Las fotos del viaje a Cataratas del Iguazú de Barby Franco, Fernando y Sarah Burlando – Revista Para Ti
 

Las fotos del viaje a Cataratas del Iguazú de Barby Franco, Fernando y Sarah Burlando: diversión, paseos y descanso

La familia a pleno se fue a pasar unos días de descanso a uno de los lugares más paradisíacos del país, las Cataratas del Iguazú. Viajaron con ellos María y Delfina, las hijas mayores del abogado, que están embobadas con su hermanita de seis meses.
News
News

Barby Franco, Fernando Burlando y la hija de ambos, Sarah, viajaron a las Cataratas del Iguazú para pasar unos días de descanso en uno de los lugares más hermosos de nuestro país. Los Burlando se hospedaron en un hotel cinco estrellas de la zona, desde donde tienen una vista privilegiada de los saltos de agua.

Y fue Barby Franco quien compartió con sus seguidores varias imágenes de su estadía en el lugar, disfrutando además de las temperaturas cálidas de la región que permitieron que la bella Sarah luciera sus prendas más veraniegas.

Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú
Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú

En las fotos también puede verse cómo Burlando disfrutó tanto de su pequeña beba de seis meses como de sus hijas mayores, María y Delfina, quienes viajaron con su papá para disfrutar ellas también de los bellos paisajes de las Cataratas del Iguazú.

Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú
Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú
Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú
Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú.
Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú
Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú
Fernando Burlando con sus hijas, María, Delfina y Sarah
Fernando Burlando con sus hijas, María, Delfina y Sarah
Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú
Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú
Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú
Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú
Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú
Barbie Franco y Sarah en las Cataratas del Iguazú.

Barby Franco explicó por qué Sarah, su bebita, comenzó a tomar mamadera y cómo se dio cuenta que algo pasaba

Tras mostrar a Sarah tomando mamadera, Barby Franco reveló que la beba ahora hace alimentación mixta, es decir combina lactancia con biberón.

La modelo y pareja de Fernando Burlando respondió preguntas de sus seguidores a través de Instagram y fue en ese momento cuando explicó que la beba de cuatro meses debe tomar una leche de fórmula especial ya que hace pocos días fue diagnosticada con alergia a la proteína de la leche de vaca o APLV. Vale recordar que hace un tiempo Paula Chaves reveló que su hija menor, Filipa, padecía esta condición.

Primero, Barby mostró a la pequeña tomando el biberón con sus propias manos. "Se cree grande", escribió la modelo. Luego, en una foto donde Sarah aparece tomando teta, la modelo escribió: "Hacemos lactancia mixta".

Barby Franco explicó por qué le da mamadera a Sarah
Barby Franco explicó por qué le da mamadera a Sarah.

Más tarde, respondiendo a una seguidora, la modelo mostró la marca de leche de fórmula que le prepara a su hija. "Le doy esta porque es alérgica a la proteína de la leche de vaca", explicó. Y luego reveló que ella misma está haciendo dieta para poder seguir amamantando. "Y yo en dieta estricta, cero lácteos", agregó.

Finalmente, en otra respuesta, contó cómo se dio cuenta de que algo le pasaba a Sarah. "Estaba irritable (ella por lo general se ríe todo el tiempo). Dos días llorando, nunca no se reía y me llamó la atención", comenzó respondiendo. "¡Y después había hecho caca con unas gotitas de sangre!", agregó, explicando un motivo de mucha preocupación que la debe haber movilizado rápidamente a la consulta con el médico pediatra.

Síntomas para detectar APLV o alergia a la proteína de la leche de vaca

Sus manifestaciones suelen ser inespecíficas; entre ellas se encuentran reflujo, cólicos, erupciones cutáneas, diarrea, sangrado en materia fecal y, si no se logra detectar a tiempo, puede ocasionar retraso en el crecimiento. Como no se dispone en primera instancia de métodos objetivos para su diagnóstico, es muy importante que tanto los padres como los pediatras estén atentos a este tipo de síntomas.

Consiste en una reacción alérgica desproporcionada frente al consumo de la leche de vaca o cualquiera de sus derivados; sus síntomas pueden aparecer, aunque infrecuentemente, en algunos niños amamantados.

Barby Franco con Sarah
Barby Franco con Sarah en el campo de la familia.

Existen diversas medidas para su tratamiento, si el bebé está siendo amamantado, la madre puede hacer la llamada ‘dieta de exclusión’ o el médico tratante puede evaluar la indicación de leches especiales cuya cobertura al 100% está garantizada por ley, con las que se puede tratar esta condición con muy buenos resultados.

Por lo general, se resuelve a los 3 años

Si bien existen diversos tipos de APLV y se pueden presentar con distintos niveles de severidad, suele ser una condición que generalmente se resuelve por sí sola antes de los 3 años de vida del niño y en la mayoría de los casos. Sin embargo, durante la primera infancia, es necesario abordar la patología para que la salud y la calidad de vida del paciente mejoren, ya que -de lo contrario- se corre el riesgo de que exista una mala progresión de peso en el crecimiento, además de una afectación general en la calidad de vida del niño y de todo su entorno familiar.

“Las alergias alimentarias en general y la más frecuente, que es la alergia a la proteína de la leche de vaca, generan una gran ansiedad en todo el entorno familiar. En los padres, porque sienten temor ante la aparición de algunos síntomas que pueden ser severos, como la anafilaxia, que es el más grave e incluso conlleva riesgo de vida para el infante. Y en los niños, porque ven limitada la interacción con sus pares, sobre todos cuando ingresan en la vida escolar”, explicó el Dr. Claudio Parisi, especialista en Alergia e Inmunología, ex presidente de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAeIC).

