Qué es la enfermedad de Wilson, el síndrome que terminó con la vida del fubolista Maximiliano Kondratiuk – Para Ti
 

Qué es la enfermedad de Wilson, el síndrome que terminó con la vida del fubolista Maximiliano Kondratiuk

Tenía 35 años y desde hace casi 10, el futbolista de Gimnasia y Esgrima La Plata luchaba contra esta enfermedad degenerativa. Cómo es y cuáles son los síntomas de esta extraña enfermedad que afecta a una de cada 30 mil personas. 
News
News

Desde el viernes pasado, Maximiliano Kondratiuk estaba internado en la Clínica de La Rivera, según publicó el diario El Día de La Plata. Desde hacía más de 10 años sufría la enfermedad de Wilson, el síndrome que lo había alejado de la cancha (era futbolista de Gimnasia La Plata y Atlanta) y terminó con su vida.

Kondratiuk, que era padre de un niño, murió a los 35 años tras sufrir una complicación en su estado de salud y estaba internado en terapia intensiva.

La enfermedad de Wilson, un síndrome que afecta a una de cada 30 mil personas

Maximiliano Kondratiuk luchaba por rehabilitarse. Había logrado volver a pararse en el último tiempo.

Según describe la Clínica Mayo, la enfermedad de Wilson es un trastorno hereditario poco frecuente que causa una acumulación de cobre en el hígado, el cerebro y otros órganos vitales. A la mayoría de las personas se les diagnostica la enfermedad de Wilson entre los 5 y los 35 años, pero también puede afectar a personas más grandes o más jóvenes.

El cobre juega un papel fundamental en el desarrollo de nervios saludables, huesos, colágeno y melanina, los pigmentos de la piel. Normalmente, el cobre se absorbe de los alimentos y el exceso se excreta a través de una sustancia producida en el hígado (bilis).

Sin embargo, en las personas que tienen la enfermedad de Wilson, el cobre no se elimina correctamente y, en su lugar, se acumula, posiblemente hasta alcanzar un nivel que supone un riesgo para la vida. Cuando se diagnostica pronto, la enfermedad de Wilson es tratable, y muchas personas que padecen este trastorno llevan una vida normal.

Los síntomas varían en función de las partes del cuerpo afectadas por la enfermedad. Estos pueden ser:

  • Fatiga, falta de apetito o dolor abdominal
  • Color amarillento en la piel y en la parte blanca de los ojos (ictericia)
  • Cambios de color en los ojos a marrón dorado (anillos de Kayser-Fleischer)
  • Acumulación de líquido en las piernas o en el abdomen
  • Problemas para hablar, para tragar o con la coordinación física
  • Movimientos descontrolados o rigidez muscular


La enfermedad de Wilson se hereda como un rasgo autosómico recesivo, lo que significa que para padecer la enfermedad debes heredar una copia del gen defectuoso de cada padre. Si recibes un solo gen anormal, no padecerás la enfermedad, aunque se te considerará portador y es posible que tus hijos hereden el gen. Diagnosticar la enfermedad con la mayor antelación posible aumenta drásticamente las posibilidades de que el tratamiento sea exitoso.


Si no se trata, la enfermedad de Wilson puede ser mortal. Algunas de las complicaciones graves son:

  • Cicatrices en el hígado (cirrosis). A medida que las células hepáticas tratan de reparar los daños causados por el exceso de cobre, se forma tejido cicatricial en el hígado, lo cual dificulta su función.
  • Insuficiencia hepática. Puede producirse de manera repentina (insuficiencia hepática aguda) o avanzar poco a poco a lo largo de los años. Una opción de tratamiento podría ser el trasplante de hígado.
  • Problemas neurológicos persistentes. Los temblores, los movimientos musculares involuntarios, la marcha desgarbada y las dificultades del habla suelen mejorar con el tratamiento para la enfermedad de Wilson. Sin embargo, algunas personas pueden tener dificultades neurológicas persistentes, a pesar del tratamiento.
  • Problemas renales. La enfermedad de Wilson puede dañar los riñones, lo que ocasiona problemas, como cálculos renales y una cantidad anormal de aminoácidos excretados en la orina.
  • Problemas psicológicos. Pueden ser cambios en la personalidad, depresión, irritabilidad, trastorno bipolar o psicosis.
  • Problemas sanguíneos. Puede ser la destrucción de los glóbulos rojos (hemólisis) que produce anemia e ictericia.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig