Lifestyle

Vuelta a clases: Todo lo que deberías saber sobre mochilas antes de comprar

Salen carísimas y a veces no duran lo que deberían. Por eso esta vez te contamos qué tenés que tener en cuenta a la hora de comprarles una nueva mochila a los chicos.

Muchas veces las mochilas se rompen antes de tiempo y no resisten los embates del diario ir y venir de casa al colegio. ¿Qué hay que saber a la hora de comprar una nueva mochila para que dure más tiempo?

Mochilas
Mochilas para el comienzo de clases. Foto: 123RF.
  • La tela: que sea robusta, resistente, con materiales nobles. Revisar que no estén marcados los pliegues anticipando roturas. Ideal que el género sea waterproof porque va a tener que resistir días de frío, lluvia, viento, escaleras, pozos y actividades de todo tipo.
  • Las costuras: prueben tirar de las costuras para revisar que no se abran y que estén bien cosidas. Principalmente en las tiras y en las uniones de los cierres y los bolsillos.
  • Las tiras tienen que ser anchas, reforzadas, acolchonadas, regulables, resistentes y a la vez muy confortables.
  • Compartimentos: organizar fácilmente los elementos del colegio es clave. De acuerdo a cada edad y a la cantidad de materiales que llevan, contar con una mochila con distintas distribuciones de bolsillos frontales y laterales puede ayudar muchísimo a ordenar y encontrar el contenido.
  • Forro interno: es clave que sea lavable.
  • Espalda de la mochila: ideal que sea reforzada y acolchonada, cómoda para cargar peso diario.
  • Los carros: revisar la calidad de las ruedas, la altura de los carros para que les queden cómodos a sus hijos, la estabilidad y calidad del plástico. Si bien un carro puede cargar muchísimo peso, es importante tratarlos con cuidado tal como sucede con cualquier valija. Otro detalle: algunos carros tienen velcro en las correas para unirlos a la espalda de la mochila; que no queden arrastrando cuando el carrito está andando es muy importante.

¿Cómo se puede diferenciar una mochila carrito que esté bien hecha de otra que no?

Cuando elegimos un carro debemos tener en cuenta como primer punto las ruedas: la calidad del material, el rodamiento, la estructura a la que están adosadas. Un buen ejercicio es ver una mochila cargada: de esta manera se puede reconocer la estabilidad del carro cuando lleva peso.

Otro tema que es un detalle pero algunas marcas lo contemplan, es el arrastre de las tiras cuando la mochila se utiliza en versión carro; si quedan colgando y se arrastran, no sólo se manchan sino que se corren y desgastan. Algunas firmas cuentan en el extremo de la tira con un velcro que permite unir el sobrante de tira a la espalda del carro, para que esto no suceda. Son detalles que hacen al buen mantenimiento de la mochila.

Otro tema: la manija regulable; revisar que les quede cómoda a chicos y padres también. A la hora de elegir, utilizarla y recorrer alguna superficie. Es clave que revisen la calidad de los materiales, tanto de la mochila como del plástico del carro.

¿Cuánto debería durar una mochila?

La mochila debe durar mínimo el año escolar. Como todos los accesorios portantes, es clave el buen uso y mantenimiento para que esté en buenas condiciones.

Una mochila de jardín de buena calidad puede resistir hasta empezar la primaria. Una escolar conlleva más exigencias a nivel peso y desgaste, pero si es de buena calidad y se usa con amor, debería resistir 2 o 3 años de uso perfectamente.

Por lo general, los carros duran menos tiempo porque llevan mucho peso y las ruedas pueden ir desgastándose a lo largo de los años. Por eso es clave elegir bien y revisar la calidad del producto antes que nada.

Cómo limpio la mochila

Las mochilas deben ser fácilmente lavables, así que es ideal una vez por mes darles una “ducha” de cara y probablemente las vean como nuevas.

Un buen ejercicio es vaciarlas algún fin de semana, revisar que no haya contenido suelto que pueda dañarla, ventilarla y volverla a ordenar para comenzar la semana.

Lo mismo con las luncheras y las cartucheras. Al mantenerlos a punto quitando los elementos y limpiando las superficies, siempre van a lucir como recién comprados.

Asesoró: Valeria Luchansky, dueña de Chimola.

Notas relacionadas