Los hijos de papás con alergias tienen mayor probabilidad de desarrollar alergias, entre ellas la APLV. Esto es porque los hijos heredan algunos genes de la mamá y otros del papá. Ellos heredan además genes que están presentes en las bacterias que les transfieren sus padres, las bacterias que los colonizan, principalmente aquellas que colonizan el intestino, que en su conjunto denominamos la microbiota intestinal, lo que conocíamos hasta ahora como flora intestinal”, refirió por su parte Gabriel Vinderola, doctor en Química, profesor de Microbiología de la Universidad Nacional del Litoral.

La microbiota intestinal es la responsable de ‘entrenar’ al sistema inmunológico para que desarrolle lo que se llama la ‘tolerancia oral’, que consiste en no responder con una alergia a los alimentos que ingerimos. Sin embargo, si las bacterias que recibe el bebé no son las correctas, o son pocas o poco diversas, ese entrenamiento del sistema inmunológico intestinal es incompleto, falla, y responde con alergias a ciertos alimentos, entre ellos a las proteínas de la leche de vaca.

Barby Franco explicó por qué le da mamadera a Sarah
Barby Franco explicó por qué le da mamadera a Sarah.

Son factores predisponentes de una microbiota deficiente la ausencia de lactancia materna, especialmente en lactantes nacidos por cesárea que no tuvieron el beneficio de “contaminarse” con bacterias buenas al transitar el canal vaginal durante el parto y el exceso de uso de antibióticos sin indicación médica, entre otros.

“En aquellos nacimientos por vía vaginal, el niño se nutre de las ‘bacterias buenas’ de la madre y que van a formar su propia microbiota; en contrapartida, nacer por cesárea (donde las primeras bacterias que colonizan al niño son las de la sala de parto), no recibir lactancia materna en forma exclusiva hasta los 6 meses de vida y el uso indebido de antibióticos, son factores que atentan contra la formación de una microbiota saludable”, afirmó el Dr. Parisi.

Tratamiento para el APLV

Una vez realizado el diagnóstico de APLV por el médico, como primera etapa de tratamiento podría indicarse la ‘dieta de exclusión’, que implica que la madre no consuma ningún producto lácteo o derivado del lácteo ni que presente esta proteína en su elaboración, dado que se transmite a través de la lactancia materna. Por otra parte, si el niño ya está recibiendo otros alimentos, ninguno de estos debe contener componentes de la leche de vaca.

Para aquellos casos en los que la dieta de exclusión resulta insuficiente, se cuenta con ‘fórmulas infantiles’, de expendio bajo receta médica y cubiertas en un 100% por la seguridad social, que son el tratamiento de la APLV y que permiten que los niños reciban los nutrientes necesarios para un sano desarrollo.

Particularmente, existen fórmulas infantiles -recientemente disponibles en nuestro país- que suman simbióticos a sus componentes, que son la sumatoria de prebióticos y probióticos, elementos que cuentan con evidencia científica que acredita sus beneficios en el desarrollo de una microbiota saludable en los niños con APLV.

“Los probióticos son microorganismos benéficos, principalmente bifidobacterias o lactobacilos, que fueron seleccionados por sus efectos beneficiosos en el intestino: son capaces de entrenar a las células inmunológicas. Mientras que los prebióticos no son bacterias, sino que son el alimento para que los probióticos puedan multiplicarse en el intestino, pero también son el alimento para otras bacterias benéficas naturalmente presentes en el intestino del bebé. Su combinación en una sola fórmula infantil genera una acción sinérgica entre ambas, el denominado ‘efecto simbiótico’, y promueve el desarrollo y modulación de una microbiota saludable”, sostuvo el Dr. Vinderola.

“Hay suficiente evidencia científica que demuestra que la presencia de simbióticos contribuye a estimular la microbiota y brinda un efecto protector de infecciones en el primer año de vida del bebé, lo que representa menor carga de antibióticos y otros medicamentos que a su vez atentarían contra el equilibrio de la propia microbiota”, remarcó el Dr. Parisi.

“La administración de simbióticos en una fórmula infantil hace que se asegure la llegada de bacterias benéficas y su alimento al intestino, donde se instalarán y trabajarán por un tiempo en la educación del sistema inmunológico para mejorar la respuesta a la APLV”, consignó Vinderola, que también es investigador del CONICET.

Estas fórmulas infantiles hipoalergénicas con simbióticos cuentan con más de 15 años de evidencia científica a partir de investigaciones que incluyeron un número superior a los 700 infantes, que demostraron que además de resolver los síntomas de alergia a la proteína de la leche de vaca, ayuda en la conformación y modulación de la microbiota a partir de la provisión de los simbióticos, asemejándola en parte a la de los niños que reciben amamantamiento.

Existen fórmulas infantiles para distintos rangos de edades: desde el nacimiento hasta los 12 meses y para edades más avanzadas, cuya prescripción quedará a criterio del pediatra. Si un paciente presenta mayor riesgo de padecer la enfermedad, ya sea por antecedentes de padres, hermanos u otro factor, es el pediatra quien determinará la factibilidad de su uso para prevención.

Más información en parati.com.ar

 

Más Para Ti

 

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig