La “magia del orden” en un hogar lleno de souvenirs y objetos de deseo ¡es posible!

Comedor con cuadros, plantas, tapices y textiles.
Recuerdos de viajes, obras de arte y objetos de deco, son protagonistas de un departamento en el barrio de Belgrano, a la medida y gustos de sus dueños. Y este universo de objetos fantástico también se mezcla con la naturaleza.

Verónica y Federico Estrella son los directores creativos de Los Vados del Isen, la casa de accesorios de nombre tolkiano donde todo está hecho por ellos.

Oriundos de General Alvear, provincia de Buenos Aires, su bellísimo departamento en el barrio de Belgrano es una fotografía completa de su gusto por el arte, los viajes, la naturaleza y la decoración. Todo en un mismo lugar, ¡y en orden!

Comedor con cuadros, plantas, tapices y textiles.
Cuadros, plantas, tapices y textiles, objetos grandes y chicos para descubrir agudizando la vista, se codean en este lúdico comedor. La mesa llegó desde su pueblo, General Alvear, y rápidamente se rodeó de sillas con distintos diseños, materiales y procedencias, en un feliz popurrí. Las de caño rojo y las de ratán negro son de Paul Deco (www.pauldeco.com) y las de pana son de Números Primos (@tallernumerosprimos). Para iluminar la escena, Federico armó una lámpara que lleva como complemento piezas de bijou de su marca (@Vados Home). Un gran cuadro de Soledad Otero, artista y diseñadora (Verónica se lo regaló a Fede para su cumple 40) es testigo y protagonista a la vez de este colorido espacio.
Una vista del living del departamento.
Una mesa con caballetes prácticamente devenida en vivero divide en dos el living. Variadas plantas de interior que ellos reproducen con dosis iguales de amor y paciencia se acomodan también sobre el piso de parquet espina de pescado original del departamento. Una gran lámpara con bolas de lana (Paul Deco) secunda esta ambientación.
Un close up para la lámpara del comedor
Un close up para la lámpara del comedor a la que Federico le sumó partes de accesorios de Los Vados (@Vados Home).
En el living del departamento.
En el living, otra pieza artesanal fabricada por los dueños de casa: la lámpara de alambre y red, responsable de dar luz sobre el sofá con funda y popurrí de almohadones, el sillón individual, la alfombra de rafia (ambos de@mesopotamia.ba) y la mesa baja de madera con floreros, candelabros y otros objetos. Sobre la pared, una composición con cuadros, fotografías y espejos, todos en pequeño formato.
El living del departamento.
En la biblioteca, original del departamento, adornos y recuerdos de viajes de ellos y de sus hijos: todos conviven en franca armonía.
El espacio de juegos del departamento.
Una hamaca sujeta al cielorraso con gruesos cabos náuticos marca la entrada al espacio de juegos: el playroom. En su interior, junto al sofá, un megapuf de Bag it (bagit.com.ar). Sobre la ventana, guirnalda de luces (Mid Light).
Un rincón de lectura en el living.
Un rincón de lectura en el living, con un sillón individual, una alfombra de rafia (@mesopotamia.ba) y una lámpara de pie con pantalla de palmeras, diseño de la artista Andrea Peraita @andreaperaita).
El hall de entrada del departamento.
El color da la bienvenida desde el hall de entrada del departamento. Un cuadro de cactus hecho por Esmeralda, la hija de 11 años, convive con otro pintado por su mamá. El espejo de la pared era de Editor Market y el revistero está hecho con un canasto antiguo de sodas con un muñeco de Milo Lockett.
Dormitorio principal.
En contraposición con el resto del departamento, el dormitorio principal hace alarde de austeridad. La cama viste un acolchado y almohadones de lino (Paul Deco y Casa Chic). Un velador en metal dorado (Mid Light) aporta la luz de noche. El color irrumpe en el cuadro de Carolina Sverlij.
Dormitorio de niños.
En otro ángulo del mismo dormitorio, la pared cabecera se luce con un papel mural de Tinta Chini (@tintachini). La cama (Mesopotamia) lleva una manta con pompones. Los adornos son de Binah Deco (binahdeco.com.ar).
Un empapelado con grandes flores para el baño.
Un empapelado con grandes flores y diseño de Sofía Willemoës (@sofiawillemoes) viste a media altura las paredes del toilette, que acomoda una bacha antigua en voladizo y grifería y accesorios estilo antique en acabado oro. El espejo es de Casa Chic (@casachicoficial).
El recibidor que antecede a los cuartos se vistió de riguroso negro.
El recibidor que antecede a los cuartos se vistió de riguroso negro, en un clima muy teatral. Portarretratos con fotos familiares conviven con un espejo heredado. El banquito de madera de cardón llegó desde Salta.
La cocina tiene pisos de cemento alisado y paredes con azulejos subway.
La cocina tiene pisos de cemento alisado y paredes con azulejos subway con la junta a contratono. Los muebles son originales del depto, con los frentes en blanco y rematados por mesadas de mármol. Como comedor de diario, juego de mesa y sillas (Salazar Deco).
El balcón, con piso de deck, no sólo se llenó de plantas.
El balcón, con piso de deck, no sólo se llenó de plantas en un sentido tradicional. Los dueños de casa colgaron del techo el esqueleto de una vieja banqueta que devino en original soporte para enredaderas varias y algunas farolas colgantes: puro ingenio en pocos metros cuadrados.


Producción: Marité Rizzo. Fotos: Fernando Venegas.

Ir Arriba