto: Fotonoticias).

Celosa de su vida privada (poco se sabe de ella) la cantante aprovechó la cuarentena para ultimar los detalles de su último disco “Pick me up off the floor” que tiene fecha de salida prevista para el próximo 12 de junio.

Se sabe que la compositora incluyó en su nuevo álbum una canción pensada para estos tiempos: ‘Tryin to keep it together’.

La oficina privada, con una meas de trabajo muy net, una silla de madera y estantes abiertos. El arte, los detalles en fibras y las plantas tropicales, siempre presentes. (Foto: Fotonoticias).

La casa boho chic de una estrella pop nortemaericana

En el contrafrente de la casa se aprecia mejor su maravillosa arquitectura, con la piel de ladrillos rojos y las ventanas de de doble altura para maximizar la luz natural.

En 2010, la ganadora de 9 premios Grammy reformó el jardín para instalar allí una piscina con una particularidad: se cierra por completo cuando no está en uso. El espejo de agua suma además un cómodo jacuzzi. Todo un lujo en plena ciudad.

El contrafrente, de cara al jardín con pileta. Se destacan los ventanales de doble altura y la fachada de ladrillo visto. (Foto: Fotonoticias).
La pileta y el jacuzzi, ubicados en línea. Norah es una eximia nadadora y encargó su construcción en 2010. (Foto: Fotonoticias).
Los espejos de agua se cieran por completo con un moderno sistema corredizo. Una pégola de madera por la que trepan las enredaderas les da sombra en verano. (Foto: Fotonoticias).
La hermosa fachada de la construcción, típica de Brooklyn, vendida en 8 millones de dólares. (Foto: Fotonoticias).
Ir Arriba