Pareja: cómo recuperar el deseo si disminuyó en la pandemia – Para Ti
 

Pareja: cómo recuperar el deseo si disminuyó en la pandemia

Más allá del deseo, la satisfacción sexual no ha sido la misma, seguramente por el contexto de aislamiento y los mecanismos de adaptación a una nueva realidad. La sexualidad no se lleva bien con las expectativas, las exigencias, la idea de rendir, de cumplir, como si uno tuviera que pasar por un examen. Por lo tanto, el recupero de la sexualidad debería ser gradual, sin metas perentorias ni resultados plenos. Es clave relajarse y dejarse fluir. 
Lifestyle
Lifestyle

Para las parejas que estuvieron durante la pandemia con bajo deseo sexual, falta de intimidad, o bien con problemas en la erección, orgasmo, etc., la ilusión de que vengan tiempos mejores representa un alivio. Sin embargo, en otras aparece la duda: “¿Y si no podemos remontar esta situación?”.

Más allá del deseo, la satisfacción sexual no ha sido la misma, seguramente por el contexto de aislamiento y los mecanismos de adaptación a una nueva realidad. La sexualidad no se lleva bien con las expectativas, las exigencias, la idea de rendir, de cumplir, de complacer, como si uno tuviera que pasar por un examen y obtener una calificación, que generalmente es extremista, o bien o mal; los grises no se aceptan.

Todo esto activa la ansiedad y el miedo a fallar. Por lo tanto, la recuperación de la sexualidad debería ser gradual, sin metas perentorias ni resultados plenos.

Los cuerpos y la sensorialidad (lo que captan los sentidos) necesitan activarse poco a poco, haciendo uso de todo lo que brinda la erótica: abrazos, besos, caricias, desvestirse, cambio de lugares, música y otros tantos estímulos eróticos que guste a la pareja y acuerde su uso. La ansiedad y las expectativas altas no ayudan a la recuperar la magia del encuentro, tampoco apurar la genitalidad sin caldeamiento previo.

Una etapa de transición

Si el encierro significó un período de adaptación en las diferentes áreas de la vida, esta etapa de transición hasta la postpandemia debería ayudarnos a comprender que la sexualidad requiere de comunicación, de generar espacios y tiempos de intimidad específicos. Y que el mero hecho de estar juntos durante casi todo el día no significa que el erotismo esté encendido, “a flor de piel”, preparándose para el encuentro apenas una mínima insinuación.

Debe ser, entonces, la oportunidad para dejarnos llevar por el placer de las caricias, de los abrazos, los masajes, sin presiones para llegar a la genitalidad como objetivo. Si tenemos más tiempo para el sexo, entonces aprendamos a desplegar una erótica más rica en el contacto y no en la meta del coito. La sexualidad no es cumplir etapas para llegar al orgasmo, es disfrutar de una experiencia de placer, cada momento es de por sí excitante.

Asesoró: Dr. Walter Ghedín, psiquiatra y sexólogo

Más información en parati.com.ar

Más información en parati.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig